José Luís Peixoto, “En tu vientre”

 

1

José Luís Peixoto es una de las figuras más reconocidas de las letras portuguesas. Su obra ha sido traducida a más de quince países de todo el mundo. Quizás fue “Cementerios de pianos” la obra que lo lanzó definitivamente a nivel internacional. Alguien que se acerque a “En tu vientre” sin saber nada de este autor se dará cuenta de inmediato de que se trata de una obra magníficamente escrita y que el argumento o pretexto es un arma que le permite conjugar varias voces para indagar en la creación, en la relación que se establece entre el autor y la palabra, paralela a la que existe entre la madre y su hijo. Lo inteligible, el misterio de la creación, la fe depositada en lo intangible se sustancia a través de Lucía, la niña lusa que afirmó que se le aparecía la Virgen; pero no se trata de un libro estrictamente religioso o mariano, y tampoco se trata de afirmar o negar si los hechos se produjeron o no, se trata de narrar a través de la niña el citado misterio de la creación, incluida la voz de la madre del autor. La investigación  sobre el poder de las mujeres, que transmiten la vida, sus sentimientos, su papel en ese mundo rural, sus vidas a pesar de ellas. Un libro en definitiva para la reflexión, para una lectura sosegada, para degustar el sabor de las palabras bien encadenadas en una prosa poderosa, subyugante.

Publicado por Literatura Random House, 2017.

Flor de Pascua

 

IMG_0815

Foto: Bárbara

 

En esta época del año todo se viste de verde y rojo. A mí, curiosamente, la flor de Pascua me recuerda a otras latitudes donde se celebra la Pascua en mangas de camisa. Era cuando vivía en las Islas Canarias y cuando, para ir todos los días al Instituto, tenía que atravesar el parque de la ciudad de Tenerife; allí la flor de Pascua formaba hermosos  arbustos que contrastaban con los enormes bambúes que formaban un pasillo lateral tan espeso que parecía la nave de una catedral; se unían allá en lo alto y yo me sentía allí al abrigo de cualquier contingencia. Era un lugar realmente hermoso. Por estas fechas, compramos la flor de Pascua para adornar nuestras casas; personalmente es lo que más me habla, me dice que llega la Navidad, al margen de las creencias religiosas que cada uno pueda tener: es un tiempo de reencuentro familiar, de amistades, de celebración y, al fin, de regeneración, de promesas de que la vida sigue, aunque en el año que termina algunos seres queridos se hayan ido para siempre. Por esto último es, como la vida misma, una mezcla de sentimientos que nos deja un sabor agridulce.

Ensaladilla de huevas

 

 

IMG_0807

Fotografía y receta: Bárbara

 

Deliciosa ensaladilla cuya base principal es el arroz blanco. Una vez hecha la dejamos en la nevera hasta el momento de utilizarla. Las huevas vienen prensadas y se comercializan  como si fuera un embutido envueltas en una especie de “piel”; con una vinagreta simplemente están muy buenas.

Ingredientes: Arroz, lechuga, variantes, alcaparras,  salsa mahonesa, huevas.

Hervimos el arroz con agua salada. Escurrimos bien. En un cuenco ponemos el arroz, los variantes, las alcaparras y la salsa mahonesa (mejor si esta es casera). Quitamos la piel a las huevas y las cortamos en rodajas. Cortamos la lechuga en tiras y la aliñamos con aceite, vinagre y sal. Añadimos la lechuga y las rodajas de huevas y más salsa y mezclamos bien. A esta ensaladilla  se le puede agregar unas gambas cocidas. El resultado es sorprendentemente bueno.

 

Lobo Lunar

1

 

Tras aquel profundo aullido, Lobo miró embelesado a la Luna. El aire se había aquietado, pero aún, las ramas de los árboles salpicaban el suelo con blancos copos de nieve; él buscó, olfateando el aire, el camino de vuelta a la lobera; el frío era polar. La sangre de la pata herida era negra, seca y aun así se lamió el pelo gris apelmazado; a lo lejos oyó los cascabeles de un trineo y creyó ver la silueta gruesa de un anciano que cabalgaba los sueños infantiles hacia caminos vedados para él. Su suerte estaba echada, maldita por su condición de predador; lo supo desde el momento en que aulló a la Luna por primera vez; inexorablemente soñaría con caperucitas.

Palatino de Vandalia

 

 

PORTADA

Este ejemplar, escrito por Manuel López Flores en 1947 y publicado en 1963, es un sorprendente y singular libro de caballerías que aparece en la primera mitad del siglo XX, como si el autor no fuera con los tiempos en los que le tocó vivir. Personalmente no tengo constancia de ningún otro autor contemporáneo que escribiera libros de caballeros andantes. Esto, ya de por si es un dato que dota al libro de una originalidad muy notable y más si vemos que está escrito en un lenguaje arcaico, remedando el de los libros de caballerías; valga el ejemplo siguiente: el título del capítulo 26, “Donde se relata por menudo el extraordinario suceso, que se puede tener por aventura, que le acaeció a nuestro héroe, con ocasión de su primera salida como caballero andante” o el del XIII, “De los discretos coloquios que pasaron entre el escrupuloso doncel y su prosaico y ladino escudero”. Por otro lado, es curioso que la mayoría de los personajes del libro lleven nombres relacionados con la Química, como el mismo Palatino (platino), Litio, Rutenio, Argón, Cuprum (cobre)… Este ejemplar está encuadernado en tela editorial con dorados y gofrados.

Son evidentes, como no podría ser de otra forma, los paralelismo con el “Quijote”.

 

2