Archivos

Los girasoles marchitos

IMG_1038

Foto: Bárbara

IMG_1044

Foto: Bárbara

Hay flores tan hermosas que hasta el paso del tiempo les sienta bien; ellas no necesitan cremas de belleza que rellenen los surcos, alisen y den esplendor al encanto con que la naturaleza les dota. Simplemente envejecen tan bien que da gusto verlas en su sencillez, sin artilugios, sin trampas ni cartón. Es una bonita lección que deberíamos aprender, porque no hay nada tan bello como un rostro surcado, marcado por arrugas que la vida deja…

Girasoles

IMG_0967

Girasoles. Foto: Bárbara

 

IMG_0961

Girasoles. Foto: Barbara

Acaba de caer un chaparrón primaveral, de esos cortos, pero acompañados de aparato eléctrico y he temido por los girasoles; cuando ha terminado he salido al exterior y he visto con agrado que estaban tan campantes, como si no fuera con ellos. Se ve que son fuertes y nada les asusta, aunque el giro de algunos pétalos puedan dar la impresión de que, de poder, se hubieran puesto al abrigo y salir corriendo o bien que se intentaban sacudir el agua de encima, igual que hacen los perros cuando terminas de bañarlos… En fin, son elucubraciones mías.

Casi en primavera

 

 

FLORES CHINO 2018 006

Foto: Bárbara

Quedan cuatro días para que la primavera esté presente a pesar de que medio país esté nevado, pero por aquí, como siempre, la naturaleza va a su aire y a lo suyo, cosa que por otra parte se agradece. Dense una vuelta por los viveros y ya verán como se han espabilado las plantas y las flores coquetean que da gusto…

FLORES CHINO 2018 012

Foto: Bárbara

A orillas del río Bernesga II

IMG_9644

Río Bernesga. Foto: Bárbara

IMG_9645

Río Bernesga. Foto: Bárbara

IMG_9646

Río Bernesga. Foto: Bárbara

A su paso por la ciudad de León, el río Bernesga deja rincones que el paseante recorre sin dificultad, disfrutando de sus recodos llenos de flores, escuchando el ligero susurro de sus aguas tranquilas.

 

Encogida de frío

 

003

Después. Foto: Bárbara

Una dalia encogida de frío. De sobras sé que en general las flores no se encogen de frío, pero eso fue lo que pensé cuando vi a la pobre antes, tan hermosa, tiesa y estirada, mostrando toda su belleza, en todo su esplendor y ahora cerrándose sobre sí misma, como protegiéndose de las inclemencias del tiempo. Igual que los pobres gorriones que se paran en mi ventana que veo desde la cama, volando de rama en rama, piando algunos, protestando por que ni las hojas les resguardan ya. Cuando ayer amaneció lloviendo, vi a uno mojado como un pollito indefenso en el alféizar mientras yo intentaba volver al mundo de los vivos arropada, tapada con el edredón hasta los ojos. Y pensé en lo mal que está repartido el mundo…

 

002

Antes. Foto: Bárbara

Raíces y hojas

 

074

Foto: Bárbara

 

 

Todavía las hojas que cayeron en otoño alfombran los caminos dejando ver en parte las raíces que se resisten a vivir bajo tierra. Ahora será la nieve la que termine por hacer el humus que fertilice nuestros pasos; aquellos que nos hacen volver, aunque sea solo con la imaginación, a los lugares tan queridos que todos llevamos dentro. Y no será la distancia el obstáculo para poder transitar por ellos, será de nuevo la nostalgia, la fértil memoria y los vientos gélidos del invierno, los que nos devuelvan los sentimientos de amor hacia la Ítaca perdida de cada cual. Ulises viaja con nosotros, también en estos días, refugiados ante el hogar, cuando contemplamos como fluyen las lenguas de fuego, oyendo  el crepitar de la madera como la música ancestral que nos conmueve…

 

080

Foto:. Bárbara

Dalias

 

018

Dalias. Foto: Bárbara

 

Son días de poda. Las lantanas, ahora, son solo troncos leñosos casi a ras de suelo. Parece mentira que en un espacio pequeño, como es este, quepan tantas hojas; tantas, que al abrir la puerta de la casa se cuelen un montón de ellas. Con el jardincillo pelado, aún se nota más el frío. Miro las dalias o mejor dicho, lo que queda de ellas y me sorprende ver que a pesar de tanta desolación están brotando tallos verdes y que incluso una gitanilla, a mis espaldas, luce brotes que explotarán en  flores rosas. Y me digo, para mis adentros: ¡que fuerza tiene la naturaleza! y que la vida se abre paso sin pedir permiso. Y me alegro de que eso sea así y de que todo siga su curso… Ya me imagino las dalias naranjas y amarillas junto con las de color de rosa, cuando en abril, con la primavera caminando hacia el verano, nos regale los mejores colores de una paleta tan difícil de imitar. Y yo sola me sonrío pensando en el esfuerzo inútil de los pintores… entre los que me encuentro.