Archivos

Hammurabi

Le Louvre 9

Foto Bárbara. Código de Hammurabi, Museo del Louvre, París.

Hammurabi

Mientras tú girabas

en torno al código

yo me instalaba junto a uno

de los toros alados

empequeñecida, asombrada;

veía nuestros respectivos vuelos

¿porqué no? a través de

Mesopotamia.

Del libro «Cantos del Arpista» de Bárbara Carpi.

Lobo Lunar en el Sena

1

Bajo el puente de hierro, bajo Le Pont aux Double, lobo miraba melancólico las aguas del Sena. El quai estaba tranquilo, solo a lo lejos se oían los últimos claxons de los coches que, de retirada, blandían las banderas de los distintos partidos que habían sembrado la noche de eslóganes. Los de Macron estaban eufóricos y los de Le Pen también. Todos felices y contentos. Cerca de allí, al otro lado del Sena, en el Hôtel de Ville todo dormía a pesar de los malos resultados, como si tras la tormenta saliera el sol a gusto de todos. Lobo, escéptico, creyó ver su imagen reflejada en el agua, a pesar de que el río de verdes esmeraldinas aguas, bajara sucio tras la contienda electoral.

París de fiesta

002

Foto Elena Colomina

La Tour vestida de Comunidad Europea, La Tour de fiesta para celebrar la victoria electoral de Macron y lo que esto significa: la continuidad de una política que quiere una Europa unida y fuerte. Todos los gobiernos claramente europeístas lo celebran, aunque los hay que miran de reojo la subida de la extrema derecha con Marine Le Pen a la cabeza. Yo, como europeísta, celebro la victoria de Macron, pero no dejo de pensar en qué sucederá después de estos cinco años, ya que la izquierda por ahora no está ni se la espera… El tiempo dirá, pero es un buen momento para la reflexión por parte de todos los partidos, sin olvidar que la guerra sigue en Ucrania.

París en fiesta

008

Foto, Elena Colomina

La Tour engalanada para celebrar la presidencia de la Comunidad Europea. Bella, eterna, ella símbolo de la Ciudad Luz, nos sigue enamorando; lo mismo de día que de noche. Siempre nos aguarda impasible como el refugio al que nos dirigimos, como el puerto que nos abriga. Eiffel, sin duda un genio, que regaló a las sucesivas generaciones esa estampa de Paris que llevamos dentro aún lejos, aunque pasen los años.

Maurice Utrillo, el pintor de Montmartre

3

51421011

nº 1) Place des Abbesses, 1931; nº 2) Place de Saint Pierre bajo la nieve, 1935; nº 3) Casa Berlioz, 1914; nº4)Le Moulin de la Galette bajo la nieve, 1933-35; nº5) Le Lapin Agile, 1936-38; nº6) Retrato de Maurice Utrillo hecho por Suzanne Valadon, 1921; nº7) Catedral de Chartres, 1913.

