Archivos

Cielo y tierra

001011

Fotos, Jero.

Mi querido primo Jero me ha enviado estas dos fotos. La primera, espectacular, con esos dos pájaros y esa estela de un avión. A veces me pregunto qué sentirán las aves en general cuando ven su medio invadido por pájaros metálicos, tan raros, que hacen un ruido ensordecedor. Y la segunda creo que no la he puesto, pero si es así no me importa demasiado, porque las amapolas son, con su fragilidad, una de mis flores preferidas, aunque de todas las dalias y los crisantemos se llevan la palma para mí.

Rosas amarillas

015

003 - 2

No sé si es tiempo de que florezcan los rosales, pero los últimos que compré está así de pimpantes. Claro que como el cambio climático es un hecho, aunque algunos lo nieguen, igual las flores han decidido ir a su aire y hacen lo que el cuerpo les pide. Cosa que a mi personalmente me parece muy bien, nada hay mejor que la libertad de expresión y cómo se expresan ellas, pues a través de sus colores que es una forma de pintar el aire que ni los mejores pintores del Renacimiento que ya es decir.

El mar o la mar

032

035

031

El mar, las olas que rompen en la orilla, la espuma que burbujea como un buen champán, o la mar como dicen los marinos; ellos, que lo conocen más a fondo que nadie, que saben de su inconstancia, de su fortaleza, de su poder, de su volubilidad, de su temperamento frágil, sumiso, airado, tempestuoso, cualidades todas que a través de la historia se nos atribuye a las mujeres, no sé si por su parte es un cumplido o parte de la leyenda negra que desde Eva llevamos, como el pecado original, fuente de todos los males. Sea como sea, el mar es lo mas hermoso de la naturaleza, igual que las mujeres, al margen de cualquier disquisición. La mar me pregunta que si soy feminista y me lo repite como un eco, “claro que sí”, le respondo, como mujer, no me queda otra que reivindicar lo que nos pertenece. Dicho queda.

Fotos, Bárbara

La bignonia

026

020

014

Mi bignonia, que lleva conmigo ya bastantes años, siempre florece en septiembre con unos pompones de flores preciosos; conozco otras que florecen durante todo el verano. Esta mía debe ser un tanto particular porque se hace de rogar y hasta este mes nada de nada. En fin más vale tarde que nunca y se lo perdono porque cuando lo hace es todo un espectáculo de belleza y generosidad. 

Fotos, Bárbara

El cielo siempre sorprendente

003

004

Fotos, Jero García

Jero me abruma con sus magníficas fotografías. Por circunstancias familiares he vivido, con suerte, en once casas, que se dice pronto. Con mis padres recorrimos gran parte de la geografía española. Y digo por suerte, porque cuando eres joven conocer distintos paisajes y gentes te abre la mente, te das cuentas de toda la riqueza cultural de nuestro país y te da la oportunidad de tener amigos en todas partes. Digo todo esto porque los atardeceres son distintos según el lugar, por ejemplo, estos de Ceuta son muy parecidos a los del levante, pero no tienen nada que ver con los del norte o los de Canarias o los de las Baleares. Recuerdo un amanecer en Ibiza que me fascinó; hay momentos así que no se olvidan, son como tarjetas postales que siempre llevamos en el recuerdo. Mil gracias, Jero.

La Estirga y D. Francisco Torres Monreal

Notre-Dame Les Tours-Chimère 1

La Estirga, foto Bárbara

La Estirga, que suele escribir en verano sobre todo, me acaba de mandar saludos para el catedrático de francés de la Universidad de Murcia D. Francisco Torres Monreal. Ella, que tiene un oído muy fino, sabe quién habla de ella y de que manera; le resuenan  sus hermosas palabras y, como cualquiera, es sensible a los halagos y frágil a pesar de su corazón de piedra. La Estirga, no nos equivoquemos, atesora la sabiduría que, como centenaria, le otorgan el tiempo y el ser testigo de la condición del hombre. Desde arriba nos contempla, nos escucha y sopesa su evolución consciente de que, a veces, no somos todos lo suficientemente sensibles como para saber toda la sabiduría que atesoran las criaturas que no son como nosotros. ¡¡¡Gracias!!!

 

Picasso y Jaqueline Roque

14

15

Las dos fotografías corresponden a la última mujer de Picasso, Jaqueline Roque, y supongo que se hicieron en Mougins, en el sur de Francia. En la segunda, Jaqueline, coge con la mano a esa extraña y divertida “mujer” con un cántaro en el otro brazo. En los últimos años de su vida, Picasso en su retiro en el sur de Francia se dedicó sobre todo a la escultura y a la cerámica, aunque nunca dejara de pintar hasta su muerte un 8  de abril si no recuerdo mal. Desconozco si las fotos son de Brasaï, uno de los que más fotografiara la vida y la obra del genio español.

Luna llena desde el estudio

 

20200805_020221 - 2

Fotografía, Aurelio Serrano Ortiz

Contemplar la luna desde los tejados, viendo como noche tras noche se va transformando es una actividad pasiva y relajante que nos envuelve en el gran misterio que es el universo. En noches estrelladas, cuando la contaminación lumínica de la ciudad lo permite, es un espectáculo grandioso. La noche más espectacular la viví en Lanzarote, caminando por una carretera solitaria donde no circulaban coches ni había luces en kilómetros a la redonda; jamás olvidare aquel cielo limpio, lleno de estrellas que brillaban con una intensidad tal que sobrecogía. Es el espectáculo más grandioso que he visto jamás. ¡Lo que nos estamos perdiendo en las ciudades por la contaminación, lumínica en este caso!

Atardeceres

002

003

009

Fotos: Jerónimo García Gázquez

De nuevo el BN y el color en estas fotografías preciosas que me llegan desde Ceuta. Como bien me decía Ashley desde Irlanda, no hay porqué elegir en el siempre presente debate sobre unas u otras. Y tenía razón. El color tiene unos matices y el BN tiene otros.¡Gracias mil  Jero por estos regalos magníficos!