Archivos

La Catedral de Guadix

20180907_191837

Cúpula: Foto: Aurelio

20180907_191759

. Una de las naves laterales. Foto: Aurelio

IMG_1153-1

Órgano y parte del coro. Foto:Bárbara

 

IMG_1147-1

Retablo y parte de la nave Central. Foto: Bárbara

 

Al margen de las creencias religiosas de cada cual, las riquezas artísticas que encierran las catedrales hacen que las visitas a esos lugares de culto nos deparen sorpresas extraordinarias como las del post precedente. La belleza de esta catedral de Guadix queda patente desde la cúpula al coro con unas tallas muy bellas y una nave central imponente. Todo el conjunto, incluido el palacio episcopal y el museo merecen una visita sosegada, sin prisas. Guadix, todo hay que decirlo, para los que desconozcan el dato, es una ciudad de la provincia de Granada. La catedral es de estilo gótico, renacentista, manierista, barroco y neoclásico; el nuevo templo se inició en el año 1492, año de la conquista de Granada, y la totalidad de la construcción abarca hasta el siglo XVIII. En su inicio se aprovechó la construcción de la Mezquita Mayor, cosa muy habitual por otra parte. La nueva catedral se fue ampliando, añadiéndole nuevos elementos. El interior se divide en tres naves separadas por pilares que sujetan arcos, crucero y cabecera acompañada de la capilla mayor. Todos estos espacios se cubren con bóveda de crucería, exceptuando la capilla mayor, cubierta por cúpula sobre pechinas situada entre el altar mayor y el crucero con claraboyas. Diego de Siloé colabora en la adopción de los elementos renacentistas, pero también se señala a los arquitectos Juan de Vega, Blas Antonio Delgado, Vicente Acero y otros que colaboraron en las distintas etapas. Un hecho a destacar en estas tierras de Al Alandalus es que, con la rebelión de los moriscos y su posterior expulsión, las obras se paralizaron hasta finales del siglo XVI.

La “Piedad” de Miguel Ángel de Guadix

IMG_1141

Copia de la Piedad de Miguel Ángel, de autor desconocido y restaurada por Mª Ángeles Lázaro Guil. Foto: Bárbara

En la catedral de Guadix uno, de pronto, se encuentra con esta copia de la Piedad de Miguel Ángel realizada por un autor desconocido y reproducida mediante el sacado de puntos de la original. Toda la documentación sobre la talla desapareció, pero el espectador desprevenido no deja de extasiarse ante tamaña belleza. También es sorprendente la historia de esta escultura realizada en mármol de Carrara, al igual que la original, de 174 cm de altura sin la base; la de Miguel Ángel es de 195 cm que, como todo el mundo sabe, se encuentra en la Basílica de San Pedro del Vaticano.  La escultura se finalizó por un segundo procedimiento de talla directa. Pero vayamos por partes, esta copia, antes de su instalación en la Catedral de Guadix donde hoy se puede admirar, se encontraba en un principio, en la parroquia de Santiago de la misma localidad. Durante la guerra civil, en 1936 fue bárbaramente destruida y, como hemos dicho, quemados los archivos y de la firma del autor en la base solo se lee”querceta”. Lo más curioso es que fue expuesta al público por vez primera en El Salón de Arte de Bolonia en el año 1930 y galardonada con el primer premio. El cónsul de España en Bolonia adquirió la obra con la intención de trasladarla a Guadix, su ciudad natal. Allí permaneció hasta la guerra y después sus restos permanecieron en el patio de la iglesia de Santiago hasta que se inicia la dificilísima restauración a cargo de Mª. Ángeles Lázaro Guil; tamaña empresa era de enorme magnitud, ya que algunos trozos habían desaparecido y además Miguel Ángel procedía a esculpir tallando directamente, de modo que esta artista, partiendo de que el copista utilizó el sistema de sacado de puntos con medición octogonal, utiliza asimismo la talla directa teniendo que reponer más de un 35% del total de la obra. Fue en abril de 2001 cuando los restos se llevaron al taller de la escultora, quien tuvo que recolocar todas las piezas y tallar lo que faltaba, hacer la ficha técnica y poner todo su arte al servicio de esta extraordinaria escultura. Sin duda un acto de amor y de respeto fiel que se traduce en el  hermoso resultado final. Trabajo que finalizó en diciembre del mismo año: algo increíble.

