Archivos

Modigliani

016

Foto, Bárbara

Los Incorporales

Sobre la tumba de Modigliani

una rosa amarilla y ese gesto

que la sostiene.

La joven atrapada, se levanta

cuando alguien corporal invade

su ternura, su homenaje…

Al rato vuelve a su sepultura.

Y sin embargo

no ve a los otros…

Y la rosa amarilla y ese gesto

que la sostiene.

Del Libro “Los poemas de Nina” de Bárbara Carpi.

Las “Grandes ” de Montmartre (II)

Montmartre 10

Una calle de Montmartre, foto Bárbara.

Como ya dije en un post anterior, hablando de las mujeres importantes que jugaron un papel en el Montmartre de aquellos años dorados de “La Butte”, hay que destacar además a Suzanne Valadon y a Mary Cassatt. Dos fuertes personalidades, cada una en su estilo

De Suzanne Valadon, como ya dije en su momento en un post, comenzó, por su belleza, como modelo de pintores como Renoir, Degas, Toulouse Lautrec…, pero su talento la llevó a realizar su primera exposición en la galería de Berthe Well. Su pintura es fuerte e innovadora, dedicándose con pasión al desnudo sobre todo masculino, algo nada frecuente en aquellos años para una pintora. Se la recuerda así mismo por sus excentricidades, qué menos en aquella época en que las mujeres estaban tan constreñidas. Se dice que tenía una cabra en su estudio y que abandonó a su marido, un rico banquero, para tener una pareja veinte años más joven que ella.

Mary Cassatt por su parte fue una importante mecenas, además de artista. El hecho de que en EEUU haya tantas obras impresionistas, se debe a su labor como intermediaria entre los pintores y las familias adineradas norteamericanas. Su relación con Degas fue clara e importante, pues no solo posó para él, sino que trabajaron juntos intercambiando sus respectivas experiencias como pintores. Está considerada una de las mejores grabadoras del siglo XIX, pero a pesar de ello no pudo entrar en la Academia de Bellas Artes por sus desnudos masculinos, ya que tenían vetadas a las mujeres que pintaban esas “cosas”. Mon Dieu, quel horreur!

Restauración de Notre-Dame según Fran Canós

231

El 15 de abril de 2019 se produjo el incendio que conmovió a todo el mundo. Tres meses después, la plataforma mundial GoArchitec seleccionó los 50 mejores proyectos para la restauración de la catedral, el monumento más visitado de Europa. Ahora, entre los diez favoritos, se encuentra el de Fran Canós (Nules, Castellón), un joven ingeniero de diseño industrial, según el diario The Independent. Impresionado por el incendio, se puso a trabajar al día siguiente. Según sus propias palabras: “Recuerdo que era viernes, acabé de trabajar por la tarde… y empecé a imaginar lo que debería hacer el arquitecto: atacar los contrafuertes, hacer algún tejido… una armadura de piedra natural que fuera por encima de la cubierta y que simbolizara proteger Notre-Dame… ” Y añade: “Yo prefiero toda la historia de Notre-Dame con aplicaciones que permite la tecnología actual para la piedra y la madera, otros prefieren cristal o aluminio, pero no lo veo oportuno”. Efectivamente, como añade, la catedral y la historia merecen un respeto. Además su idea es hacer la aguja de Viollet-le-Duc tal como era me parece destacable. Ese bellísimo trenzado que lleva su proyecto curvando la piedra ahora se puede hacer, porque él trabaja con una empresa francesa que lo hace, que realiza esta técnica. Para todo ello habría que hacer un análisis de estructuras, siempre según Canós. Este trenzado se ve perfectamente en la primera fotografía, cuyo resultado es muy bello. En Fran Canós Studio creen que la catedral debe ser reconstruida tal y como estaba, utilizando los mismos materiales de madera y piedra, aunque aplicando los avances técnicos y el diseño, como se hizo en 1163 cuando se construyó.. La aguja de Viollet-le-Duc data de 1844.

El proyecto de Canós lo encuentro fascinante y bellísimo, al tiempo que supone un respeto hacia la historia, anteponiéndolo a todo y sin ánimo de dejar “su firma” por encima de cualquier cosa, como pretenderían muchos profesionales. Aplaudo fervientemente su proyecto.

