Archivos

Ensaladilla de huevas

 

 

IMG_0807

Fotografía y receta: Bárbara

 

Deliciosa ensaladilla cuya base principal es el arroz blanco. Una vez hecha la dejamos en la nevera hasta el momento de utilizarla. Las huevas vienen prensadas y se comercializan  como si fuera un embutido envueltas en una especie de “piel”; con una vinagreta simplemente están muy buenas.

Ingredientes: Arroz, lechuga, variantes, alcaparras,  salsa mahonesa, huevas.

Hervimos el arroz con agua salada. Escurrimos bien. En un cuenco ponemos el arroz, los variantes, las alcaparras y la salsa mahonesa (mejor si esta es casera). Quitamos la piel a las huevas y las cortamos en rodajas. Cortamos la lechuga en tiras y la aliñamos con aceite, vinagre y sal. Añadimos la lechuga y las rodajas de huevas y más salsa y mezclamos bien. A esta ensaladilla  se le puede agregar unas gambas cocidas. El resultado es sorprendentemente bueno.

 

Almejas al vino

IMG_0761

Almejas al vino. Foto y receta: Bárbara

Un entrante que se hace casi solo.

Ingredientes: 1 cebolla mediana, vino blanco, perejil, aceite de oliva, pimienta y sal.

Troceamos la cebolla en trozos pequeños y los ponemos a pochar  con dos cucharadas de aceite de oliva virgen, añadimos un poco de sal. Agregamos las almejas y dejamos que se vayan abriendo; rociamos con vino blanco y sazonamos con pimienta.

Greixera de patata con stracciatella

IMG_0731.JPG

Foto y receta: Bárbara

Se ve que sigo morriñosa,  nostálgica de Menorca y, como remedio, acudo otra vez a los olores que me transportan allí. Esta greixera de patata la hacía mi madre con Marieta en Ciudadella y aquella cocina era un lugar alquímico inagotable. La greixera de patata, aunque con aspecto de bizcocho, no lleva harina y esta peculiaridad la hace, no obstante, inconfundible. Es muy fácil de hacer y esta vez la he acompañado de un helado de stracciatella que también me encanta.

Ingredientes: 500 gr. de patata, 4 huevos, 250 gr de azúcar, 35 gr de levadura, ralladura de limón y azúcar glas.

Hervimos las patatas sin sal y las pasamos por un pasapuré. Separamos las yemas de las claras. Mezclamos muy bien las yemas con el azúcar. Batimos a punto de nieve las claras. Mezclamos las patatas con las yemas y finalmente, con movimientos envolventes, añadimos las claras. Agregamos la levadura. Forramos un molde con papel para horno y precalentamos el horno. Horneamos 20 minutos a 170 grados C. (esto depende de la potencia del horno). Cuando vayamos a servirla le ponemos azúcar glas por encima.

Personalmente me gusta fría y acompañada con un buen helado.

IMG_0732.JPG

Greixera de patata. Foto y receta: Bárbara

 

Coca de calabacín (coca am carabassó)

COCA DE CALABACÍN 007.JPG

Coca amb carabassó. Foto: Bárbara

Las cocas menorquinas son para mí como la célebre magdalena de Proust.  Y cuando me pongo nostálgica, como ayer, me meto en la cocina y preparo alguna; es entonces cuando la cocina se inunda de olores, y a los recuerdos ya no hay quien los pare. En las Islas Baleares, donde pasé mi infancia, las cocas forman una parte importante de su gastronomía; saladas y con distintos ingredientes se preparaban en las casas, pero se llevaban  a los hornos donde se hacían con leña. Esta de la foto, que es de calabacín, es igual que la de Trampó mallorquina, solo que esta lleva cebolla y la de Menorca no. Recuerdo que en Menorca se hacían unas cocas de sardinas buenísimas, pero también se hacían de espinacas, de escalivada, de carne y sobrasada…, un mundo muy variado y riquísimo. Además están las greixeras, que pueden ser dulces y saladas, como la de queso y bacalao o como la de queso  y manitas de cerdo, muy popular en Menorca. En fin cuando repaso las especialidades de las Islas se me hace la boca agua. La repostería es otro capítulo importantísimo, pues los isleños suelen ser muy golosos.

Ingredientes:

Para la masa: 600 gr. de harina, 200 gr. de aceite vegetal o 100 de aceite de oliva, 100 gr de manteca de cerdo, 150 gr de agua y 25 gr. de levadura de panadero.

Para el relleno: 2 calabacines medianos o 1 grande, 1 pimiento verde, 1 pimiento rojo, 3 tomates maduros, 1 diente de ajo, perejil, aceite de oliva y pimienta negra.

Mezclamos la levadura con el agua y los ingredientes para hacer la masa. Amasamos. Dejamos reposar media hora. Cortamos en trocitos pequeños los vegetales y salamos.  Hacemos dos partes con la masa, que también habremos salado un poco. Alisamos la masa con el rodillo hasta dejar una masa fina. Ponemos la masa sobre un papel para horno y colocamos encima los vegetales. Rociamos con aceite de oliva virgen extra. Horneamos hasta que esté dorada, de 25 a 30 minutos. La otra masa sobrante yo la congelo y así tengo ya otra masa preparada para otro día. Esta coca es especial para los vegetarianos, sin duda, pero si añadimos unas anchoas el resultado es espectacular.

