Lo de Siria

1001.jpg

Leonardo da Vinci: dibujo

Los lugares en el mundo donde estalla la violencia y el terror se adueñan del día a día allí donde la vida humana de pronto no vale nada, y suelen ser, ya lo sabemos, lugares estratégicos donde las potencias tienen intereses, léase petróleo, gas o simplemente salida al mar. La riqueza, el comercio y el poder son los becerros de oro que hay que venerar hoy día. “Lo de Siria” dura, también lo sabemos, seis años, pero qué son seis años cuando el botín es tan goloso; qué son los miles de muertos, el dolor, el hambre y la miseria de otros, que además son árabes y nos pillan tan lejos. Es cierto, no es más que otro conflicto del que vemos y oímos distraídamente mientras comemos. Acaso la lejanía nos vuelve insensibles, acaso la costumbre nos vuelve sordos. Echo de menos las iniciativas que nos movilizaban, que nos hacían salir a la calle…; no nos olvidemos del poder de la gente que protesta en la calles: eso que parece poco llega a ser un clamor que a veces y según la fuerza de ese grito puede mover montañas. No soy ilusa, pero sí tengo esperanza en esa fuerza que no se conforma con cruzarse de brazos. Y si lo llamo “lo de Siria” es porque así, “qué hay de lo nuestro”, es como los granujas hablan de sus asuntos; y Siria no deja de ser más que “el asunto” de los que gobiernan el mundo.

Estalla la primavera

010

Hortensias. Foto: Bárbara

011

Hortensia. Foto: Bárbara

No conocía esas hortensias de blancura impoluta. No puedo evitar hablar de plantas sobre otros temas quizás más interesantes, la primavera tiene la culpa con su estallido de belleza. Ahora es el momento de visitar los viveros y paladear todas las variedades del color, la sutileza de los innumerables tonos. Tengo la suerte de tener tres viveros bastante cerca de casa y uno de mis hobbys preferidos es visitarlos como quien va de paseo a otros lugares que son sin género de duda menos placenteros, como por ejemplo las grandes superficies, lugares estos de los que huyo como gato escaldado. Nada peor para los pies y el buen humor como esas aglomeraciones de gente que compra por comprar en una ceremonia para mí desconcertante y absurda. Prueben a cambiar esa costumbre por un vivero, lleno ahora de flores, y déjense embriagar por el perfume que serena el espíritu, y al rato saldrán con la mirada feliz y las pupilas radiantes.

Papiros y helechos

088.JPG

Papiros y helechos. Fotos: Bárbara

 

080.JPG

Papiros y helechos. Fotos: Bárbara

Quién haya viajado por el norte llevará en la pupila los enormes y maravillosos helechos propios de zonas húmedas. En un pequeño rincón de mi minijardín los he hermanado con los papiros, tan mediterráneos, que nos evocan la tierra de los faraones, las pirámides y todo el hechizo de Egipto. Una persona a la que aprecio mucho me dice que cultivar helechos en este clima que tengo tiene mérito, pero la verdad es que salen solos ¡Soñar no cuesta apenas nada (lo digo por los de Egipto)!

Crema catalana

Lleida 027.JPG

Crema catalana de la brasería “El Isidro” de Lerida. Foto: Bárbara

La gastronomía catalana, tan rica y variada, nos ofrece postres tan deliciosos como la crema catalana, cuya  dulce cremosidad  contrasta con el azúcar caramelizado; el final feliz de una comida deliciosa basada en los productos de la huerta como la escalibada y los sabrosos embutidos de la zona.

Ingredientes: 1 litro de leche 200 gr de azúcar, 8 yemas de huevo, 25 gr de harina de maíz, piel de 1 limón,  canela en rama, azúcar para quemar, un barquillo para adornar (opcional).

