Archivos

Navajas

013

Foto Bárbara

Tiempo de ir de acá para allá. Tiempo vacacional con vocación gastronómica, vinitos o birras bien fresquitas. Hay que aprovechar y disfrutar de los frutos del mar porque ya es sabido que como el mar no hay nada… ahí lo dejo.

Calamares a la romana

001

Foto Bárbara

Un buen rebozado y una fritura perfecta con aceite de oliva virgen extra y listo, solo a falta de unas gotas de limón y a disfrutar de esta tapa que es mi preferida.

Calent, tradicional bebida menorquina

002

Foto Aurelio

El calent es una bebida artesanal de la isla de Menorca elaborada según formulas tradicionales donde entran en combinación hierbas, anís, canela, vino y azafrán, mediante infusión en caliente. Su ritual es calentarlo antes de beberse o también con hielo. Es una bebida muy antigua que preparaban las payesas o madonas con la que se obsequiaba a las amistades en las fiestas, especialmente en las navideñas. La firma Xoriguer la la comercializa ahora tal como lo hacían sus antepasados molineros desde el año 1784-

Cocido madrileño

063065

Foto Bárbara

Una de las joyas de nuestra gastronomía, el cocido madrileño, es el compendio de carnes, legumbres y vegetales muy completo y apropiado para un día de fiesta o fin de semana, ya que después lo que se tercia es un largo paseo o una siesta a calzón quitado. Esto segundo no lo recomiendo, lo mejor es intentar quemar las calorías de más, porque es difícil resistirse a un buen cocido. Ser parco en estos casos es casi un acto heroico.

Ingredientes: Garbanzos (recomiendo los Pedrosillanos), patatas, chorizo, pollo, hueso de caña, un trozo de carne de morcillo, fideos para la sopa, un trozo de col, chirivías, nabo, zanahorias.

Ponemos a remojo los garbanzos la víspera con bicarbonato. Ponemos al fuego las carnes con las verduras y cocemos hasta que estén tiernas. A mitad de cocción, antes de que estén, añadimos las patatas y los garbanzos. Una vez tiernos los garbanzos, retiramos del fuego y reservamos. Por último hacemos la sopa con parte del caldo al que añadimos fideos finos.

Gachas manchegas

001002

Fotos ARSO

Plato típico de la cocina manchega, es un plato de pastores y gente del campo que compartían perol, usando el pan a modo de cubierto. Las gachas, como se ve en la foto, es una crema densa que se acompaña de trozos de chorizo y panceta de cerdo y que se elabora con harina de almortas llamada también de tito, chicharro, guija o pito. También admite otro tipo de embutidos como las salchichas que contribuyen, amen de las grasas anteriores, a que el resultado te aconseje dar un paseo por el campo después de la comida de semejante y rotunda delicia gastronómica. Acompañadas de un pan de pueblo, ligeras no son, pero sí imprescindibles si queremos degustar la cocina de D. Quijote.

Ingredientes para cuatro personas: 4 cucharadas de harina de almortas, 1 litro de agua, 3-4 tiras de panceta,1-2 chorizos frescos, 1 cucharadita de pimentón (dulce o picante al gusto), 4 dientes de ajos, 2 cucharadas de aceite de oliva, sal.

Da un corte a los ajos por la mitad sin pelar y dóralos en una satén. Cuando los ajos empiecen a chisporrotear, añade la panceta cortada en tiras; cuando esté dorada retira los ajos y la panceta y reserva. Baja la temperatura del fuego y coloca los chorizos durante diez minutos a fuego medio-bajo a fin de que suelten su grasa, después sube e fuego para dorarlos. Calcula en total 6 cucharadas de grasa. Baja la temperatura y cuando el aceite este templado echamos la harina de almortas. Una cucharada por persona y una más. Tostamos la harina y removemos con una cuchara de madera para que no queden grumos. Tuesta bien para que la harina no sepa a crudo. Añadimos el pimentón. Echa el agua y remueve a fuego bajo hasta que se integre con la harina. Cuando la mezcla sea homogénea, sube a fuego medio y cocina durante 10-12 minutos removiendo hasta que la crema espese. Cuando la grasa suba a la superficie y haga chup chup estarán listas las gachas. Se acompañan del embutido. Servir inmediatamente porque hay que comerlas calientes.