Helado de aceite de oliva virgen extra

IMG_0439.JPG

Helado de aceite de oliva virgen extra. Foto: Bárbara

 

Aunque sabía de su existencia, no había tenido ocasión de probar el helado de aceite de oliva, ese maravilloso”oro” líquido de nuestro Mediterráneo.  El helado de la foto estaba  colocado sobre una base de bizcocho de chocolate con reducción de cerveza y un poco de miel adornando el plato. Un conjunto delicioso que degustamos en “El molino del río Argos”. Uno de los atractivos de ese turismo rural es que nos brinda la ocasión de degustar de productos autóctonos y elaboraciones propias, como la cerveza de trigo estupenda, la miel, las mermeladas, el bizcocho de chocolate, amén de otras delicias. Esta receta es tan sencilla que voy a hacerla este verano y animo a todos los amantes de la buena mesa a que lo prueben, y podrán tener a mano un helado sano, delicioso y cien por cien casero; tampoco hace falta tener heladera en casa, de modo que ¡ánimo!

Ingredientes: 250 ml de aceite de oliva virgen extra, 10 huevos, 300 gr. de azúcar, 1/2 litro de nata líquida.

Primero separa las yemas de los huevos. A las yemas le añades 100 gramos de azúcar. El resto del azúcar se le pone a las claras. Batimos todo por separado. Dejamos reposar ambas mezclas. Montamos la nata y la reservamos. En la batidora vuelve a batir las yemas y ve mezclando el resto de los ingredientes. No dejes de batir. Mientra sigues batiendo, añadimos poco a poco el aceite de oliva (como si fuera una mahonesa). Esto es muy importante. Una vez acabado de añadir el total del aceite, sigue mezclando los ingredientes, pero ahora a mano, tratando de evitar que se formen grumos. Pon la mezcla uniforme en un recipiente y al congelador. Cada 45 minutos saca el helado y con la batidora rompe los cristales de hielo; repite esta operación durante 2 o 3 horas. De esta manera se consigue un helado casero muy cremoso.

Ensaladilla de camarones

IMG_0414.JPG

Ensaladilla de camarones. Receta y foto: Bárbara

Básicamente lleva los mismos ingredientes que la de merluza, salvo por los camarones y las puntas de espárragos, es decir:

Ingredientes: 1 bolsa de camarones congelados de unos cuatrocientos  gramos, 1 bolsa de merluza congelada de cuatrocientos gramos, 1 lata pequeña de pimientos morrones, 1 bote de aceitunas rellenas de anchoas, un bote de puntas de espárragos, salsa mahonesa, 1 o 2 huevos duros.

Si queréis darle un punto más fuerte se pueden añadir tápenas e incluso variantes. Descongelamos los camarones y la merluza en la nevera la víspera. Cocemos los huevos, cortamos en trocitos los pimientos morrones y las aceitunas en aros. Ponemos en un bol la merluza troceada y los camarones, los pimientos morrones, las aceitunas, los huevos en trocitos y la salsa mahonesa, y mezclamos bien. Adornamos con las puntas de espárragos y guardamos tapada en la nevera. Se sirve fría. Tan sencillo como eso; se puede preparar de un día para otro con la consiguiente ventaja para el tren de vida que llevamos.

 

Crema catalana

Lleida 027.JPG

Crema catalana de la brasería “El Isidro” de Lerida. Foto: Bárbara

La gastronomía catalana, tan rica y variada, nos ofrece postres tan deliciosos como la crema catalana, cuya  dulce cremosidad  contrasta con el azúcar caramelizado; el final feliz de una comida deliciosa basada en los productos de la huerta como la escalibada y los sabrosos embutidos de la zona.

Ingredientes: 1 litro de leche 200 gr de azúcar, 8 yemas de huevo, 25 gr de harina de maíz, piel de 1 limón,  canela en rama, azúcar para quemar, un barquillo para adornar (opcional).

Ponemos en un bol un vaso de leche junto con la harina de maíz y removemos hasta disolver la maicena. Añadimos las 8 yemas de huevo y el azúcar. Batimos bien. Ponemos a calentar a fuego bajo y, en un cazo ancho, el resto de la leche y le añadimos las 2 ramas de canela y la piel de limón. Añadimos a la leche la mezcla de los huevos y el azúcar. Removemos. Encendemos el fuego y lo ponemos al mínimo. Continuamos batiendo la mezcla sin parar para que no se pegue, hasta que empiece a hervir de nuevo y vaya espesando. Cuando hierva, apagamos el fuego y ponemos la crema en recipientes individuales de barro o en una fuente Dejamos enfriar. En el momento de servir la crema catalana, pondremos azúcar por encima y la quemaremos con un quemador o una pala de quemar hasta que el azúcar quede caramelizada.