Helene Schjerfbech y El Greco II

28

Madonna de perfil

29

Madonna, después del El Greco

33

Madonna azul.

En sus viajes por Europa Helene quedó fascinada por pintores clásicos como El Greco, Cimabue y Fra Angelico. Las madonas estilizadas del Greco están presentes en estas versiones que ella manifiesta así : “Siempre he añorado las profundidades oscuras del alma, que aún no se han encontrado, donde todo es aún inconsciente, precisamente por ellos se pueden hacer descubrimientos”. Son todas de 1945

Helene Schjerfbech

231911

Reproducciones: 1º No he encontrado el título; 2ºCamelias, c. 1934; 3º Rosas en un jarrón azul verdoso, 1942; Autorretrato con vestido negro, 1934; 4º Autorretrato 1945. 

Esta magnífica pintora  finesa nació en 1862 en Helsinki. Una ruptura de cadera a los cuatro años la marcó de por vida. En 1880 viajó a Paris para ampliar sus estudios tras haber estudiado en diversas escuelas de Arte; allí recibió clases con León Bonnat y Madame Trélat de Vigny y además en la Académie Colarossi. “Soldado herido en la nieve” fue su primera obra importante, que compró la Sociedad Finlandesa de Arte. Su obra “Muchacho dando de comer a su hermanita” se encuentra en el Ateneum de Helsinky tras su exposición en el Salón de París, con un estilo naturalista. Siguió  exponiendo en dicho Salón con otra obra: “Funeral en Bretaña”, que se encuentra en el Museo Pojanmaan de Vaasa. Es de destacar “La puerta” con un estilo más personal e impresionista. Su estilo fue buscando lo esencial, simplificando las cosas. Destacan sus bodegones y sus flores de bello colorismo. No obstante lo que más apreciaba eran los retratos donde fijar la personalidad y carácter de los retratados. Estuvo dando clases en su ciudad natal hacia 1890. En 1902 se trasladó con su madre a Hyvinkaa. Se le ha comparado con pintores de la talla de Macneill Whistler y Munch aunque su estilo se vuelve inconfundible a partir de 1905. En 1944 se mudó a Saltsjobaden donde vivió hasta su muerte dos años más tarde. Personalmente sus autorretratos me gustan muchísimo, la mordacidad rondando los ochenta años de edad los hace únicos.

14

Picasso autor teatral

1

Cuando Picasso se refugia en el sur de Francia, tras el divorcio de su mujer Olga, se dedica a escribir; fruto de esos escritos es esta obra de teatro “Les quatre petites filles” título original traducido por Teresa León, mujer de Alberti, como “Las cuatro niñitas”. La obra se publicó por Gallimard en 1969 y vio la luz en su versión española en 1973 en Aguilar. Esta obra teatral dividida en seis actos es absolutamente surrealista. Los diálogos de estas cuatro niñas y sus juegos son propios del teatro del absurdo; ni unos ni los otros tienen un desarrollo ni un desenlace, son juegos de palabras que forman y conforman, aun así, unas imágenes líricas, las menos, pero siempre con una fuerza visual increíble. La crueldad de los niños es lo que queda patente en estos diálogos absurdos. Obra no obstante curiosa, fruto de la mente de este creador innato que fue Pablo Picasso. La portada fue hecha por él mismo.

2

Carrilleras de cerdo al brandy

007

Foto y receta, Bárbara

Soy de las que le gusta cocinar las cosas despacio, como se hacía antes. Por eso, no soy para nada partidaria de las ollas exprés, aunque reconozco que son muy útiles para hoy y la falta de tiempo. En fin, en eso soy como nuestras abuelitas. Me gusta ir probando y rectificando. Esta carne deliciosa salió muy tierna y sabrosa. En estas fiestas, los demás días, como también hay que comer, unas carrilleras es un plato rotundo que solo necesitaría una ensalada para complementar un buen menú.