Si pasan por Guadix, no dejen de ver la hermosa catedral con un coro bellísimo y esta obra fruto de la pasión por el arte con mayúsculas.

En la actualidad Mª Ángeles Lázaro Guil reside en Toulouse donde tiene su taller. Nacida en Almería en 1959, ha tenido otros talleres en la Comarca del mármol de Macael en Almería y en la Comarca de Guadix

Málaga, el amor por las flores

IMG_1184

Hibisco rosa. Foto: Bárbara

IMG_1177

Begonias. Foto: Bárbara

IMG_1176

Begonias. Foto: Bárbara

IMG_1179

Begonias. Foto: Bárbara

 

En Estepona, localidad costera de la llamada Costa del Sol malagueña, no hay centímetro de pared ni enrejado que no luzca orgulloso infinidad de macetas que el servicio de mantenimiento del Ayuntamiento cuida con verdadero mimo. Las paredes pulcramente encaladas reflejan el sol que en este mes de septiembre calienta, pero no agobia, pues la brisa marina dulcifica el ambiente. Si uno deja el paseo marítimo y se sumerge en las callejuelas del pueblo, un sinfín de casitas blancas muestran todo el encanto de los pueblos andaluces tocados por la gracia de alguna deidad que se refleja en la multitud de maceteros, macetas y parterres cuajados de flores. Algunos rincones recuerdan las callecitas ibicencas; todo es limpio, cuidado y hermoso. Todo induce al relax y al “dolce far niente”.

Paris la nuit

037

La Tour Eiffel.

038

Pont d’Alexandre III

041

L’Ôpera Garnier

Mi querida “corresponsal” parisina me ha enviado estas tres fotos de Paris la nuit. Están sacadas desde un coche y se lo agradezco de corazón. Ella sabe de mi debilidad por la ciudad de la luz. Espero ir pronto, ya tengo “morriña”. Hay ciudades que te atraen, te atrapan como un imán o como una droga y a las que vuelves irremediablemente una y otra vez. La Tour en las noches de verano arde a lo bonzo y es un espectáculo fantástico. El puente de Alejandro III es, de los treinta y tantos que tiene París, el más bonito. El edificio de la Ópera Garnier es precioso por dentro y por fuera, con una gran escalinata que ofrece, a modo de bienvenida toda la riqueza y belleza del repertorio operístico mundial. Recuerdo cuando fui a ver “La Walkiria”, a deleitarme con Wagner que, por cierto no es una ópera fácil, yo soy más verdiana; como entonces yo era estudiante fui al gallinero y lo que se me ha quedado grabado es la enorme araña de cristal y los techos pintados por Chagal: una maravilla. La otra ópera de París no la conozco por dentro, pero, quién sabe, a lo mejor programan “La Traviata” y cumplo mi deseo, porque ir a la Fenice no creo, aunque sería también un sueño.

 

 

