Archivos

Más tortugas

003

Foto: Gero

005

Foto: Gero

011

Foto: Gero

Nuevas y preciosas fotos de tortugas que me envía Gero  y que le agradezco mucho porque él sabe lo que me entusiasman esos animales que van despacito con su casa a cuestas. De ellos deberíamos aprender que viviendo sin prisas, sin estrés, se consigue vivir muchos años, siguiendo el dicho italiano: “qui va piano va lontano…”

 

La bola de cristal

001

Foto: Aurelio Serrano Ortiz

Preciosa y curiosa foto de una bola de cristal que desde hace unos días preside una mesa baja que tenemos delante de uno de los sofás del salón. Desde hacía años Aurelio tenía ganas de tener una, no por que jugara a ser pitoniso ni adivino, sino por el objeto en sí, que es realmente muy bonito. Fue una sorpresa, algo que no se podía ni remotamente imaginar, de modo que esta vez acertamos de pleno. La cara de sorpresa que puso fue todo un poema. Creo que es el regalo que más nos ha gustado hacer y el mejor recibido. Así da gusto; en el fondo todos llevamos dentro el niño que fuimos.

Tortugas, esos animales increíbles

 

IMG-20190922-WA0008

Foto: Gero

IMG-20190922-WA0007

Foto: Gero

IMG-20190917-WA0003

Foto: Gero. “Reunión o acto social”

Daría lo que fuera por tener una; desde pequeña me entusiasman, con ese andar tan pausado y peculiar. Ya sé que la mora está superprotegida, lo cual me parece muy bien, pues quedan muy pocas. Estas de las fotos no sé si lo son, porque reconozco mi ignorancia tortugil. Hace muchos años tuve una, que la llamábamos Emilia, tal como la bautizó nuestro hijo, que se metía en el comedero de mi perra y la perra le tenía una inquina tal que llegaron a ser incompatibles y, en cuanto nos descuidábamos, la lanzaba contra la pared hasta que un día la tiró por entre los barrotes del balcón a la calle; nos quedamos horrorizados y la fuimos a buscar enseguida, pensando que se habría destrozado; ante nuestra sorpresa, sólo se hizo una pequeña brecha en la concha que le curó el veterinario y se le soldó;  en vista del panorama la dejamos en un refugio. A los pocos meses la vimos por la televisión en un programa que hicieron sobre ese refugio para animales, la reconocimos por esa especie de brecha y estaba tan pimpante y bien que pensamos que habíamos actuado correctamente. Y como a estas, cuyas fotos me manda Gero, le encantaba el tomate y las hojas de lechuga.

¡Te pillé!

009

Foto: Bárbara

012

Foto: Bárbara

Yo estaba al acecho en el estanque y el pececillo rojo se me escapaba. La caída de una hoja, cualquier movimiento imperceptible y, plas, el puñetero se sumergía hasta el fondo raudo como una centella. Pero, como soy muy cabezota, me armé de paciencia y me senté a esperar, y me dije: ¡a ver quién puede más!. Y, cuando menos me lo esperaba, ¡lo pillé!; y ahí está la foto. Él, con cara de sorpresa y yo satisfecha.

 

Como un estallido de luz

 

 

146

Foto: Bárbara

Como ya dije, me ha tomado vacaciones blogueras y solo voy poniendo alguna foto que otra porque esto es como un venenillo y me cuesta desconectar del todo. ¡Quién me lo iba a decir!

 

 

 

 

 

B

Jazmín de la India

IMG_1883

Foto: Bárbara

 

IMG_1884

Foto: Bárbara

 

IMG_1886

Foto: Bárbara

La plumeria o vulgarmente conocida por el nombre de jazmín de la India le debe el nombre a Charles Plumier (1646-1704), misionero y botánico francés que trabajó en el Caribe. Es originaria del sur de México y de América Central y muy cultivada en todos los subtrópicos y trópicos del mundo. Se multiplica por esquejes. Debe ser que me enamoro de las plantas con el nombre de jazmín, como fue el caso de la ya, ahora, penúltima adquisición llamada jazmín de Madagascar; el caso es que con esta me pasó lo mismo: que en cuanto la vi me quedé bouche bée como dicen los franceses, es decir, con la boca abierta, ante la belleza de sus flores. Debe recibir luz durante varias horas al día, pero sin que le dé el sol directamente. Espero haber acertado con el sitio adecuado y poder disfrutar de ella durante tiempo.