Archivos

Las de pitimí

005

Foto Bárbara

De vuelta a casa tras un finde estupendo en Alicante, me encuentro con que los rosales de pitiminí se han puesto como locos; los capullitos se han abierto y me reciben así de bonitos, luciendo ese color rosa subido como si se ruborizasen de puro placer. ¡Eso es tener un buen recibimiento!

La rosa

005

Foto Bárbara

Después de un mes de lluvia, frío y mal tiempo, por fin los rosales se están portando de lujo. Los de color rosa, de tamaño más pequeño, están cuajados de capullos que van abriendo a su aire y como debe ser; el rosal amarillo, que ha crecido a lo ancho, de momento solo tiene una rosa, pero la de la fotografía es la primera del rosal rojo que este año quizás debido a las lluvias está mejor que nunca.

Lantanas

037

Fotos Bárbara

De pequeña tuve la suerte de vivir en Ciutadella de Menorca; en el jardín había unas lantanas como las de la foto, de color banderita española. Siempre me han gustado las de este color, aunque también tengo las lilas, pero en mi memoria siempre estaban las primeras, las de mi infancia. Y hace unos años las planté, porque era casi una necesidad, como recuperar algo de aquel jardín donde las prunas amarillas y lilas colgaban de los árboles con ese punto de acidez que al cogerlas antes de tiempo me dejaban en el paladar… Menorca siempre en el paladar y en la memoria.

Brotó la morera

080

Foto Bárbara

Recortada sobre el cielo azul, la morera brota y sus hojas nuevas parecen recorrer un camino hacia lo alto, encaramándose para ver quien llega más arriba. Las hojas nuevas, con ese verde fresco, se balancean según hacia donde sople el viento. Luego vendrán las moras, dulces, oscuras y el suelo se llenará de manchas moradas; los niños las pisaran con la misma alegría que saltan sobre los charcos y los perros las olerán para escudriñar el nuevo olor estacional. Mientras miro la morera, veo que este año toca pulgón, porque las hormigas se afanan y pienso que se han cebado con la hiedra, que, bien tupida, me resguarda de las miradas de los vecinos…

LA HIGUERA

003

Foto, Aurelio Serrano

El primer higo de la temporada. Así de rotundo, tieso y redondo como cada año, nos anuncia que sí, que ya por fin, oficialmente mañana comienza la primavera. Ya se que siempre me adelanto, quizá porque me encanta acechar con y sin disimulo los primeros brotes y porque tengo ganas de ver como se renueva el ciclo de la vida.

La esperada primavera

041042

Fotos, Bárbara

Estas fotos pertenecen a una serie que hice hace unos años y que me apetecía subir ahora, cuando el polvo sahariano lo cubre todo. Dicen que cada vez será más frecuente este fenómeno y digo yo que será cosa de la globalización, es un decir, pero si eso es también el efecto de la desertización a la que estamos abocados, será cuestión de buscar unas chilabas y hacernos al ánimo.

Después de la poda

002001

Fotos. Aurelio

Después de la poda, a esperar la llegada de la primavera. El sol de la tarde dora las ramas, que despojadas de todo lo superfluo, se muestran desnudas. Este desolado panorama, no obstante, presagia nuevos brotes, el nuevo ciclo que se renueva. Desde mi jardín los bambúes acompañan la poda; ellos son los únicos que no brotarán, pero les acompañan en este ciclo de vida.

La flor del almendro

almendro

Foto: Jesús Juárez

Impresionante fotografía que refleja muy bien el momento en que los almendros comienzan a florecer en estas latitudes. En esta época invernal pasear por el campo contemplando esta maravilla, me lleva a sentir la emoción que profesan y sienten los japoneses cuando, con un sentido casi religioso, van a contemplar cómo florecen los cerezos. Nuestra cultura no es tan delicada ni siente la devoción por la naturaleza y sus prodigios como ellos, aunque creo que los más jóvenes son más ecologistas y respetan el medio ambiente como nunca antes. Eso es tan positivo como el sentido animalista, de modo que vamos por buen camino. ¡Gracias, Jesús, por esta belleza!

La platanera, no nos olvidemos de La Palma

001

Foto, Aurelio Serrano

En los hermosos jardines del Hotel Huerto del Cura hay además de muchas palmeras de distintas clases, plataneras, un sinfín de especies vegetales que son un regalo para la vista. Allí todo es verde y solo se oye el piar de los pájaros; las palomas torcaces, tórtolas, mirlos y gorriones están es su paraíso particular. Paseando por sus jardines nos encontramos con esta piña de platanera que se iba llenando de frutos. Enseguida pensamos en La Palma y en los días tan dolorosos que están pasando los isleños mientras ven como su medio de vida se degrada, se pierden las cosechas de los agricultores, sus enseres, y sus viviendas. Es desolador, terrible como la peor de las pesadillas. ¡Ayudemos a La Palma!

El Bambú

004006009010

Fotos, Bárbara

Hace unos años encontré en un vivero unas cañas de bambú, que desde que era jovencita me entusiasmaban, desde que las vi por primera vez en el parque de Santa Cruz de Tenerife. Allí habían plantado a ambos lados de un camino cañas de bambú, que habían crecido tanto que se juntaban en lo alto formando un espacio espectacular que parecía cerrar el aire formando un lugar de cobijo, paz y sosiego al amparo de cualquier intromisión. Esa visión siempre la llevo conmigo como algo inusual y antes nunca visto. ¡Precioso y singular!