Archivos

Mercado de la Paja (Florencia)

florencia 112.JPG

Mercado de la Paja (Florencia). Foto: Bárbara

Hay dos mercados en Florencia que conviene visitar, al margen de que queramos comprar algo o no. Uno es el que se pone en las calles cercanas a la iglesia de los Medici, San Lorenzo, y este de la foto, llamado el de la Paja, porque antiguamente se ofrecían sobre todo cestería y todo tipo de objetos hechos con fibras naturales. En la actualidad en ambos se encuentra de todo, pero son de destacar los trabajos hechos en cuero. Pasear por estos mercadillos, sin prisa, es  una delicia y un buen lugar de observación, porque no solo lo visitan los turistas sino la gente del país.

florencia 555.JPG

Mercado callejero de S. Lorenzo. Foto: Bárbara

La Tour Eiffel: ¡ Felicidades!

dscf0069

DSCF0074.JPG

dscf0066

La Tour Eiffel cumple 130 años y quién lo diría, sigue tan esbelta y pizpireta como cuando la inauguraron. La de cosas que ha visto, la de gentes que la han visitado llevándose en la retina las mejores vistas de París, el Sena con las barcazas y los jardines del Trocadero con el magnífico Palais de Chaillot, la cinemateca francesa, donde los enamorados del cine se dan cita… todo un mundo de sensaciones y vivencias que una se lleva en la memoria. París está de fiesta, porque la Tour cumple años y permanece erguida a pesar de los avatares de la historia, a pesar de que los nazis quisieron volarla por los aires. Mas ella, como una jovencita de tan solo 130 años, nos sonríe desde esa atalaya de hierro y tornillos sin mostrar signo alguno de decadencia.

Fotos de la Tour Eiffel y panorámica desde ella: Bárbara

Comenzado el Año Nuevo

IMG_9873.JPG

IMG_9874.JPG

IMG_9893.JPG

Comenzado 2017, ahora que el frío reina por todas partes, nada mejor que unas imágenes floridas que nos conduzcan, aunque sea por unos instantes, a la primavera que antes de que nos demos cuenta ya estará llamando a nuestras puertas. Estas las tomé en León, donde he visto los balcones más bonitos y más cuajados de flores con una armonía tonal muy bella.

Fotos: Bárbara.

Felices Fiestas a todos

img_0121

Foto: Bárbara

En mi nombre y en el de La Estirga os deseamos una muy Feliz Navidad y unas fiestas llenas de buenos deseos. Yo solo pido uno: Paz  para todos esos territorios donde la guerra continua.

Por el barrio húmedo de León II

IMG_9882.JPG

IMG_9880.JPG

Ya he hablado en otras ocasiones de las tiendas de barrio, cuyos escaparates son una prueba del ingenio y del sentido del humor, qué duda cabe, de los dueños. Lo que nunca había visto es tanta devoción en las tiendas de comestibles por las pobres víctimas que sin duda proporcionan los deliciosos embutidos de los que nos surten. Y encima la alegría que muestran sería suficiente para que una se volviera, ante tanta muestra de “joie de vivre”, de pronto vegetariana. No hay más que ver la carita del corderito, toda risa y jolgorio, y la sonrisa abierta del cerdito, hecho un cascabel. ¡En fin, no somos nada!

Fotos: Bárbara

El contraluz

IMG_0008.JPG

Foto: Bárbara

 

IMG_0007.JPG

Foto: Bárbara

Siempre que hago un contraluz me lleva a J. Ford y a “Centauros del desierto”, y más concretamente al contraluz inicial y al final con los que el maestro abre y cierra la película a modo de telón. Y es cuando tengo la máquina en la mano y el sol de frente, cuando pienso: “Qué churro te va a salir”, pero la máquina es muy lista y, a veces, visto el resultado, me digo: “Cuánto sabe”.

La mente en blanco del ordenador

Picasso: "Retrato de Dora Maar"

Picasso: “Retrato de Dora Maar”

El pasado 23 de mayo, al instalar el Windows 10 empecé a tener problemas y, tras un arrepentimiento y vuelta al pasado, infructuoso, (pensé que más vale malo conocido que bueno por conocer), al 7, que me era más familiar, vi consternada que el ordenador estaba cual encefalograma plano o como un papel en blanco; se ve que a mí lo de la informática no me va y tuve que pasarlo por el quirófano; al llegar me sentí aliviada por que había una cola tremenda de ordenadores con la mente en blanco: ” vaya, no soy la única, pensé”; esto, que es la conformidad del tonto, me reconfortó y ante tamaña invasión de ordenadores descerebrados he tenido que tomar número y esperar pacientemente a que me tocara la vez; hasta hoy, que ha vuelto a casa, el pobre, renqueante, porque va lento de cojones (no me lo tomen en cuenta, es por el cabreo) y con signos de patente debilidad. De modo que pido disculpas a todos y de todas formas. En vista del panorama me ha ido de viaje por la costa y el interior oscense que ha estado muy bien. Moraleja: ¡No hay mal que cien años dure ni mal que por bien no venga!