Archivos

Matisse. Recortes.

36.jpg

Henri Matisse: “Zulma”, 1950. Gouache sobre papel recortado 238 x 133 cm. Museo Estatal de Kunst, Copenhagen.

34.jpg

Henri Matisse: “Memoria de Oceanía”.

A la pregunta de si la pintura al óleo sigue siendo adecuada para el nuevo lenguaje del arte o si la pintura de caballete está anticuada y si la utilización del papel recortado constituye un autentico medio de expresión, Matisse responde: “Este nuevo lenguaje al que usted alude no implica, a mis ojos, la condena de la pintura al óleo ni en consecuencia la de caballete…El papel recortado me permite dibujar en color. Para mí se trata de una simplificación”. Y a continuación:”No es un punto de partida sino una culminación…Exige una sutilidad infinita y un largo trabajo anterior. Así comenzando por el signo se llega muy pronto a una situación sin salida. Personalmente he ido de los objetos al signo”. Para terminar afirmando que  el papel recortado no supone  una reprobación de la pintura convencional al óleo. Era el periodo que abarca desde el 49 al 52 y estas, parte de sus declaraciones contenidas en el interesantísimo libro “Matisse. Recortes”; un libro insustituible para conocer la obra innovadora y renovadora de Henri Matisse, el pintor que, a ojos de Picasso, era el más interesante de su época y el más completo si se analiza el conjunto su obra, que abarca no solo la pintura sino la escultura, el dibujo, el tapiz, de los que hizo espectaculares diseños, y sus famosos recortes.

“Henri Matisse. Recortes.  Dibujando con tijeras”. Editores Gilles y Xavier Néret, editado bellísimamente por Taschen.

Tholos de El Romeral (Antequera)

9.jpg

Cámara circular

8.jpg

Pasillo

7.jpg

Falsa bóveda por aproximación de hiladas

El arte prehistórico es algo que me apasiona y emociona a la vez, al pensar que nuestros antecesores pudieron sentir, no solo el impulso de “crear” con fines religiosos, sociales, de caza… sino, ¿y porqué no?, por puro placer estético. La belleza de Altamira así nos lo hace pensar. Su “arquitectura”: dólmenes, taulas, talayots, tholoi, con sus recintos amurallados nos hablan de una cultura y una sociedad perfectamente estructurada. El Tholos de El Romeral (Antequera, Málaga) es un monumento megalítico declarado Patrimonio Mundial el 15 de julio de 2016 y Bien de Interés Cultural, que forma parte del Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera. Su tipología es de cúpula por aproximación de hiladas y atípico por su orientación hacia la sierra de El Torcal (vinculación geográfica) y los ortos solares en el solsticio de invierno (vinculación astronómica). Está formado por un corredor adintelado construido con grandes lajas y piedras pequeñas; al fondo se encuentran dos cámaras circulares, destinadas a las ofrendas, con una piedra de altar construidas con pequeñas piedras salientes en cada hilada respecto a la inferior, con lo que se consigue una sección abovedada.. El conjunto se cubre con un túmulo de 75 m. de diámetro rodeado por cipreses. Fue construido en el 3.800 a. de C.

Dólmenes de Antequera

2.jpg

Interior del dolmen de Menga

3.jpg

Interior del dolmen de Menga

Los dólmenes de Antequera constituyen un hecho megalítico único por la relación que establecen con los elementos naturales: lo que les dota de excepcional singularidad es que establecen una relación estrecha con el paisaje, es decir, se produce una monumentalización del paisaje. Así opina el profesor Michael Hoskin al constatar, por el contrario, que el 99,99 % de los dólmenes del arco mediterráneo tienen una orientación de tipo celeste, es decir, vinculada a la salida del Sol en el amanecer de los equinoccios. El dolmen de Menga es una obra maestra de la arquitectura adintelada megalítica (tradición atlántica) que lleva a su máxima expresión la tipología del sepulcro de corredor incorporando pilares intermedios, una solución inédita. Por su parte, el Tholos de El Romeral presenta una solución abovedada por aproximación de hiladas a base de mampostería (tradición mediterránea). Los dólmenes de Antequera se adscriben al Neolítico el de Menga (arquitectura adintelada) y al Calcolítico  (arquitectura abovedada por aproximación de hiladas) el de El Romeral. Increíblemente bien conservados, son un testimonio excepcional de la arquitectura megalítica.