¡Mil gracias a ARSO por estas fotos que nos hacen salivar!!!!

Menorca en el paladar: Pastissets

001

Foto, Bárbara

Sin duda la gastronomía forma parte de nuestra memoria emocional y por ello el recetario menorquín me pertenece de alguna manera. Marcel Proust sabía muy bien eso, sabía de lo que hablaba. Estos no son unas magdalenas, sí unas pastas muy menorquinas que junto con los crespells me retrotraen a mi infancia. Son tan fáciles de hacer que hasta a mi que no soy una buena repostera me salen buenos. En realidad solo hay que mezclar los ingredientes y listo para el horno.

Ingredientes: 400 gramos de harina, 200 de azúcar, 3 yemas de huevos, 200 gramos de manteca de cerdo, azúcar glas.

En un bol mezclamos las yemas de los huevos, el azúcar y la harina con la manteca de cerdo. Se amasa el conjunto con las manos hasta que esté todo ligado. Se deja reposar la masa durante 12 horas y, posteriormente, se estira con un rodillo hasta conseguir un espesor de medio centímetro. Con un cortador con forma de siete puntas se cortas las pastas y se hornean durante 8-10 minutos a 180 grados. Se dejan enfriar y se espolvorean con azúcar glas. La manteca de cerdo está muy presente en el recetario menorquín, a lo mejor por la influencia de los ingleses y franceses que dominaron la isla sucesivamente.

Pollo al limón con couscous.

003

Foto, Aurelio

He de decir que a mi el couscous me encanta y esta receta aúna la simplicidad con un resultado espectacular. No es la del pollo al limón que más o menos conocemos muchos, no tiene nada que ver. Es otra cosa también muy buena y realmente deliciosa.

Ingredientes:1 limón, 3 dientes de ajos, 5 cucharadas de AOVE y un poco más para aliñar, 2 pechugas de pollo fileteadas, 50 gr. de cebolleta, 175 gr. de judías verdes redonda, un puñado de hojas de menta o hierbabuena, un puñado de perejil, 200 g. de couscous (cuscús), 250 ml. , 250 ml. de agua, sal y pimienta.

Quitamos la parte amarilla de la piel del limón (la parte blanca amarga). Pelamos los dientes de ajo. Batir con una batidora, la piel del limón, su zumo, los dientes de ajo y tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra hasta que quede una pasta basta. Salpimentamos el pollo y las untamos por ambos lados con esa pasta, las ponemos en un recipiente, tapamos y dejamos en la nevera mientras seguimos preparando los ingredientes. Lavar y picar la cebolleta. Lavar y cocer al dente las judías verdes cortadas en tres o cuatro partes iguales. Lavar las hojas de menta o de hierbabuena y el perejil, secarlas y picarlas muy bien. Ponemos el couscous en un bol, vertemos por encima el agua hirviendo, tapamos y dejamos reposar varios minutos; suficiente para que se haga. Ponemos en una sartén 2 cucharadas de aceite y en ella cocinamos los filetes de pollo cortado en tiras. Finalmente mezclamos el couscous con la cebolleta, las judías, la menta y el perejil con las tiras de pollo y condimentamos con aceite de oliva sal y pimienta al gusto. ¡Et voilà!

Arroz negro con champiñones

003

Receta y fotografía, Bárbara.

La cocina es creativa y yo ese día estaba la mar de creativa, qué le vamos a hacer. Tenía la idea de hacer un arroz y me encontré con que en la despensa había caldo de pescado con tinta de calamar y no me lo pensé dos veces. Sabía que el resultado, visualmente, sería oscuro, pero que el sabor estaría muy bueno, porque ya antes lo había hecho, pero con caldo normal. Resulta que tenía champiñones laminados y los hice al ajillo, incluida guindilla. Y los reservé. Hice un sofrito con dos dientes de ajo enteros, una cebolla y dos cucharadas de salsa de tomate…

Ingredientes: 1 cebolla mediana, 2 dientes de ajo enteros con su piel, 2 cucharadas de salsa de tomate, 2 pimientos italianos fritos, 3 pimientos morrones, 300 gramos de champiñones laminados, 2 latas de atún en aceite, arroz redondo, caldo para fideguá negro, cúrcuma y colorante alimentario o azafrán, 1/2 limón. Para los champiñones al ajillo: 1 bandeja de champiñones, limpios y laminados, 4 dientes de ajo laminados, aceite de oliva y una guindilla.

