Archivos

La caída del Muro

El muro de Berlín

El muro de Berlín

 

Para los que tenemos ya unos años, el convulso siglo XX nos hizo partícipes de acontecimientos trágicos y Europa vivió la guerra fría y la partición de Berlín en dos. La perplejidad ante el hecho de levantar un muro, entonces, y el reparto arbitrario de unos territorios en función  del resultado de la guerra que desangró a todos, nos sigue dejando perplejos 25 años después de su caída, porque seguimos levantando muros. Recuerdo perfectamente cómo vivimos, con qué alegría y asombro vimos como los ciudadanos de Berlín echaban abajo aquel muro vergonzoso; la torpeza del político de turno hizo que la gente se lanzara a la calle. Y nos sentimos pico y pala, uñas y carnes de aquellas manos que como podían destrozaban el bastión de la intolerancia, de la violencia callada. Berlín fue hace dos días una fiesta a la que todos nos sumamos.  Y aunque feliz por esa conmemoración, sigo sumida en la perplejidad ante el hecho de que se siguen levantando muros a pesar de la lección que dio la ciudadanía… Y pienso en Palestina…

El muro de Berlín

El muro de Berlín

Libertad

La librería de Chelo

Entre el dolor y la muerte que se sucede día tras día,
llego con tristeza a un nuevo miércoles de poesía, que hoy dedicaré a todos
los niños que están perdiendo su infancia y su vida, sin saber por qué.

Para ello, he elegido este poema corto pero tremendo, de

LUCÍA RUIZ BERNAL

 

Fotografía de  AP/ Charles DharapakFotografía de AP Charles Dharapak

LIBERTAD

Aquel lugar parece desolado,
sabemos que hay niños escondidos,
con las antorchas encendidas, indóciles,
aún no han conocido la obediencia,
cuando se les habla de derrotas,
ellos sólo ven palomas que ametrallan el cielo.

Poema del libro Versos para derribar muros. Antología poética por Palestina.

2014 © chelopuente

Ver la entrada original

El genocidio, la masacre… La franja de Gaza.

Picasso: "Masacre en Corea". 1951.

Picasso: “Masacre en Corea”. 1951.

Gaza… 650 muertos civiles palestinos, hasta ahora.

Parece que nada cambia, que la locura de los gobiernos es una onda que se transmite desde cualquier tiempo, en cualquier época;  el odio es un gusano que se enquista y, larvado, permanece durante años en la sociedad que se va corrompiendo poco a poco y, cuando es la hora, los gobiernos apelan, despiertan los sentimientos más bajos, los instintos salvajes de la masa que, enloquecida, se prepara para masacrar al contrario corrompido a su vez por el mismo veneno… el odio se propaga como una honda de generación en generación. El fanatismo está servido y el patriotismo es su bandera.

Esta obra de Picasso, “Masacre en Corea”, está inspirada en al cuadro de Goya “Los fusilamientos del 3 de mayo”, donde el pintor aragonés plasmó el horror del pueblo español fusilado por las tropas francesas. Nada nuevo en la historia del arte. Picasso pintó esta obra en 1951, cuando la guerra de Corea estallaba, contra las conciencia de los que, ajenos al conflicto, se preguntaban de nuevo el porqué de una guerra sin sentido. Este cuadro de Picasso no tuvo la repercusión que se esperaba tras el Gernika; se esperaba otro similar y, sin embargo, la fuerza de los cuerpos desnudos indefensos en su pureza frente a unos soldados estadounidenses con unos cascos clásicos (¿griegos?), intemporales, me produce una impresión más impactante; de modo que, y siempre desde una interpretación muy personal, esta obra resume la locura de todas las guerras, el horror de todo exterminio; la fuerza simbólica de esos cascos sin más identificación que, como máquinas de matar, es terrible…

Y Gaza…. 650 muertos civiles palestinos, hasta ahora. ¿Y es que nadie puede parar esta masacre? ¿Por qué el paraguas de EEUU sobre Israel? ¿Por qué Israel masacra como se masacró a los judíos…? Tanto rencor aún…, tantos porqués cuya respuesta todos sabemos; pero nunca el saber ha servido tan poco como ahora en el caso de la franja de Gaza. Distintos gobiernos se amparan en el terrorismo del contrario para realizar terrorismo de Estado… ¿Existe diferencia?

¿Cuantos muertos palestinos vale un muerto iraelí?

Y los niños inocentes…

 

Las otras arenas… ACNUR.

