Archivos

Salto de Usero

20181026_164010 (1)

Foto: Bárbara

20181026_164127 (1)

Foto: Bárbara

20181026_164459 (1)

Foto: Bárbara

 

El río Mula a su paso por el salto de Usero atraviesa una curiosa formación de rocas, el travertino. La acción del agua sobre esta roca ha originado una gran cúpula natural por la que cae una cascada de varios metros de altura hasta llegar a una gran poza de agua de color turquesa. Este rincón tiene una gran valor geológico y paisajístico. En su formación primero hubo una etapa húmeda y luego una segunda más seca sin la existencia de manantiales que dio lugar a una intensa  erosión y modelado del terreno.

Jardín de Musgos

 

 

 

DSC_0911

Fotografía y colección de A. R. S. O

DSC_0917

Fotografía y colección de A. R. S. O

 

DSC_0913

Fotografía y colección de A.R.S.O

DSC_0912

Fotografía y colección de A.R.S.O

La pasión por la naturaleza lleva a muchas personas sensibles que viven en grandes ciudades a contrarrestar su ausencia de diversas formas y maneras; a coleccionar bonsais, a plantar en balcones y terrazas una pequeña huerta con tomates, a cultivar brotes…, pero nunca había visto que alguien buscara, y encontrara, en los lugares más insospechados distintos tipos de musgo. Estas fotos son la prueba de una colección francamente hermosa. Siempre digo que, si hoy yo tuviera treinta años menos o incluso veinte, me iría a vivir a un pueblecito de esos tan bonitos que se están despoblando por toda nuestra geografía; pueblos de una belleza ruda al borde de riachuelos, rodeados de árboles, donde aún cantan los pájaros por las mañanas… en fin cada día añoro más el campo, la naturaleza. Ya sé, ya sé que muchos son urbanitas convencidos, que necesitan de los teatros, los cines y todo lo que de diversión y espectáculos ofrecen las metrópolis; yo también de tarde en tarde, pero eso se soluciona con alguna escapada, mas el día a día, la calidad de vida, para mí, está en los pueblos donde la gente se conoce y se ayuda, y se saluda, donde el contacto suele ser más humano, aunque de todo hay; no soy del todo tan ingenua ni idealista.

Rosas en diciembre

 

20181210_151954

Foto: Bárbara

20181204_163507

Foto: Bárbara

Paseando por Alcalá de Henares, ciudad universitaria a media hora de Madrid, cargada de historia y de lugares imprescindibles de visitar como la casa natal de Cervantes, me encuentro con estos bellos ejemplares de rosas en todo su esplendor, como si ellas estuvieran ajenas al frío y a la humedad tremenda por la proximidad del río Manzanares que se nos cala hasta los huesos; ellas, desafiando las bajas temperaturas, nos demuestran que también puede ser primavera en diciembre.

Monet en Venecia

24

Monet y su  esposa en Venecia

Simpática fotografía de 1908 donde se ve a Monsieur et Madame Monet  en Venecia rodeados de palomas.  Con su primera mujer, Camille, tuvo dos hijos y a la muerte de esta se casó con Alice Hoschedé que tenía seis hijos. En Giverny vivió con esta última y los ocho hijos de ambos. La de la fotografía es Alice, su segunda esposa.

Un personaje florentino

florencia 144

Foto: Bárbara

florencia 146

Los Uffizi. Foto: Bárbara

Debajo de la escultura de Pisano, este personaje renacentista, inmóvil, con la cúpula del Duomo a cuestas, un hito en la historia de la arquitectura, se supone que va disfrazado de su autor, Brunelleschi, deja pasar las horas frente a los Uffizi como si nos quisiera retrotraer a aquellos tiempos en los que el arte se escribía con mayúsculas. Dicha inmovilidad me sobrecoge.

El Museo Arqueológico de Florencia

florencia 483

florencia 486

florencia 489

florencia 490

florencia 498florencia 502florencia 504

florencia 508

Fotos : Bárbara

Hay tanto que ver en Florencia que  muchos no nos planteábamos ir al Museo Arqueológico y la verdad es que merece la pena. Es un museo pequeño que se recorre con facilidad, abierto a un jardín lleno de árboles y pájaros que te acompañan con sus trinos como música de fondo. Muy bien montado, de forma muy didáctica, está justo al lado de la Piazza della Santissima Anunziata, en una callecita lateral de la iglesia barroca dedicada a S. Antonio, si no recuerdo mal. Lo encontramos por pura casualidad y nos encantó. La historia estaba allí representada por ánforas, vasijas, copas, pulseras, armaduras y enterramientos etruscos.

“Alla Griglia”, enfrente del Hotel París en Florencia

florencia 439

florencia 538

Foto: Bárbara

Justo enfrente del Hotel, tan solo hay que cruzar la calle, hay un restaurante familiar, con pocas mesas y con una cocina casera rotunda y contundente, ideal para los días en que uno, a las nueve de la noche, está ya fundido de andar recorriendo Florencia de un lado a otro.  Con el menú del día se come muy bien, está decorado muy a la italiana, con manteles de cuadros y el servicio es simpático. y atento. De ahí a lanzarse a la cama hay solo un paso. Este plato nada especial, tenía una salchicha y una carne estupendas.

florencia 175

Foto: Bárbara

florencia 537

Foto: Bárbara