Ponemos en un bol un vaso de leche junto con la harina de maíz y removemos hasta disolver la maicena. Añadimos las 8 yemas de huevo y el azúcar. Batimos bien. Ponemos a calentar a fuego bajo y, en un cazo ancho, el resto de la leche y le añadimos las 2 ramas de canela y la piel de limón. Añadimos a la leche la mezcla de los huevos y el azúcar. Removemos. Encendemos el fuego y lo ponemos al mínimo. Continuamos batiendo la mezcla sin parar para que no se pegue, hasta que empiece a hervir de nuevo y vaya espesando. Cuando hierva, apagamos el fuego y ponemos la crema en recipientes individuales de barro o en una fuente Dejamos enfriar. En el momento de servir la crema catalana, pondremos azúcar por encima y la quemaremos con un quemador o una pala de quemar hasta que el azúcar quede caramelizada.

 

Matisse. Recortes.

36.jpg

Henri Matisse: “Zulma”, 1950. Gouache sobre papel recortado 238 x 133 cm. Museo Estatal de Kunst, Copenhagen.

34.jpg

Henri Matisse: “Memoria de Oceanía”.

A la pregunta de si la pintura al óleo sigue siendo adecuada para el nuevo lenguaje del arte o si la pintura de caballete está anticuada y si la utilización del papel recortado constituye un autentico medio de expresión, Matisse responde: “Este nuevo lenguaje al que usted alude no implica, a mis ojos, la condena de la pintura al óleo ni en consecuencia la de caballete…El papel recortado me permite dibujar en color. Para mí se trata de una simplificación”. Y a continuación:”No es un punto de partida sino una culminación…Exige una sutilidad infinita y un largo trabajo anterior. Así comenzando por el signo se llega muy pronto a una situación sin salida. Personalmente he ido de los objetos al signo”. Para terminar afirmando que  el papel recortado no supone  una reprobación de la pintura convencional al óleo. Era el periodo que abarca desde el 49 al 52 y estas, parte de sus declaraciones contenidas en el interesantísimo libro “Matisse. Recortes”; un libro insustituible para conocer la obra innovadora y renovadora de Henri Matisse, el pintor que, a ojos de Picasso, era el más interesante de su época y el más completo si se analiza el conjunto su obra, que abarca no solo la pintura sino la escultura, el dibujo, el tapiz, de los que hizo espectaculares diseños, y sus famosos recortes.

“Henri Matisse. Recortes.  Dibujando con tijeras”. Editores Gilles y Xavier Néret, editado bellísimamente por Taschen.

Juan de Mañara de los Machado

1030

1031

3

Los hermanos Machado, en esta pieza teatral, retoman la leyenda del don Juan y la historia de Miguel de Mañara para crear una obra donde se funde la clásico y lo moderno. Los hermanos Machado escribieron conjuntamente siete obras dramáticas y esta, que fue la segunda, contiene elementos poéticos y filosóficos y de la lírica popular. Se estrenó en Madrid, en el teatro Reina Victoria, el 17 de marzo de 1927. En esta obra se mezcla el mito con la leyenda; el personaje histórico sevillano Miguel de Mañara es el Don Juan de Tirso de Molina resultado del vividor mujeriego y el pendenciero, hombre libertino en su juventud que se convierte en la madurez en un hombre redimido como consecuencia de contemplar lo efímero de la belleza, la crueldad de la muerte representada por el esqueleto de la mujer; tal visión transforma su concepto de la vida y de la muerte como consecuencia de  la desmitificación de Doña Elvira. Esta obra tuvo una gran aceptación por parte del público de la época, no tanto de la crítica.

Flor de Lirio

 

1035-3.jpg

Desde siempre me han gustado mucho las ilustraciones de Botánica; son dibujos limpios y bien definidos, con un sombreado espectacular, que hacen volar la imaginación. Recuerdo los álbumes de cromos de Nestlé que coleccionábamos de pequeños los niños de mi generación; eran unos cromos preciosos, en color, y recuerdo especialmente uno de un nenúfar blanco que me fascinaba. Este dibujo es de la Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana (tomo 24), Espasa Calpe S. A., Madrid, 1924.