Paris en Primavera

002

001003

París en Primavera, con los árboles llenándose de flores y hojas nuevas. En la primera fotografía, Notre Dame, cuyos trabajos de restauración la dejarán como nueva, aunque aún se debe decidir quién se encargará por fin de llevarlo a buen término. De los innumerables proyectos presentados se seleccionaron finalmente cincuenta, entre los cuales se encuentra un ingeniero español, Fran Canós de 30 años, que quiere reconstruir la aguja de Violet le Duc tal como estaba. La segunda se la dedico a otra persona que, como yo vivió, en la casa de fachada rosa, sita en 5 rue Lagrange, va para ti M. Concepción Contel!. Yo estuve en el último piso, en una buhardilla que compartí con otra chica española; la habitación constaba de dos camas y un aseo, pero las duchas y las bañeras estaban en una sala grande en otro piso, igual que los retretes. Todo muy francés. En la Saboya francesa pasaba lo mismo, las duchas, que eran igualmente comunes, estaban aparte; las habitaciones solo tenían un lavabo y un bidet. Yo encontraba todo esto muy chocante, porque en España el cuarto de baño era completo; de modo que allí era frecuente ir con la botella de lejía en la mano. Son anécdotas para contar. La última es igualmente preciosa, con ese cielo tan azul y los típicos edificios del XIX. Lo dicho, París en primavera es como para no perdérselo; a ver si el año que viene y el virus lo permiten.

¡Mi agradecimiento a mi queridísima parisina!!!

París nevado

001002003004005006007008009

Preciosas fotos que me llegan de Paris, tras la nevada que nos ha dejado a todos tiritando de frío. El majestuoso puente de Alejandro III, una de las salidas de los bateaux mouche, el Sena helado y de fondo el Grand Palais. ¡Cómo me hubiera gustado verlo, estar allí con dos personas a las que quiero mucho y que me ofrecen estas vistas tan bonitas, porque saben que adoro la Ciudad Luz. Como se decía en “Casablanca: “Siempre nos quedará Paris”. ¡Muchísimas gracias a mis queridos parisinos. Bisous!

Siempre nos quedará Paris

001

Paris y su gran icono, la Tour. Precioso cielo también; preciosa foto que me envía ma belle nièce avec une petite pensée; ella es así de encantadora y sabe lo mucho que me gusta la ciudad luz. Gros bisous.

París otoñal

1009

1010

Hoy comienza el otoño, y estoy feliz porque es la estación que más me gusta. Un nuevo ciclo se inicia, se amarillean las hojas, por fin el calor nos va dejando, cambia el paisaje y se va sintiendo en el rostro ese airecillo fresco que tanto vivifica. También echaba ya en falta los días grises que han de venir y poder pasear bajo la lluvia… Ya sé que para la mayoría el verano es signo de alegría, pero también a algunos pocos nos gusta la gabardina, las boinas y pasear bajo la fina fina lluvia parisina…

Fotos, Bárbara. Notre Dame y el Sena.

La Estirga y D. Francisco Torres Monreal

Notre-Dame Les Tours-Chimère 1

La Estirga, foto Bárbara

La Estirga, que suele escribir en verano sobre todo, me acaba de mandar saludos para el catedrático de francés de la Universidad de Murcia D. Francisco Torres Monreal. Ella, que tiene un oído muy fino, sabe quién habla de ella y de que manera; le resuenan  sus hermosas palabras y, como cualquiera, es sensible a los halagos y frágil a pesar de su corazón de piedra. La Estirga, no nos equivoquemos, atesora la sabiduría que, como centenaria, le otorgan el tiempo y el ser testigo de la condición del hombre. Desde arriba nos contempla, nos escucha y sopesa su evolución consciente de que, a veces, no somos todos lo suficientemente sensibles como para saber toda la sabiduría que atesoran las criaturas que no son como nosotros. ¡¡¡Gracias!!!

 

Un Hotelito con encanto, “Le Clos Medicis” (París)

IMG_0170

 

IMG_0060

IMG_0050

IMG_0051

IMG_0055

IMG_0163

Fotos: Bárbara

Aunque ya puse en su momento la dirección de este hotel con encanto en pleno Barrio Latino, me he encontrado con estas fotos que pueden dar una idea más completa de como es: bonito, confortable y muy bien situado. Tiene, además de unas habitaciones que están muy bien, una pequeña terraza donde se puede desayunar si el tiempo lo permite. Nosotros fuimos en mayo y nos hizo un tiempo espléndido. Está también al lado del Luxemburgo, donde muchos estudiantes y personas de todas las edades, a mediodía, toman su baguette de jambon y se tumban sobre el césped o bien se sientan en las sillas alrededor de la gran fuente de los jardines.

Café “Le Rostand” (París)

022

020

021

Fotos: Bárbara

Le Rostand, café situado frente a los Jardines de Luxemburgo, es un lugar ideal para quedar con amigos y, sentados ante los minúsculos veladores, dejar pasar el tiempo o bien filosofar a cubierto de la fina lluvia tan parisina. Le Rostand es un clásico, esos lugares que permanecen inmutables como parte del paisaje y al que acudimos sabiendo que estarán allí, que no habrán desaparecido por la especulación inmobiliaria como sucede en otras ciudades. París guarda sus lugares icónicos y es un alivio saber que cuando uno vuelve se encontrará como en su casa, porque todo lo que ama sigue igual y en su sitio.