Ingredientes. 1 cebolla grande, 1 zanahoria grande, 2 dientes de ajo, 2 carrileras por persona, brandy, pimienta negra en grano, 1/2 litro de caldo de carne, 1 pimiento verde italiano y 1 rojo, harina.

Rehogamos en una cazuela la cebolla partida en palmera y el puerro en rodajitas, añadimos la zanahoria también en rodajitas, los pimientos cortados en trocitos y los dos dientes de ajo. Bajamos el fuego y las pochamos durante diez minutos; a continuación regamos con el brandy y subimos el fuego para que se evapore el alcohol. Antes habremos dorado la carne para que se selle y no suelte sus jugos, después de salpimentarlas. y pasarlas ligeramente por harina, y las reservamos. Es ahora cuando añadimos el caldo y la carne. Una vez tiernas las carrilleras podemos triturar las verduras para hacer la salsa; la pasamos por el chino o colador. Yo no las trituré, porque me gusta encontrarme las verduritas. En el primer caso, se añade la salsa a la carne para que den un hervor juntos. Yo lo acompañé con patatas fritas, pero como iba con prisa las corté de cualquier manera, cortadas en triángulos quedan más bonitas. ¡De sabor, superior!

Picasso y el Minotauro

75

Reproduccion: “Minotauro y yegua muerta frente a una gruta y niña con velo”, Pablo Picasso, 1936

El Minotauro está muy presente en la obra de Picasso y lo representa en diversas obras, esta en concreto refleja muy bien la fuerza , brutalidad y lujuria del mito del Minotauro que fue concebido por Parsifae, esposa de rey Minos de Creta, cuando esta se apareó con un toro. La consecuencia de esta relación fue un ser que tenía el cuerpo de un hombre y la cabeza de un toro. Para el pintor, el minotauro representaba la naturaleza dual del hombre. La mitología nos habla de que lo mantuvieron en el laberinto y que cada siete años se le ofrecían siete jóvenes y siete doncellas para su sacrificio. Y fue Teseo, el héroe, el que se ofreció como víctima y el que consiguió matar a la bestia consiguiendo escapar del laberinto gracias a un ovillo que le había dado Ariadna, la hija de Minos.

Cuando la esposa del pintor, Olga lo abandona, este se refugia en el sur en Juan les Pins, en la Riviera francesa. Su amante estaba embarazada y la Guerra Civil española le afectaba muy directamente, de modo que durante este periodo se dedicó a escribir poesía surrealista y a pintar escenas brutales, como esta en la que el minotauro, que acaba de dar muerte a una yegua, muestra en su rostro una bondad y una sonrisa que contrasta con el horror de la niña tapada con un velo. Una alegoría más de las que el maestro, a su manera, hace un alegato contra la guerra y la brutalidad d los hombres

Crema de Berberechos

004

Estos son días de celebraciones y en España todo lo celebramos alrededor de una mesa con comilonas, aperitivos y turrones. Y aunque este año por la pandemia somos menos, no falta la ilusión de preparar cosas nuevas y las de toda la vida, En cada familia hay tradiciones que tratamos de no perder, platos que se han hecho siempre y otros nuevos que vamos incorporando .Hoy, por ejemplo, que es S. Esteban, lo tradicional son los canelones que se toman en Cataluña. Cada región tiene sus propias tradiciones.

Esta crema de berberechos lo hemos incorporado a los aperitivos y creo que ha venido para quedarse porque nos ha encantado. y se hacen solos.

Ingredientes: Queso en crema Philadélfia, una lata de berberechos y pimienta al gusto. Patatas fritas de bolsa o palitos de zanahoria

Mezclamos en un bol el queso crema con un poco de caldo de los berberechos con un tenedor hasta que quede una mezcla espesa, añadimos los berberechos y listo. En otro bol ponemos patatas fritas o palitos de zanahoria para ir cogiendo la crema. ¡Más fácil imposible y está de chuparse los dedos!

¡Felices Fiestas!

010

Foto, Bárbara.