Malta (2), templos de Mnajdra

img_8831-2.jpg

Mnajdra.jpg

Mnajdra_temple_2.JPG

Los templos de Mnajdra, de Malta, frente a la isla de Fjfla están formados por tres edificios con un patio ovalado en común. Son edificaciones megalíticas similares a las de Hagar Qim. El templo del sur de Mnajdra está construido de tal forma que en los equinoccios de primavera y otoño y en los solsticios de invierno y de verano, al salir el sol, su puerta principal se alinea con los rayos del sol que se reflejan en las losas decoradas dentro de la primera cámara. El culto al sol es un fenómeno que se manifiesta en diversas culturas a través de los tiempos, de forma que no solo en los egipcios sino hasta en los romanos pervive y se mantiene a fin de mostrar la magnificencia de emperadores como ocurre en la Domus Aurea de Nerón y en el Panteón de  Adriano, a través de su cúpula abierta. Cuando el emperador entraba, los rayos solares lo iluminaban de manera que quedaba rodeado por una aureola más propia de los dioses.

Malta, templo de Hagar Qim

5

6

7

El templo es una construcción megalítica de más de 7.ooo años de antigüedad. Situada en una colina con vistas al mar, tiene una estructura formada por un gran patio central realizado con losas megalíticas y con una fachada monumental; por su diseño se cree que fue ampliado sucesivamente. Alrededor del patio se disponen habitaciones con forma de C llamadas ábsides y  dotadas de ojos de buey cuadrados. Uno de esos ábsides tiene un pequeño agujero a través del cual los primeros rayos del sol del solsticio de verano iluminan una losa dentro de la cámara. El templo posee un altar excavado en la roca con un diseño parecido a un árbol y una losa con adornos espirales. La mayoría de las estatuillas de arcilla halladas en él se encuentran en el Museo Arqueológico de Malta, así como las piezas que formaban Hagar Qim y que han sido reemplazadas por réplicas. Este espectacular templo del Neolitico tardío fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

Ibiza, necrópolis del Puig des Molins

8.jpg

Dama de Eivissa. Terracota. Museo Arqueológico Nacional. Madrid.

La necrópolis es un yacimiento fenicio-púnico fundado por los primeros a finales del siglo VII a. de C. que fue utilizado después por los romanos (siglos I a V . de C.) ocupando hasta cinco hectáreas. El cementerio experimentará un enorme crecimiento como consecuencia del crecimiento de la ciudad. Los fenicios solían enterrar a sus muertos cerca de sus aldeas. El nombre de la necrópolis se debe a que en la colina había muchos molinos harineros hasta el siglo XV. En la época fenicia se aprovechaban las cavidades naturales en la roca así como fosas rectangulares; en la púnica distintos enterramientos de inhumación; en la época romana hipogeo con una hilera de piedras alrededor de la boca reutilizada como fosa para contener un enterramiento de inhumación. En la actualidad la vegetación arbustiva oculta la mayor parte de las 3.ooo sepulturas, siendo visibles solo 340. Estas tumbas visibles son en su mayoría de la época púnica. Es el cementerio más importante de todo el Mediterráneo.

La Tour Eiffel: ¡ Felicidades!

dscf0069

DSCF0074.JPG

dscf0066

La Tour Eiffel cumple 130 años y quién lo diría, sigue tan esbelta y pizpireta como cuando la inauguraron. La de cosas que ha visto, la de gentes que la han visitado llevándose en la retina las mejores vistas de París, el Sena con las barcazas y los jardines del Trocadero con el magnífico Palais de Chaillot, la cinemateca francesa, donde los enamorados del cine se dan cita… todo un mundo de sensaciones y vivencias que una se lleva en la memoria. París está de fiesta, porque la Tour cumple años y permanece erguida a pesar de los avatares de la historia, a pesar de que los nazis quisieron volarla por los aires. Mas ella, como una jovencita de tan solo 130 años, nos sonríe desde esa atalaya de hierro y tornillos sin mostrar signo alguno de decadencia.

Fotos de la Tour Eiffel y panorámica desde ella: Bárbara