La vida y la obra de este pintor francés está unido indisolublemente al barrio de Montmartre al norte de París, el barrio bohemio por excelencia. Hijo de la famosa pintora Suzanne Valadon, que no tuvo una vida nada fácil, y que comenzó posando para pintores como Toulouse Lautrec, Renoir y Degas antes de dedicarse a la pintura, sin padre conocido, fue adoptado por el ingeniero y pintor catalán Miquel Utrillo. Pronto, con 15 años, comenzó a beber hasta convertirse en uno de los borrachos «oficiales» del barrio. La bebida y la pintura van unidos en su vida. Utrillo forma parte de la llamada Escuela de París, cuyos pintores realistas están al margen de los dos grupos que por entonces capitaneaban Picasso y Matisse; esta escuela estaba sobre todo formado por pintores extranjeros como Modigliani, Marinetti, Soutine… en el periodo que va entre las dos guerras mundiales. Utrillo pintó todos los rincones de Montmartre, callejuelas, plazas, casas. Pintaba lo que tenía enfrente, allí donde ponía el caballete. Amante de la vida desordenada y nocturna, frecuentaba los prostíbulos y a las prostitutas cuya ayuda le sacó de más de un apuro. Junto con su madre y su amante, el también pintor André Utter, formaban la llamada Trinité maudite, famoso por sus excentricidades. El conocido cabaret de entonces, Le Lapin Agile, toda una institución, que todavía sigue abierto, no podía escapar de ser pintado por el pintor de Montmartre. Una vida llena de penurias, que su madre intentaba suavizar a sus espaldas. Cambiaba cuadros por comida, hasta el punto de que en todas las tiendas del barrio había utrillos y falsos utrillos, que una vez que este alcanzó la fama inundaron el barrio. Mucho tiempo después, cuando André Malreaux fue nombrado ministro de cultura de De Gaulle, mandó quemar todos los falsos que había en Paris, en la Placita de Ravignan de Montmatre. ¡Todo un homenaje! La vida de Utrillo cambió cuando se casó con una rica aristócrata viuda de un banquero, Lucie Valore. De esta manera terminaron las preocupaciones que tenía su madre Suzanne Valadon sobre el futuro de su hijo el día que ella faltara. Utrillo comenzó a triunfar una vez que pudo exponer en el Salón de Otoño de 1909. Respecto a su pintura hay que destacar un periodo, en el que se dedicó a pintar fachadas de catedrales como la de Reims o la de Chartres, donde se casó, llamado místico, o el periodo más relevante en el que pinta obras de pequeño formato, los cuadros blancos de Utrillo, en el que aplica el emplaste blanco con espátula al que añadía yeso, creando un color vibrante que da a este periodo blanco un aspecto único, como en la casa Berlioz donde destaca el encalado de las paredes con cierto aire cubista.

París, siempre París

ñl

Para los amantes de París, este recorrido que nos hará soñar. Como si estuviéramos otra vez paseando por sus avenidas, sus calles del Barrio Latino, por Montmartre, por los Campos Elíseos, o comprendo en el Mercado de las Pulgas… y «Las hojas muertas» en la voz de Ives Montand, no se puede pedir más.

Modigliani

016

Foto, Bárbara

Los Incorporales

Sobre la tumba de Modigliani

una rosa amarilla y ese gesto

que la sostiene.

La joven atrapada, se levanta

cuando alguien corporal invade

su ternura, su homenaje…

Al rato vuelve a su sepultura.

Y sin embargo

no ve a los otros…

Y la rosa amarilla y ese gesto

que la sostiene.

Del Libro «Los poemas de Nina» de Bárbara Carpi.

Las «Grandes » de Montmartre (II)

Montmartre 10

Una calle de Montmartre, foto Bárbara.

Como ya dije en un post anterior, hablando de las mujeres importantes que jugaron un papel en el Montmartre de aquellos años dorados de «La Butte», hay que destacar además a Suzanne Valadon y a Mary Cassatt. Dos fuertes personalidades, cada una en su estilo

De Suzanne Valadon, como ya dije en su momento en un post, comenzó, por su belleza, como modelo de pintores como Renoir, Degas, Toulouse Lautrec…, pero su talento la llevó a realizar su primera exposición en la galería de Berthe Well. Su pintura es fuerte e innovadora, dedicándose con pasión al desnudo sobre todo masculino, algo nada frecuente en aquellos años para una pintora. Se la recuerda así mismo por sus excentricidades, qué menos en aquella época en que las mujeres estaban tan constreñidas. Se dice que tenía una cabra en su estudio y que abandonó a su marido, un rico banquero, para tener una pareja veinte años más joven que ella.

