Archivos

Giorgio Morandi, el pintor de las naturalezas muertas

102354

Morandi: 1) “Naturaleza muerta”, 1920. 2) “Flores”, 1950. 3) “Naturaleza muerta”; 4) “Naturaleza muerta y y botella blanca y azul pequeña”, 1955.

La biografía de Morandi es la de un hombre más bien solitario que dedicó su vida a la docencia y al arte, pero poco o nada dado a las reuniones sociales, salvo quizás en la época en que trata a Giorgio de Chirico, padre del movimiento metafísico y a los futuristas. Alguien lo ha calificado como un Cézanne bajo el filtro metafísico. Realmente su obra se centra en las naturalezas muertas, bodegones donde los objetos cotidianos son los sujetos de sus cuadros. Para muchos es considerado el mejor pintor italiano del siglo pasado. Nacido en Bolonia (1890-1964), en 1907 ingresó en la Escuela de Bellas Artes de dicha ciudad y desde 1909 instala su estudio en la Via Fondazza. Es el pintor del vacío y del silencio, su pintura es estática y lejos del movimiento. Los grandes pintores del Renacimiento italiano como Giotto, Uccello y Caravaggio y los contemporáneos como Picasso, Braque y Cézanne tuvieron gran influencia en sus primeras obras, pero pronto se apartó del paisaje y de la figura humana. Fue nombrado instructor de dibujo para las escuelas primarias de Bolonia. En Florencia participa en 1914 en la primera exposición futurista; con posterioridad, tras la Primera Guerra Mundial, al convivir con de Chirico, se unió al movimiento de la Pintura Metafísica que cuestiona los movimientos de vanguardia, y defiende la tradición clásica italiana. Amaba las líneas austeras de la arquitectura grecorromana. Con el tiempo su estilo se define y se centra en botellas, jarrones, vasos, etc. sobre una mesa o velador, centrándose en la luz y en el espacio. En 1930 empezó a enseñar en la Academia de Bellas artes de Bolonia donde permaneció durante veintiséis años. Expuso en la II Mostra del Novecento Italiano, en el 26 y el 29. En 1930 obtuvo la Cátedra de técnicas de grabado en la Accademia di Belle Arti de Bolonia. Participa en la bienal de Venecia en 1928, 1930 y 1934. Le otorgan el premio Carnegie Pittsburgh en 1929, 1933 y 1936, y en la Quadriennale de Roma en 1931, 1035… Premio de Pintura en la bienal de Venecia y en 1957 el gran Premio de la ciudad de Sao Paulo. Renunció a su cátedra y siguió pintando hasta su muerte, acaecida el 18 de junio de1964 en Bolonia. En el 2001 se inauguró el Museo Morandi.

En la actualidad, en Madrid, en la Fundación Mapfre, se muestra una exposición del pintor desde el 24 de septiembre al 9 de enero. Yo no me la perdería.

La Palma en el corazón

001

Dieciséis días ya desde que el nuevo volcán de La Palma nos encogió el corazón. La tierra tiembla, ruge con un estruendo terrible y lanza el magma acumulado en su interior. Las imágenes que la televisión canaria nos trasmite al segundo son de una belleza innegable, pero nos han mostrado a la vez el poder de destrucción, la devastación total de que es capaz sepultando fincas, casas, huertos y llevándose por delante el medio de vida de los palmeros. El sentimiento de los isleños, su desconsuelo, nos conmueve; perder el esfuerzo de toda una vida, los recuerdos familiares, supone un desarraigo sentimental, un vacío difícil de llenar. Y la frase que más se repite: “no nos olviden”, debemos tenerla muy presente. No vamos a olvidad a la “Isla Bonita”, como es difícil olvidar el parque natural de Timanfaya en Lanzarote, otra isla que enamora, que a mí personalmente me fascinó. Ver el ingenio de los agricultores de Lanzarote para el cultivo de la vid es sorprendente; protegen la vid mediante unos muretes de piedra semicirculares. La vid se planta en agujeros cónicos sobre el lapilli o picón, como ellos lo denominan, de modo que puedan acceder al suelo vegetal, el picón retiene la humedad de la noche y la filtra hacia el terreno que hay debajo al tiempo que evita la evaporación durante el día. Esta solución para los viñedos es además de inteligente una bella configuración de un paisaje de singular encanto. Los isleños están acostumbrados a sacar el máximo rendimiento de lo que tienen. ¡Ayudemos a La Palma! Hoy todos somos palmeros.

