Archivos

Las flores de Egon Schiele

30

“Girasol”, 1916

29

“Crisantemo Rojo”, 1910

32

“Campo de flores”

28

“Girasol”

36

“Flores estilizadas frente a un fondo decorativo”, 1908

La acusada personalidad de Egon Schieler, que difícilmente se confunde con otros artistas, sobre todo en el tratamiento de la figura,  quizá por su dureza, nos sorprende en este apartado donde afronta su acercamiento al mundo vegetal con una delicadeza, belleza, armonía y originalidad en ciertos casos que emociona y conmueve. Personalmente me entusiasman todos.

Sol y sombra

IMG_1553

Foto: Bárbara

IMG_1554

Foto: Bárbara

IMG_1555

Foto: Bárbara

El sol juega entre las hojas de las aspidistras y yo en la tumbona intento captar el juego que hace que las hojas cobren vida de otra manera.

En un balcón, resguardadas de la lluvia

DSC_0008

Foto: Bárbara

DSC_0010

Foto: Bárbara

DSC_0013

Foto: Bárbara

Llueve, pero como suele llover por estas tierras, poco y con mesura, aunque casi toda España esté con tormentas y aguaceros. Este Levante nuestro sediento y reseco que ansía el agua que tanta falta le hace, se queda a medias. La gente de los pueblos, que es muy sabia, ya lo dice: Nunca llueve a gusto de todos.

Los geranios

IMG_1378

Foto: Bárbara

IMG_1383

Foto: Bárbara

Por aquí la primavera ya se ha instalado y como todos los años la mariposa africana hace estragos en los geranios depositando los huevos en los tallos que terminan negros y comidos por dentro. Dejé de comprarlos hace tiempo pero vi, el otro día, en el vivero estos de color tan bonito que no pude resistirme y para que se fastidien las  puñeteras mariposas africanas los he puesto en la cocina detrás de la ventana donde tienen todo el sol que necesitan. Espero que así se libren de esa plaga porque antes ni con insecticidas específicos había forma.

 

Brotando el rosal

IMG_1335

Foto: Bárbara

 

IMG_1347

Foto: Noa

Hoy ha sido un día azul, si  es que se puede decir que los días tienen colores, entre otras muchas cosas porque Noa está con nosotros y ella por sí sola pone notas de color a todo lo que la rodea. Quizá por eso también el cielo comparte nuestra alegría y se ve limpio y claro como pocas veces. Hemos plantado un geranio y rellenado con sustrato las jardineras y el habitáculo de los peces, porque hemos decidido que en su lugar vamos a plantar papiros, ya que los pobrecillos con las altas temperaturas de estas tierras se cocían en verano. Y para completar el día hemos estado haciendo fotos en el jardín y, como veis, ella con sus siete años hace las cosas así de bien.

Jardín de Musgos

 

 

 

DSC_0911

Fotografía y colección de A. R. S. O

DSC_0917

Fotografía y colección de A. R. S. O

 

DSC_0913

Fotografía y colección de A.R.S.O

DSC_0912

Fotografía y colección de A.R.S.O

La pasión por la naturaleza lleva a muchas personas sensibles que viven en grandes ciudades a contrarrestar su ausencia de diversas formas y maneras; a coleccionar bonsais, a plantar en balcones y terrazas una pequeña huerta con tomates, a cultivar brotes…, pero nunca había visto que alguien buscara, y encontrara, en los lugares más insospechados distintos tipos de musgo. Estas fotos son la prueba de una colección francamente hermosa. Siempre digo que, si hoy yo tuviera treinta años menos o incluso veinte, me iría a vivir a un pueblecito de esos tan bonitos que se están despoblando por toda nuestra geografía; pueblos de una belleza ruda al borde de riachuelos, rodeados de árboles, donde aún cantan los pájaros por las mañanas… en fin cada día añoro más el campo, la naturaleza. Ya sé, ya sé que muchos son urbanitas convencidos, que necesitan de los teatros, los cines y todo lo que de diversión y espectáculos ofrecen las metrópolis; yo también de tarde en tarde, pero eso se soluciona con alguna escapada, mas el día a día, la calidad de vida, para mí, está en los pueblos donde la gente se conoce y se ayuda, y se saluda, donde el contacto suele ser más humano, aunque de todo hay; no soy del todo tan ingenua ni idealista.