Mary Cassatt por su parte fue una importante mecenas, además de artista. El hecho de que en EEUU haya tantas obras impresionistas, se debe a su labor como intermediaria entre los pintores y las familias adineradas norteamericanas. Su relación con Degas fue clara e importante, pues no solo posó para él, sino que trabajaron juntos intercambiando sus respectivas experiencias como pintores. Está considerada una de las mejores grabadoras del siglo XIX, pero a pesar de ello no pudo entrar en la Academia de Bellas Artes por sus desnudos masculinos, ya que tenían vetadas a las mujeres que pintaban esas «cosas». Mon Dieu, quel horreur!

Restauración de Notre-Dame según Fran Canós

231

El 15 de abril de 2019 se produjo el incendio que conmovió a todo el mundo. Tres meses después, la plataforma mundial GoArchitec seleccionó los 50 mejores proyectos para la restauración de la catedral, el monumento más visitado de Europa. Ahora, entre los diez favoritos, se encuentra el de Fran Canós (Nules, Castellón), un joven ingeniero de diseño industrial, según el diario The Independent. Impresionado por el incendio, se puso a trabajar al día siguiente. Según sus propias palabras: «Recuerdo que era viernes, acabé de trabajar por la tarde… y empecé a imaginar lo que debería hacer el arquitecto: atacar los contrafuertes, hacer algún tejido… una armadura de piedra natural que fuera por encima de la cubierta y que simbolizara proteger Notre-Dame… » Y añade: «Yo prefiero toda la historia de Notre-Dame con aplicaciones que permite la tecnología actual para la piedra y la madera, otros prefieren cristal o aluminio, pero no lo veo oportuno». Efectivamente, como añade, la catedral y la historia merecen un respeto. Además su idea es hacer la aguja de Viollet-le-Duc tal como era me parece destacable. Ese bellísimo trenzado que lleva su proyecto curvando la piedra ahora se puede hacer, porque él trabaja con una empresa francesa que lo hace, que realiza esta técnica. Para todo ello habría que hacer un análisis de estructuras, siempre según Canós. Este trenzado se ve perfectamente en la primera fotografía, cuyo resultado es muy bello. En Fran Canós Studio creen que la catedral debe ser reconstruida tal y como estaba, utilizando los mismos materiales de madera y piedra, aunque aplicando los avances técnicos y el diseño, como se hizo en 1163 cuando se construyó.. La aguja de Viollet-le-Duc data de 1844.

El proyecto de Canós lo encuentro fascinante y bellísimo, al tiempo que supone un respeto hacia la historia, anteponiéndolo a todo y sin ánimo de dejar «su firma» por encima de cualquier cosa, como pretenderían muchos profesionales. Aplaudo fervientemente su proyecto.

Paris en Primavera

002

001003

París en Primavera, con los árboles llenándose de flores y hojas nuevas. En la primera fotografía, Notre Dame, cuyos trabajos de restauración la dejarán como nueva, aunque aún se debe decidir quién se encargará por fin de llevarlo a buen término. De los innumerables proyectos presentados se seleccionaron finalmente cincuenta, entre los cuales se encuentra un ingeniero español, Fran Canós de 30 años, que quiere reconstruir la aguja de Violet le Duc tal como estaba. La segunda se la dedico a otra persona que, como yo vivió, en la casa de fachada rosa, sita en 5 rue Lagrange, va para ti M. Concepción Contel!. Yo estuve en el último piso, en una buhardilla que compartí con otra chica española; la habitación constaba de dos camas y un aseo, pero las duchas y las bañeras estaban en una sala grande en otro piso, igual que los retretes. Todo muy francés. En la Saboya francesa pasaba lo mismo, las duchas, que eran igualmente comunes, estaban aparte; las habitaciones solo tenían un lavabo y un bidet. Yo encontraba todo esto muy chocante, porque en España el cuarto de baño era completo; de modo que allí era frecuente ir con la botella de lejía en la mano. Son anécdotas para contar. La última es igualmente preciosa, con ese cielo tan azul y los típicos edificios del XIX. Lo dicho, París en primavera es como para no perdérselo; a ver si el año que viene y el virus lo permiten.

¡Mi agradecimiento a mi queridísima parisina!!!