Las flores nos acompañan

005003

Fotos, Bárbara

Parece que poco a poco volvemos a la normalidad, no a la de antes porque dicen, los que de eso entienden, que el virus ha venido para quedarse. ¡Pues si que estamos buenos! Hoy se inaugura el solsticio de verano que ya es, y con un poco de suerte, porque hay cosas que afortunadamente no cambian, podremos disfrutar del mar o de la montaña con la familia o con los amigos. Pero no puedo dejar de pensar en todo el sufrimiento que dejamos atrás. Las flores nos hacen el camino más fácil y más bonito.

Modigliani

016

Foto, Bárbara

Los Incorporales

Sobre la tumba de Modigliani

una rosa amarilla y ese gesto

que la sostiene.

La joven atrapada, se levanta

cuando alguien corporal invade

su ternura, su homenaje…

Al rato vuelve a su sepultura.

Y sin embargo

no ve a los otros…

Y la rosa amarilla y ese gesto

que la sostiene.

Del Libro “Los poemas de Nina” de Bárbara Carpi.

LA SALAMANQUESA

010

012014

Fotos Bárbara

Sé que por el jardín de casa hay varias salamanquesas que de vez en cuando se dejan ver como esta. Y ahora debe ser época de cría porque las he visto muy pequeñitas. En Aragón las llaman dragones y eso me hace mucha gracia. Guapas, lo que se dicen guapas no son, pero si muy majas porque se comen mosquitos y otros bichejos desagradables. A mi desde siempre me han gustado mucho, pero son tan rápidas y se esconden al menor ruido, que no me da tiempo de poder contemplarlas como quisiera. Creo que les encanta tomar el sol, lástima que sean tan vergonzosas.

Sylvia Plath

4

YO QUIERO. YO QUIERO

Abriendo la boca, el pequeño dios inmenso,

calvo a pesar de su cabeza infantil,

pidió a gritos el pecho de su madre.

Los dos volcanes secos se cuartearon y escupieron,

la arena abrasó los labios sedientos de leche.

El niño dios pidió entonces sangre a su padre,

que puso a trabajar a la avispa, al lobo y al tiburón,

Y luego ideó el pico del alcatraz.

Sin una lágrima en los ojos, el inveterado patriarca

creó a los hombres de carne y hueso,

púas en la corona de alambre enrojecido,

espinas en el tallo de la rosa encarnada.

“Poesía completa”. Edición de Ted Hughes. Traducción de Xoán Abeleida. Bartleby Editores. Madrid 2008.

La prematura muerte de Sylvia Plath, a los 31 años, no ha impedido que sea considerada una de las grandes poetas del siglo pasado. Sylvia se suicidó metiendo la cabeza en el horno de gas mientras sus dos hijos jugaban en otra habitación. Es la primera obra póstuma a la que se le concedió el premio Pulitzer. Este volumen que recoge toda su poesía fue reunida en 1981 por su ex marido, el también poeta Ted Hughes.

El rosal rojo

016

036

Fotos, Bárbara

Las hojas del rosal recortándose contra el cielo, para mí como pintora, me producen la misma emoción que contemplar la belleza de una obra de arte. Y me pregunto si, en el día a día, somos capaces de maravillarnos con todo lo que nos rodea; siempre lo digo y me repito, nada se puede comparar con la naturaleza, con su fuerza que hace que se renueve cada temporada todo lo que en invierno se ha agostado. Ese milagro a fuerza de verlo desde que nacemos a veces nos puede pasar desapercibido o no le damos la importancia que tiene, pero para mí que no creo en los milagros, este si lo es.

Bizcocho de yogur

073

Foto, Bárbara, realización Aurelio.

En casa no somos buenos reposteros, esa es la verdad, pero nos hemos aficionado a lo dulce a medida que vamos sumando años, no sé porqué será pero es un hecho constatado. Este bizcocho, que dicho sea de paso, no es ninguna cosa espectacular, resulta que ha salido bueno. Aurelio lo ha hecho todo él solito, yo solo he hecho la foto y me lo voy comiendo con el café. Este es el clásico bizcocho de yogur que en unos pocos minutos está hecho en el microondas. Antes lo hacíamos en el horno porque nos parecía lo lógico, pero mira por donde el microondas nos lo hace en un plis plás y encima se puede comer de lo bueno que está.

Ingredientes para 6 personas: 1 yogur natural, 3 huevos, 1 medida de vaso de yogur de aceite de oliva, azúcar 2 medidas del vaso del yogur, harina 3 medidas de vaso de yogur, 1 cucharadita de levadura, un pellizco de sal, mantequilla para engrasar el molde, azúcar glas.

Mezclamos todos los ingredientes bien para que no queden grumos. Untamos con mantequilla un molde, vertemos la masa y lo tenemos en el microondas nueve minutos a máxima potencia. Dejamos enfriar para desmoldarlo y podemos espolvorear el bizcocho con azúcar glas. ¡Mas fácil imposible!

