Archivos

Capullo (no es un insulto, ¿vale?)

033

027

009

Fotos: Bárbara

De pronto en el jardín aparecen cosas que una, ignorante, pero enamorada de la naturaleza, observa con curiosidad y asombro, y tiene que captar “eso” que parece el resultado de la labor de un bichillo que laboriosamente está fabricando su nido, casa o lo que sea mientras dure el proceso de transformación. He tenido, como muchos niños en Murcia, orugas que había que alimentar con hojas de morera para que luego se transformasen en hermosas mariposas y por eso hay que dejarlo así para que la naturaleza siga su curso.

Y la catedral de Murcia(2)

032

033

034

040

 

017

Fotos: Bárbara

La catedral de Murcia pertenece a la diócesis de Cartagena. Se encuentra emplazada en la Plaza del Cardenal Belluga, en el casco antiguo. Se construyó, como muchas de ellas, sobre la antigua mezquita o aljama fundada en el año 825 con el nombre Madina Mursiya por orden de Abderamán II, cuarto emir omeya de Córdoba. El rey Jaime I de Aragón, el Conquistador, al tomar la ciudad en 1266 y visitar la Mezquita Mayor o Aljama; la consagró a la Virgen María. En 1394 comenzaron las obras. Es un templo de cruz latina con tres naves y girola y fue consagrada en 1467; tiene 23 capillas, la capilla mayor tiene rango de Real y en ella se encuentra el sepulcro renacentista con las entrañas de Alfonso X el Sabio. Es de destacar la capilla de los Velez, de estilo gótico flamígero, donde está enterrado el adelantado Mayor del Reino de Murcia, y la capilla de Junterón que fue costeada por D. Gil Rodríguez de Junterón sobre una capilla gótica anterior; es una magnífica obra del renacimiento español. La obra estuvo basada en los planos de un alumno de Miguel Ángel y allí está enterrado D. Gil Rodríguez de Junterón en un sarcófago romano. La fachada principal es de una monumentalidad y belleza excepcional y está dedicada a la Virgen María. La torre del campanario mide 93 metros y 98 con la veleta, siendo la tercera más alta de España tras la Giralda de Sevilla y la Sagrada Familia.

Hay que pensar que en Murcia, durante mucho tiempo, su población fue mayoritariamente  árabe y que la impronta que dejaron fue grande; no hay más que ver el sistema de regadío, las enormes norias para subir el agua, la filosofía, las matemáticas, la toponímia… sin olvidar la gastronomía.

 

Y la catedral de Murcia (1)

042

011

027

029

030

Fotos: Bárbara

Para agradeceros el seguimiento que hacéis del blog a pesar del parón, ahí van unas fotos de la hermosa catedral que tenemos y que, como todas, es el resultado de distintos estilos arquitectónicos. Esta fachada barroca es de las cosas más bonitas y más representativas de la ciudad. En el siguiente post y con más tiempo subiré más fotos y os contaré lo que sé de ella.

El Puente Viejo de Murcia

003

Foto: Aurelio Serrano

Antes que nada quiero disculparme por el silencio de todos estos días. Tras la muerte de mamá, los trámites y papeleo parecen no terminar nunca. Siempre se ha dicho que uno no se puede morir por lo que supone para la familia, aparte del dolor; la burocracia es increíble… y en momentos en los que una no está para nada. En uno de esos días de trámites, Aurelio, mi compañero de vida, mi amigo, mi confidente, socio de cuitas y penas, mientras mis hermanas y yo soportábamos al también sufrido administrativo que nos atendía y estampaba sellos y repasaba los documentos, hizo esta fotografía del Puente Viejo que le salió redonda y que me encanta.

Dos edificios que me encantan

008

En la plaza de las Flores. Foto: Aurelio Serrano

028

Edificio Cerdán. Foto: Aurelio Serrano

En la Plaza de las Flores, lugar de encuentro recoleto, y bullicioso en días de fiestas, es imprescindible degustat las famosas marineras que en Murcia es la reina de las tapas junto con el pulpo al horno. Otro lugar imprescindible es la Plaza de Santo Domingo y sus terrazas.

Pablo Picasso y sus hijos

16

Picasso con Jacques Cocteau y su hijo viendo una corrida de toros

17

Picasso trabajando con su hija Paloma

En la primera fotografía la emoción del momento se ve reflejado en el gesto de los tres, incluido el dedo que el hijo de Picasso mete en la boca de su padre. En la segunda, padre e hija afanados en la pintura y el dibujo.