Bolonia

010002009

Fotos, Jero Garcia.

El verano se nos va; atrás quedan los días de sol y playa, las cervezas con los amigos en los chiringuitos, el tostarse al sol, la sangría y las paellas. Y los atardeceres contemplando como el mar parecer un espejo plateado… Gracias Jero por estas vista de la playa de Bolonia.

Espacio Zen

Fotos Aurelio

Un oasis de paz y tranquilidad en el Hotel del Huerto del Cura en Elche. Me gusta ir en cuanto puedo porque es un sitio ideal para cargar las pilas y relajarse en medio de una naturaleza exuberante.

El viejo olivo de noche y de día

022

036037038

Fotos de Noa Serrano (de noche) y de Aurelio Serrano Ortiz (de día)

El viejo y hermoso olivo iluminado de noche es como un faro que hace que nos detengamos para contemplarlo en toda su belleza. Después proseguimos el paseo con la intención de verlo por la mañana a la luz del día. A sus pies las aspidistras y los helechos forman, a su alrededor, una protección vegetal como guardándolo, quizás sabiendo de sus años y de su sabiduría.

Hotel Huerto del Cura en Elche (Alicante)

Al lado de la casa Batlló

006008010

Fotos, Bárbara

Al lado de la Casa Batlló, en Barcelona, nos encontramos con este edificio del que ya puse las gárgolas en el post anterior. No sé de quién es el edificio ni quién fue el arquitecto, pero si la casa Batlló que hiciera Gaudí es una maravilla, esta no le va a la zaga. La primera fotografía es de la Casa Batlló, parada obligada y donde se concentra el turismo internacional, pero no se pierdan la de al lado porque es otra belleza.

Gárgolas en Barcelona

014015019

Fotos, Bárbara

Barcelona es una ciudad sorprendente que aporta el visitante tanto y tal variedad de expresiones de arte, que para el visitante que dispone de poco tiempo yo le aconsejo que se suba a uno de esos autobuses turísticos que solucionan el tema de las grandes distancias. Qué duda cabe que lo ideal es tener tiempo para pasear por las Ramblas y perderse por el Gotic, paladear el Mercat de S. Josep, la famosa Boquería, donde tomar unas deliciosas tapas y llegar hasta el puerto. En cada rincón te asalta la sorpresa; hay que ir con los ojos bien abiertos para no perderse nada; por eso, el bus turístico que yo siempre había sentido que era para los turistas, en las grandes ciudades, te permite con comodidad ver todo lo que te interesa, pararte por ejemplo en el MENAC, extraordinario museo que no hay que perderse y luego proseguir la ruta. Yo los he descubierto tarde, pero son imprescindibles y se lo recomiendo a todos.

Calblanque

002001

Fotos, Aurelio Serrano García

El sol poniéndose tras las montañas nos anuncia que, aunque por estas latitudes aún queda mucho verano, en otras, septiembre, con el inicio del curso escolar, supone de hecho el fin de las vacaciones.

El olivo

100102101

Fotos, Aurelio

Y sigo con árboles, esos seres vivos que nos acompañan, nos dan sus frutos y sombra, que en este verano tan caluroso se agradece muchísimo. Este viejo olivo está situado en el Hotel Milenio de Elche. Las olivas o aceitunas me gustan una barbaridad, de pequeña las devoraba literalmente; el aceite de oliva virgen extra es el producto estrella en cualquier buena cocina que se precie. Para los fritos es insustituible porque se mantiene muy bien y se puede utilizar varias veces; en mi cocina no falta nunca y en los desayunos sobre el pan con tomate, un buen chorrito de este aceite es buenísimo para la salud. Las japonesas se lo ponen en la cara como elemento de belleza e incluso sobre el pelo, como reparador, es único.