Archivos

Crepúsculo

003

Foto, Jesús Juárez

Desde la huerta murciana, este bellísimo panorama al atardecer con esos colores que cualquier pintor retiene en la retina, para no olvidar que la naturaleza es mucho más, mucho mejor que cualquier paleta, por rica que esta sea. ¡Gracias mil otra vez, Jesús!

Las “Grandes ” de Montmartre (II)

Montmartre 10

Una calle de Montmartre, foto Bárbara.

Como ya dije en un post anterior, hablando de las mujeres importantes que jugaron un papel en el Montmartre de aquellos años dorados de “La Butte”, hay que destacar además a Suzanne Valadon y a Mary Cassatt. Dos fuertes personalidades, cada una en su estilo

De Suzanne Valadon, como ya dije en su momento en un post, comenzó, por su belleza, como modelo de pintores como Renoir, Degas, Toulouse Lautrec…, pero su talento la llevó a realizar su primera exposición en la galería de Berthe Well. Su pintura es fuerte e innovadora, dedicándose con pasión al desnudo sobre todo masculino, algo nada frecuente en aquellos años para una pintora. Se la recuerda así mismo por sus excentricidades, qué menos en aquella época en que las mujeres estaban tan constreñidas. Se dice que tenía una cabra en su estudio y que abandonó a su marido, un rico banquero, para tener una pareja veinte años más joven que ella.

Mary Cassatt por su parte fue una importante mecenas, además de artista. El hecho de que en EEUU haya tantas obras impresionistas, se debe a su labor como intermediaria entre los pintores y las familias adineradas norteamericanas. Su relación con Degas fue clara e importante, pues no solo posó para él, sino que trabajaron juntos intercambiando sus respectivas experiencias como pintores. Está considerada una de las mejores grabadoras del siglo XIX, pero a pesar de ello no pudo entrar en la Academia de Bellas Artes por sus desnudos masculinos, ya que tenían vetadas a las mujeres que pintaban esas “cosas”. Mon Dieu, quel horreur!

Jazmin de la India

IMG_1882IMG_1878

Fotos, Bárbara

En otra ocasión ya puse alguna foto del jazmín de la India que no conocía y cuya belleza me cautivó. Y, aunque este año de pandemia no he vuelto a ir al vivero al que siempre voy y que está relativamente cerca de casa, guardo algunas fotos de cuando se hacía vida normal. Me pregunto muchas veces si, pasado un tiempo, volveremos a vivir como antes. ¡Lo echo tanto de menos!

Paris en Primavera

002

001003

París en Primavera, con los árboles llenándose de flores y hojas nuevas. En la primera fotografía, Notre Dame, cuyos trabajos de restauración la dejarán como nueva, aunque aún se debe decidir quién se encargará por fin de llevarlo a buen término. De los innumerables proyectos presentados se seleccionaron finalmente cincuenta, entre los cuales se encuentra un ingeniero español, Fran Canós de 30 años, que quiere reconstruir la aguja de Violet le Duc tal como estaba. La segunda se la dedico a otra persona que, como yo vivió, en la casa de fachada rosa, sita en 5 rue Lagrange, va para ti M. Concepción Contel!. Yo estuve en el último piso, en una buhardilla que compartí con otra chica española; la habitación constaba de dos camas y un aseo, pero las duchas y las bañeras estaban en una sala grande en otro piso, igual que los retretes. Todo muy francés. En la Saboya francesa pasaba lo mismo, las duchas, que eran igualmente comunes, estaban aparte; las habitaciones solo tenían un lavabo y un bidet. Yo encontraba todo esto muy chocante, porque en España el cuarto de baño era completo; de modo que allí era frecuente ir con la botella de lejía en la mano. Son anécdotas para contar. La última es igualmente preciosa, con ese cielo tan azul y los típicos edificios del XIX. Lo dicho, París en primavera es como para no perdérselo; a ver si el año que viene y el virus lo permiten.

¡Mi agradecimiento a mi queridísima parisina!!!

La buganvilla

001

Foto, Jesús Juárez

El botánico francés Bouganville le dio su nombre a esta especie tan hermosa, cuyas distintas variedades producen flores desde el rojo al magenta en esas cascadas de belleza indiscutible. De pequeña, cuando vivíamos en Ciudadela (Menorca), había una en el jardín de color lila, que caía sobre un banco de azulejos, formando un rincón delicioso donde me gustaba esconderme, eso pensaba yo, porque me sentía segura en aquel espacio que daba alas a mi imaginación de niña. Preciosa foto, donde el contraste de color entre el azul del cielo y las flores es todo un espectáculo que debo a la generosidad de Jesús; mil gracias.

Las rocas y el mar

009016017

Fotografías, Jero

La generosidad de los amigos es inagotable. Magníficas estas de Jero, que combina dos de las cosas para mi más inspiradoras, la piedra y el mar. Viéndolas solo falta oír el sonido de las olas rompiendo contra ellas, nos falta el olor a salitre y casi el canto de las sirenas… Muy sugerentes para este domingo soleado que invita a ir a la playa. ¡Gracias mil, querido Jero!!!

La primera

005

Foto, Bárbara

La primera rosa de esta primavera ya está aquí. Este año le ha tomado el puesto al rosal rojo que eran las que primero salían; ha sido trasplantarla a otra maceta más grande y se ha esponjado de satisfacción. Y ya hay dos más a punto de abrirse. Presiento que los rosales amarillos van por el mismo camino.

Amanecer

001

Fotografía, Jesús Juárez

No hay nada como tener buenos amigos que saben de mi pasión por la fotografía y tienen el detalle de enviarme fotos como esta. Un cielo de ensueño que despierta el día con estas galas. Será para invitarnos a enfrentarnos con alegría al trabajo o al dolce farniente. ¡Mil gracias!

El sombrero

003

Foto, Jero

Otra excelente fotografía que Jero me envía desde Ceuta. Ya he dicho en alguna ocasión, que la fotografía es un gusanillo que cada vez me atrae más y que ya lo llevo en la sangre. Por eso mismo agradezco tanto que entre nosotros, que nos unen lazos familiares y de simpatía mutua, se produzca ese trasvase que me alegra el día; al igual que la de algún amigo que me regala fotografías muy bellas. ¡Solo me queda dar las gracias!