Pienso en la arena, la playa, el sol y hasta en el rumor de las olas, sueño como tantos con el mar, pero sobre todo pienso en que mientras algunos disfrutan ya de sus bien merecidas vacaciones, hay otras arenas: la de los campamentos de refugiados donde no llega la brisa marina ni las risas ni las olas y no dejo de pensar en que sus tiendas no son de acampada feliz en un sin par paraje de montaña; pienso en sus condiciones de vida,  y pienso en sus sueños, en su vuelta a casa, porque todos los refugiados sueñan con volver algún día; ellos piensan con esperanza en esa vuelta que cada vez ven más lejana… Hay otras arenas… y otras que se pueden lograr con que cada uno de nosotros seamos un grano de arena para formar un médano de solidaridad con los refugiados de Siria, de los desplazados de la República Democrática del Congo, de los refugiados del Chad, del Sahel, del Sudán del Sur, de Kenia… Proyectos del comité español de ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados. Ayudémosles; con poco,  este verano puede tener otro sentido… y seremos más felices sabiendo que hacemos algo muy importante para los que lo han perdido todo.

wwwfacebook.com/eacnur

@eACNUR

http://www.flickr.com/unhcr

http://www.youtube.com/eacnur

UNHCR/ ACNUR, La Agencia de la ONU para los refugiados. Comité español: eacnur@eacnur.org, http://www.eacnu.org

La tragedia de Siria, ¿a quién le importa?

¿Los mass media fluctúan en todas partes igual?. Hace unos meses nos llevaban, casi a diario, a las distintas ciudades bombardeadas, masacradas por el ejercito del tirano jefe del estado sirio. Nos narraban puntualmente la situación de los refugiados en los países vecinos; cómo el tirano impedía que los corredores de auxilio internacional fueran operativos y pudieran  llevar a cabo su cometido para que la ayuda llegara a su destino; nos describían las reuniones de la oposición en el exilio en ciudades donde no llegaban ni las bombas ni la desesperación; en esos encuentros  no se oía el llanto de los niños heridos ni el furor de las madres ni el desaliento de los ancianos ni el grito desesperado de los hambrientos… pero ahí estaban los medios de comunicación para describir lo que estaba pasando…  En aquellos momentos de excitación informativa, se esperaba, por parte de los bien informados, que los estados poderosos se repartieran casi amistosamente los recursos energéticos, que la situación geopolítica de antes del conflicto se mantuviera, aunque cara al exterior la situación fuera de guerra civil; bueno pues es lo que ha pasado, se ha mantenido el statu quo y no pasa nada. Pasa que la inacción de los estados poderosos con intereses en la zona han aburrido a los medios de comunicación y esta tragedia de Siria ya no interesa a nadie… Ahora el foco está puesto en Ucrania, Putin… y en los norteamericanos. Y pasa, también, que Europa no tendrá nada que decir hasta que no tenga una política exterior común (¿hace años que se intenta? ¿qué pasó en la ex Yugoslavia?) y un poco de vergüenza.

Me avergüenzo

Me avergüenzo al conocer el resultado de las estadísticas en Europa que dicen que de cada tres mujeres en el mundo civilizado, una ha sido victima de abusos o de violencia.

Las mujeres, de este mundo civilizado, pensábamos que la igualdad en las relaciones profesionales y en las familiares era un hecho real, que lo habíamos peleado, que lo habíamos ganado, ¡pues no! Las estadísticas están  ahí y cantan un requiem por nosotras. Una simple pregunta me viene a la mente, y que trasladaría a ellos, a los varones de hoy que van al gimnasio, que se cuidan, que intentan que su imagen sea valorada en su entorno, ( vaya por dios, eso me suena)… la pregunta es así de sencilla: ¿cuántos arriesgarían la vida por tener un hijo? Exagerada… no, cualquier parto conlleva un riesgo para la vida de la madre. Sí, pero a ellas se les ha educado para que sean madres y además abnegadas… además si no lo son, ¡caray! son menos mujeres y no se sienten realizadas…

Estoy indignada, cabreada… cabreada es poco… mordería y me pegaría con cualquiera… ¿he dicho eso? me pegaría con cualquiera, sí, lo he dicho fruto de la indignación pero jamás lo he hecho ni lo voy a hacer; hay que empezar conteniendo el lenguaje. ¿No hemos avanzado?

Yo sentí mi maternidad como algo irrepetible, como una experiencia única, con miedo al principio, cómo no, por los cambios en el cuerpo, en los sentimientos, en el sentir… porque tuve que pasar por el quirofano… asustada y expectante … Y feliz como nadie… y, después, sentir su vida como el mejor de los regalos que la vida me ha dado, ¡¡¡Sí, con la felicidad inmensa de haber alumbrado una vida!!!

Y después de todo eso, según las estadísticas, seguimos alumbrado monstruos… que están en este mundo gracias a nosotras, pero que siguen machacando a las mujeres en las relaciones laborales y de pareja… ¡algo no funciona en esta sociedad!

Chorizo entre rejas

"Chorizo entre rejas". Foto Bárbara.

“Chorizo entre rejas”. Foto Bárbara.

La palabra “chorizo”  tiene en castellano una acepción que procede del caló “chori” que significa ladrón. Gastronómicamente a los españoles nos gusta el chorizo y lo utilizamos profusamente; hacemos lentejas con chorizo, huevos fritos con chorizo, patatas a la riojana… pero el “chorizo” que está entre rejas es de otro tipo. La cadena 6 de TV ha difundido unas fotos y vídeos en la cárcel, obtenidas de forma clandestina, de un chorizo, muy chorizo y muy popular, entre rejas. Últimamente en este país se “choricea” mucho y ya nos estamos hartando. ¡Estamos muy cabreados de tanta corrupción!