Helechos

092091090

Fotos, Bárbara y Aurelio

Tener en Murcia helechos de casi un metro de alto en nuestro mini garden es, aparte de impensable por el clima tan caluroso, como poco muy exótico. Por la mañana temprano, en los días como hoy que rondaremos los 34 grados, es muy reconfortante abrir la puerta y encontrarte con la sorpresa de que parece que te has transportado durmiendo milagrosamente al norte. Tanto verdor gracias a esta planta de los periodos del Jurásico, por lo menos, es de agradecer, porque todo empezó por uno que se había colado en un maceta de aspidistra que me regalaron. Y como se ve en la última foto, que es de Aurelio, el sol curiosamente tampoco las quema. Me da que alguna deidad protectora cuida de nuestro mini jardín.

La eterna pregunta

002

Foto Jesús Juárez

Bicheando por Internet, visitando blogs que me interesan, aunque no siempre tengo todo el tiempo que quisiera para corresponder como se merecen mis seguidores, me encuentro con la cuestión de siempre, y que no se ofenda nadie, pues no es mi intención sino todo lo contrario. Además, y quiero insistir en eso, creo que cada cual es libre de hacer lo que mejor le parezca, faltaría más. Dicho esto voy derecha al grano, que es lo siguiente: cuando la generosidad de los amigos me mandan fotos preciosas, me gusta agradecérselo licando lo que me mandan, además de darles la gracias de corazón. Hasta ahí bien, pero luego pienso que sería correcto que yo me licara a mí misma. Yo pienso que no, pero veo que mucha gente lo hace; no sé, a mí me da pudor, sería como aplaudirme a mí misma mismamente y tampoco sé si alguna vez el ego me ha traicionado y plas, plas, plas, lo he hecho. Esta foto, por ejemplo, me la mandó un excelente amigo y es tan bonita que no me queda otra que licarla. ¡Muchísimas gracias, Jesús!

El desconcierto de Lobo

13

Lobo se encontraba en una situación inusual. El tiempo pasado en la lobera cuando el frío invadía la tierra dejaba paso a una primavera inaceptable. Jamás había vivido algo parecido. Sus pezuñas se hundían en el barro y notaba que en el aire, a veces, olía diferente; constató que ya no nevaba y que las tormentas invernales habían desaparecido para dar paso a otra estación. Y su memoria animal o su instinto le empujaba a subir a los riscos en busca de presas. Lobo se despertaba con un rugir de tripas que le anunciaba algo inevitable e ineludible: tenía un hambre canina que tenía que saciar. Y menos mal que, ya viejo, no tenía alrededor pequeños lobeznos que alimentar. Por un instante añoró tiempos pasados, pero recordó que entonces las estaciones se sucedían de forma regular. Hacía tiempo que no aullaba a la luna y ahora, que ya era el momento, sucedía algo que no sabía explicar. Un día notaba calor y al siguiente una lluvia torrencial que salpicaba hasta su guarida le dejaba inerte en el fondo contemplando con asombro esa tormenta propia de los trópicos. Su pensamiento, entonces ensimismado, le llevó a la conclusión de que el tiempo se había vuelto loco o que él estaba como una cabra. ¡Y esto último si que no!

Lyonel Feininger, su trayectoria

 

1110

Museo Thyssen- Bornemisza

FEININGER, Lyonel_Barcos, 1917_544 (1967.2)

4

Pintor neoyorquino nacido en el verano de 1871 fue uno de los máximos exponentes del expresionismo alemán. De origen germano-estadounidense, sus padres eran músicos alemanes, la familia decidió que fuera a Alemania a estudiar violín. Toda su vida compaginó la música con la pintura. En Alemania decidió abandonar sus estudios en el conservatorio para inscribirse en Hamburgo en Bellas Artes. En 1888, año en el que Vincent Van Gogh llega a la Provenza, él se traslada a Berlín para seguir sus estudios en la Academia Konigliche. Se traslada a París en 1892, donde amplió sus estudios con el escultor Filippo Calarossi. Allí permaneció un año volviendo a Berlín y dedicándose a la ilustración de novelas y en donde publicó sus dibujos para la revista satírica Ulk y para una revista norteamericana, Harspe’s Round Table. En 1906 volvió a París con Julia Berg, con la que se casó en Londres dos años después. Y, aunque siguió haciendo ilustraciones, el contacto con las vanguardias alemanas y francesas le llevó a dejar la ilustración para dedicarse a la pintura. Inicialmente estuvo muy influido por el Fauvismo y el Cubismo, dentro de cuyos movimientos creó composiciones con formas geométricas y un colorido muy particular, como en su obra “Carrerra de bicicletas” de 1912, hoy en la Nationale Gallery of Art de Washington DC. Expuso en el “Salon des Indépendants” de París en 1911, lo que le permitió ser conocido en toda Europa. Expuso después con grupos de vanguardia, como Der Blaue Reiter o Die Brucke. Hizo su primera exposición individual en 1917. Gropius le invitó a participar en la Bauhaus, donde estuvo dando clases hasta 1932. Tuvo una excelente amistad con Kandinsky, Paul Klee y Jawlensky, y con ellos fundó el grupo los Cuatro Azules, que expuso por primera vez en N.Y. en 1925. Con la invasión nazi se trasladó a N.Y. donde residió hasta su muerte en enero de 1856. En el MoMA se exhibe su obra, siendo su etapa cubista la más representativa.

Cuadros; 1) Bahía en Normandía. 2) Forma geométrica. 3) Barcos. 4) Sails.