En una cazuela ponemos el sofrito y el arroz, y damos vueltas para que el arroz se impregne. Agregamos el caldo y dejamos a fuego fuerte cinco minutos; después bajamos el fuego, mientras en una sartén freímos en tiras los pimientos italianos y los reservamos. Agregamos la cúrcuma y el colorante. Cuando falte un cuarto de hora para que el arroz esté hecho, añadimos las dos latas de atún en aceite de oliva, los pimientos italianos fritos y los pimientos morrones en tiras, así como los champiñones al ajillo, pero sin la guindilla, que retiramos. El resultado es de día de fiesta y sorprenderá a los invitados.

Vieiras al ajillo

002

Foto y receta, Bárbara

Una receta muy fácil como aperitivo o entrante en estos días de fiesta que se acercan. Igual que hacemos los champiñones al ajillo o las gambas, se hacen estas vieiras.

Ingredientes: unas vieiras congeladas que vienen ya limpias, aceite de oliva virgen extra (Aove), perejil y 3 o 4 dientes de ajo, 1 guindilla y un poco de pimentón. Yo le añadí un chorrito de vino de Oporto (opcional)

En una sartén ponemos unas cucharadas de AOVE, una guindilla y los ajos fileteados. Doramos un poco los ajos. Añadimos un poco de pimentón, vigilando que no se queme. Agregamos las vieiras y damos vueltas, alrededor de cinco minutos; ponemos un chorrito de Oporto. Cuando veamos que ya están hechas, espolvoreamos con perejil. Y listo, tan fácil como esto y tan rápido.

Arroz con atún y gambones

056

Receta y foto, Bárbara

Hay recetas familiares que nos pueden solucionar una comida con algo que solemos tener en casa como son unas latas de atún en aceite de oliva. Esta vez además tenía unos gambones congelados, así que hice este arroz que os recomiendo.

Ingredientes: arroz redondo (una medida por persona), gambones, 1 lata de atún por persona, pimientos verdes italianos fritos, unas tiras de pimiento morrón, unos guisantes, 1 cebolla pequeña para el sofrito, dos dientes de ajo, 2 cucharadas de tomate frito, cúrcuma, azafrán o colorante alimentario, caldo de pescado (venden ya para arroces o fideguá), aceite de oliva virgen extra.

En una sartén doramos en un poco de aceite, dos dientes de ajo con piel a los que les hemos dado un corte y los reservamos. Añadimos aceite de oliva virgen como para freír los pimientos verdes cortados en tiras. En la misma sartén, y una vez que quitemos el aceite de freír los pimientos dejando solo un pelín de aceite, hacemos un sofrito con la cebolla picada a la que añadimos, una vez que esta se haya dorado ligeramente, dos cucharadas de tomate frito. Calentamos el caldo que ponemos en una cazuela con el sofrito y los dos dientes de ajo; cuando esté bien caliente, añadimos el arroz y lo dejamos cinco minutos a fuego fuerte para bajarlo a medio pasado este tiempo. Agregamos un poco de cúrcuma, el azafrán o en su defecto el colorante. Pasado un cuarto de hora bajamos el fuego al mínimo y añadimos el contenido de las latas de atún, los pimientos verdes y los guisantes. Se supone que el caldo ya tiene sal, no obstante probamos y rectificamos si hace falta. Cuando falten cinco minutos más o menos de cocción añadimos por encima los gambones y las tiras de pimiento morrón. Tapamos. Pasado ese tiempo, probamos y apagamos el fuego, dejando que el arroz repose otros cinco minutos. Y listo. Un arroz delicioso al que el atún le da un sabor estupendo. Yo lo he hecho muchas veces sin los gambones y está realmente bueno. ¿Quién no tiene unas latas de atún en casa?