Archivos

El rosal rojo

016

036

Fotos, Bárbara

Las hojas del rosal recortándose contra el cielo, para mí como pintora, me producen la misma emoción que contemplar la belleza de una obra de arte. Y me pregunto si, en el día a día, somos capaces de maravillarnos con todo lo que nos rodea; siempre lo digo y me repito, nada se puede comparar con la naturaleza, con su fuerza que hace que se renueve cada temporada todo lo que en invierno se ha agostado. Ese milagro a fuerza de verlo desde que nacemos a veces nos puede pasar desapercibido o no le damos la importancia que tiene, pero para mí que no creo en los milagros, este si lo es.

Helechos

092091090

Fotos, Bárbara y Aurelio

Tener en Murcia helechos de casi un metro de alto en nuestro mini garden es, aparte de impensable por el clima tan caluroso, como poco muy exótico. Por la mañana temprano, en los días como hoy que rondaremos los 34 grados, es muy reconfortante abrir la puerta y encontrarte con la sorpresa de que parece que te has transportado durmiendo milagrosamente al norte. Tanto verdor gracias a esta planta de los periodos del Jurásico, por lo menos, es de agradecer, porque todo empezó por uno que se había colado en un maceta de aspidistra que me regalaron. Y como se ve en la última foto, que es de Aurelio, el sol curiosamente tampoco las quema. Me da que alguna deidad protectora cuida de nuestro mini jardín.

Raras pero muy bonitas

012010

Fotos, Bárbara

Esta planta carnosa no la conocía y por la dichosa pandemia me he cuidado muy mucho de ir al vivero, que es uno de mis lugares preferidos por donde pasear y disfrutar de las vistas. Hay uno que es mi preferido, porque te da la sensación de repente de estar en medio de la selva y ya te ves con ropa de Indiana Jones, con un machete en la mano, y solo te falta oír el grito de Tarzán, que Chita se te cuelgue al cuello o paseando con Sean Conery de liana en liana buscando la planta que cure todos los males. En fin, es una de esas cosas de las que nos hemos visto privados y, aun así, rogando por todos los que lo están pasando mal y sumando un día tras otro, contando sin ver el fin a esto. Volviendo a la selva imaginada, a su falta, pasé por un chino que está cerca de casa y que tiene en el exterior un sinfín de plantas que milagrosamente se han ido multiplicando, de modo que parece la multiplicación de los panes y los peces, lo digo porque la cosa empezó tímidamente, con unas poquitas macetitas y ahora es un vergel donde sin que él me vea hago fotos a sus plantas, me escondo ladinamente y debo decir que alguna vez me ha pillado. De todas formas ya somos amigos, porque siempre le compro algún hallazgo como esta planta, cuyo nombre desconozco, pero que debe ser china porque me dio “las galasias” con una amplia sonrisa de satisfacción.

Rosas rojas

007006008009

Fotos, Bárbara

Este año el rosal de rosas rojas está floreciendo como nunca. Y además son rosas de las de antes, las que tienen un perfume increíble. Siempre me he preguntado por qué las rosas no olían ya, por qué, cuando alguien te regalaba un ramo de rosas, no olían nada; pensaba que a lo mejor tenía que ver con el sistema de cultivo, de la misma manera que los tomates ya no huelen y casi ni saben y un largo etc. de hortalizas insípidas. Este año Aurelio, mi jardinero particular, les echa los posos del café y esta claro que se han vuelto adictas y agradecidas, aunque no es el café que más les guste, que es el café café, no el descafeinado, pero como no sé si tienen la tensión alta, pues eso, todos descafeinados. ¡Así es la vida! Con tensión alta o sin ella, están preciosas.

Jazmin de la India

IMG_1882IMG_1878

Fotos, Bárbara

En otra ocasión ya puse alguna foto del jazmín de la India que no conocía y cuya belleza me cautivó. Y, aunque este año de pandemia no he vuelto a ir al vivero al que siempre voy y que está relativamente cerca de casa, guardo algunas fotos de cuando se hacía vida normal. Me pregunto muchas veces si, pasado un tiempo, volveremos a vivir como antes. ¡Lo echo tanto de menos!

La buganvilla

001

Foto, Jesús Juárez

El botánico francés Bouganville le dio su nombre a esta especie tan hermosa, cuyas distintas variedades producen flores desde el rojo al magenta en esas cascadas de belleza indiscutible. De pequeña, cuando vivíamos en Ciudadela (Menorca), había una en el jardín de color lila, que caía sobre un banco de azulejos, formando un rincón delicioso donde me gustaba esconderme, eso pensaba yo, porque me sentía segura en aquel espacio que daba alas a mi imaginación de niña. Preciosa foto, donde el contraste de color entre el azul del cielo y las flores es todo un espectáculo que debo a la generosidad de Jesús; mil gracias.

La primera

005

Foto, Bárbara

La primera rosa de esta primavera ya está aquí. Este año le ha tomado el puesto al rosal rojo que eran las que primero salían; ha sido trasplantarla a otra maceta más grande y se ha esponjado de satisfacción. Y ya hay dos más a punto de abrirse. Presiento que los rosales amarillos van por el mismo camino.

¿Se abre paso el buen tiempo…?

024026018

Fotos. Bárbara

Por aquí llevamos unos días, como hoy, esplendidos, y las plantas comienzan a lucir sus mejores galas; un tímido sol mañanero deja paso a mediodía a un sol que calienta hasta la médula. Parece ser, no obstante, que esto va a durar poco, dicen que el tiempo cambiara a peor este fin de semana; pero mientras ¡que nos quiten lo bailao!

Otoño en mi jardín

IMG_1984IMG_1983IMG_1981

Fotos, Bárbara

Las flores de la bignonia están así de esplendidas a principios de diciembre. No se puede pedir más. Recuerdo el día en que mi cuñado Antonio se presentó en casa con esa planta, entonces pequeñita, porque él tenía una en su casa de campo y crecía que daba gusto verla. Nunca pensé que en el poco espacio de tierra que tengo crecería con las mismas ganas y generosidad. Y ahí sigue adornando nuestros días. ¡Gracias Antonio allí donde estés!

Rosas rosas

002001003004

Fotos , Bárbara

Son capullos que acaban de abrirse ahora, me diréis que están algo desenfocadas, pero me gustan así, como si el color se difuminara. Es una manía que tengo que he utilizado mucho en mi pintura; que todo se impregne del mismo color, que se fundan los contornos y que haya una especie de atmósfera alrededor.