Matissse y “Las flores del mal”

1

 

2

En múltiples ocasiones las firmas más reputadas de los pintores se han puesto al servicio de las obras insignes de la literatura; así la pintura y la literatura se alían para producir obras para deleite de todos, aficionados y coleccionistas. Ya hemos visto, en su momento, las ilustraciones de Dalí para “El don Juan Tenorio” y “Alicia”, y la “Lisístrata” de Picasso… Pero ha habido otras muchas, como sucede con la obra de Baudelaire “Las flores del mal”, que ha tenido muchas versiones ilustradas, como la de Rodín o esta de retratos esquemáticos de Matisse desprovistos de todo artificio, donde la línea pura y simple es la única protagonista. Esta versión se publicó en 1947 por la Bibliothéque Française.

Los girasoles marchitos

IMG_1038

Foto: Bárbara

IMG_1044

Foto: Bárbara

Hay flores tan hermosas que hasta el paso del tiempo les sienta bien; ellas no necesitan cremas de belleza que rellenen los surcos, alisen y den esplendor al encanto con que la naturaleza les dota. Simplemente envejecen tan bien que da gusto verlas en su sencillez, sin artilugios, sin trampas ni cartón. Es una bonita lección que deberíamos aprender, porque no hay nada tan bello como un rostro surcado, marcado por arrugas que la vida deja…

Dalí y Lewis Carol

 

 

 

1

2

3

Para celebrar el 150 aniversario de la publicación del libro “Alicia en el país de las maravillas” de Lewis Carol se hizo una edición muy especial, que contaba con ilustraciones de Salvador Dalí;  la iniciativa partió de un editor de Random House e impresa por Princeton University Press en los años sesenta. Cada uno de los ejemplares fue firmado por Dalí y venía con una introducción de Marcos Burstein, presidente de la Sociedad Lewis Carol de América del Norte y del matemático Thomas Banchoff. Sin duda es una edición muy codiciada por los coleccionistas.

André Lhote

 

5

“Bañistas en el bosque”,1911

 

12

“El árbol rosa”, 1908

 

 

 

 

14

Paysage Fauve à l’Estaque, 1909

Contemporáneo de los maestros del cubismo, se vinculó al mismo con pasión. Y aunque la crítica no lo alinea al mismo nivel de un Braque, Gris, o Picasso, su trabajo como divulgador, analista, enseñante y crítico le otorgaron una gran popularidad y renombre internacional, sobre todo por las traducciones de su libro “Tratado del paisaje”. Su obra, bien construida, sólida, formalmente correcta y sin romper moldes, conviene tenerla en cuenta a la hora de examinar el cubismo. Personalmente me encantan sus cuadros de paisajes, que tienen algo de cezanescos, y el primero de ellos me lleva en particular, sin duda, a las bañistas del mismo pintor.

 

8

André Lhote impartiendo clase.

Girasoles

IMG_0967

Girasoles. Foto: Bárbara

 

IMG_0961

Girasoles. Foto: Barbara

Acaba de caer un chaparrón primaveral, de esos cortos, pero acompañados de aparato eléctrico y he temido por los girasoles; cuando ha terminado he salido al exterior y he visto con agrado que estaban tan campantes, como si no fuera con ellos. Se ve que son fuertes y nada les asusta, aunque el giro de algunos pétalos puedan dar la impresión de que, de poder, se hubieran puesto al abrigo y salir corriendo o bien que se intentaban sacudir el agua de encima, igual que hacen los perros cuando terminas de bañarlos… En fin, son elucubraciones mías.