Siempre seguimos pidiendo para todos unas Felices Fiestas, salud y paz entre los pueblos, que falta hace, y que se vaya por fin este año que precisamente no se ha portado nada bien. Mi cariño para todos los que habéis perdido un ser querido por esta pandemia que tardaremos en olvidar.

William Etty

413

Etty, William, 1787-1849; Fruit (Grapefruit and Oranges)

Reproducciones: 1º Desnudo femenino durmiendo; 2º Autorretrato, 1823; 3º Desnudo sentado; 4º Frutas

Oriundo de York, a una edad muy temprana, solo con doce años, se puso a trabajar en una imprenta, donde permaneció siete años. Su vocación le llevó a Londres donde recibió instrucción en la Real Academia bajo la dirección de Thomas Lawrence. Allí se dedicó a copiar a diversos maestros, consiguiendo unas tonalidades de piel de gran realismo y calidad, aunque no la aprobación de la crítica. Fueron unos años duros con poco éxito comercial, pero a partir de 1820 su obra “La llegada de Cleopatra a Cilicia” tuvo una gran acogida. Por sus desnudos se ganó la fama de indecente en aquella sociedad mojigata; no obstante, la fortuna le comenzó a sonreír y pronto alcanzó la fama y el reconocimiento oficial. Fue elegido miembro de la Real Academia. Trabajó siempre con  modelos desnudos reales, algo que sus colegas consideraban inadecuado. Sus retratos y naturalezas muertas alcanzaron una enorme calidad y fue considerado un artista completo; de hecho fue el primero en pintar naturalezas muertas. Muy tímido, nunca se casó y vivió siempre con una sobrina. Murió en 1824 y nunca se desvinculó de su York natal contribuyendo a crear la primera escuela de bellas artes.

El primer desnudo, de gran factura, me lleva a la siguiente reflexión: ¡Hay que ver lo que dio de si la “Venus del espejo” de Velazquez!, reinterpretada por tantos pintores a lo largo de la historia. El bodegón o naturaleza muerte lo encuentro realmente bueno y el autorretrato es magnífico. 

Garbanzos gratinados con hierbabuena

008

Receta y fotos: Bárbara

Parece una tortilla, pero no, se trata de garbanzos gratinados con mahonesa por encima. Procuro poner recetas sencillas, para andar por casa, con ingredientes que normalmente tenemos en la despensa y que nos solucionan una comida sin complicarnos la vida, pero que a la vez estén buenísimas, fáciles y sin que no tengan un coste elevado. Esta reúne todos los requisitos. Yo la hago con garbanzos Pedrosillano, pero lo mismo sirven los que vienen ya cocidos en bote de cristal, con lo cual el primer paso que es cocerlos nos lo saltamos. Tal como está el pescado de contaminado y la carne que no nos conviene tomar demasiada, al final nos tenemos que ir cada vez más a los productos de la huerta y a las legumbres. Pido disculpas por la foto, pero no quería emplatar más bonito para que se viera el conjunto tal como sale del horno.

Ingredientes: Garbanzos, salsa de tomate frito, mahonesa, a ser posible casera, cebolla y hierbabuena.

Ponemos la víspera a remojo los garbanzos con bicarbonato; si son de bote, con escurrir el agua y lavarlos bien es suficiente. Los cocemos y, si ya vienen cocidos, cuando estén listos los escurrimos y colocamos en un recipiente para el horno. Hacemos un sofrito con la cebolla y la salsa de tomate. Se lo añadimos a los garbanzos y mezclamos bien. Y ahora es el momento de agregar unos trocitos de hierbabuena, mejor si es fresca; no escatimemos, porque es la gracia de este plato. Mientras habremos hecho una mahonesa casera con la que cubrimos todos los garbanzos. Solo queda meter el recipiente en el horno unos pocos minutos a gratinar, si nos despistamos, se nos puede quemar la mahonesa. Más fácil imposible. ¡Y buen provecho!