Saintes Maries de la Mer y Santa Sara Kali, patrona de los gitanos

6

Santa Sara Kali. Cripta de la Iglesia de Notre Dame de la Mer

Visitando la Provenza nos contaron la historia de la Santa patrona que veneran los gitanos. Si hay una región francesa donde perviven las leyendas y tradiciones es allí. Regada por el caudaloso Ródano, en su desembocadura en el Mediterráneo, existe un enclave privilegiado donde se sitúa el pueblo de Saintes Maries de la Mer, llamado así,  Santas Marías del Mar, por María Salomé y por María Jacobé, que llegaron en una barca huyendo desde Tierra Santa de la persecución a que eran sometidos los cristianos; en la barca iban también Sara y las santas Marta y María Magdalena. Estas últimas marcharon a evangelizar por otros lugares de Francia. En la cripta de la iglesia, un templo totalmente fortificado, de Notre Dame de la Mer se encuentran los restos de las Santas y una imagen negra de Santa Sara Kali patrona de los gitanos. La región de la Camarga es un hermoso humedad donde se crían toros y caballos blancos llamados caballos blancos del mar. La afición por los toros en la Camarga es bien sabida y realmente sorprendente,  prueba de ello es que en Arles, situada al norte, existe la mejor plaza de toros de toda Francia. La historia de Sara está envuelta en el misterio, unos dicen que ayudó a desembarcar a las Marías y otros que iba en la barca y que lanzó su velo o pañuelo sobre las aguas, prometiendo que si llegaban sanas no volvería a quitarse el pañuelo de la cabeza-se dice que por ello y por devoción las gitanas llevan esta prenda-. También la santa está relacionada con la fertilidad y los buenos partos. Santa Sara es la patrona de los gitanos y la veneran en la última semana de mayo llegando de todas partes del mundo y el día grande, el 24 de mayo, la sacan en procesión hasta el mar; el día siguiente sacan a las Santas Marías y las llevan también al mar. El último día de peregrinación está dedicado al Marqués de Baroncelli, quien consiguió que la Iglesia Católica autorizara la procesión en honor de Santa Sara, que no ha sido santificada por la Iglesia Católica; sin duda pesa el hecho de que Sara sea considerada por muchos como la hija de María Magdalena y Jesucristo.

Visitando Arles, sorprende la cantidad de carteles taurinos, la pasión por la fiesta y el regusto español reflejado en múltiples locales. En Saintes Maries de la Mer además se celebra a mediados de julio una Feria del Caballo.

Ahora me viene a la memoria el viaje a pie que hizo Van Gohg por toda la Provenza y, cómo no, visitó esta pequeña localidad costera.

Todo esto, unido al hecho de que durante la Segunda Guerra mundial la Provenza fuese refugio de pintores de primer orden, donde instalaron sus estudios, y de otros que posteriormente hicieron de la luz de la Provenza un elemento imprescindible, hace que esta zona merezca un viaje reposado.

La Dama y el Unicornio

 

 

1

“Á mon seul désir”. La Dama y el Unicornio. Museo de Cluny

2

“La Vista”. La Dama y el Unicornio. Museo de Cluny

En el Museo de la Edad Media de Cluny en Paris se encuentran los seis tapices que forman la serie conocida como la Dama y el Unicornio; fue en 1882 cuando los tapices se ubicaron allí de forma permanente y donde se pueden admirar hoy día. Los bellísimos tapices fueron encontrados en el castillo de Boussac. Y fue Prosper Mériée, que era inspector de monumentos, el que dio con ellos. En el Museo de la Edad Media situado en el Barrio Latino se exponen en una sala circular con una iluminación tenue para mantenerlos en las mejores condiciones;  un sencillo banco en medio de esa estancia permite al visitante detenerse, sumergirse en esas escenas que nos transportan al universo medieval: una maravilla que hay que disfrutar sin prisas y a lo que contribuye sin duda la estudiada iluminación. La extraordinaria oferta museística de París a veces hace que el pequeño museo de Cluny pase desapercibido, no obstante no hay que perderse esta joya. Los tapices se atribuyen a los artesanos flamencos de finales del siglo XV y estos están elaborados con lana y seda siguiendo una ornamentación al estilo denominado como “mil flores” En los años veinte del siglo pasado A. F. Kendric vio en los tapices una alegoría de los cinco sentidos y en años posteriores fue asumida esta interpretación por el director del Museo A. E. Branderburg y sirvió de guía para la disposición que tienen en la actualidad. Los cinco sentidos representados en sendos tapices concluyen en el sexto, que sintetiza el conjunto, y que contiene la siguiente enigmática divisa: ” A mon seul désir”.

4

“El Gusto”. La Dama y el Unicornio. Museo de Cluny

Fuente Caputa II

066

063

064

Fotografías: F. Torres Monreal

Sorprende en un paisaje bastante árido encontrar de repente, como surgido de la nada, este nacimiento de aguas cristalinas. Encontrar el lugar no era fácil, pero a la vista de las fotografías mereció la pena y si, además, se hizo en compañía de amigos entrañables, el resultado fue un día para recordar.