Salvaje atentado contra la libertad: Je suis Charlie Hebdo

No solo contra la libertad de expresión, va más allá, es un ataque contra todas las formas de libertad en un país laico donde el acto religioso se mantiene como lo que debe ser, una expresión íntima y personal que permite a los ciudadanos la convivencia social con respeto y sin injerencias ni presiones. Es un ataque directo al corazón de la democracia. Es la barbarie de la intolerancia, del fanatismo religioso en nombre de la ira. Y me pregunto en nombre de qué dios… En nombre de dios, el hombre, durante siglos, ha cometido los actos más aberrantes, brutales y sangrientos para doblegar, esclavizar, someter, atemorizar… y se ha hecho en nombre de todos los dioses, de todas las religiones. Los dioses de la ira son los que el hombre ha instrumentalizado a través de los torquemadas.

Recuerdo la mezquita de París como un lugar hermoso, de paz y de sosiego, donde la conversación reposada se mezcla con el té bajo los árboles llenos de pájaros que vuelan libres desde las salas interiores, intercalando luz y sombra con sus trinos.

¿Será posible que algún día cada uno lleve su creencia, si la tiene, en su interior y sea capaz de demostrarla en actos de amor? Hoy por hoy nada más tranquilizador que un ateo.

Hoy todos deberíamos decir muy alto: Je suis Charlie.

16 pensamientos en “Salvaje atentado contra la libertad: Je suis Charlie Hebdo

  1. Totalmente de acuerdo contigo (je suis Charlie aussi!), excepto en la frase “hoy por hoy nada más tranquilizador que un ateo”. Hay ateos que viven su ateismo como una religión y cometen los mismos o parecidos excesos que los fanáticos religiosos.

    • Entiendo que la frase rechine, pero dentro del contexto pienso que es el que no siendo creyente no tiene porqué tratar de imponer sus creencias religiosas porque no las tiene; eso no quiere decir que no tenga una actitud intransigente aunque yo no he conocido a ninguno.
      Detesto cualquier fanatismo venga de donde venga.
      Muchas gracias Joaquín, el amor hacia el otro es lo que debería guiar todos nuestros actos.
      Un fuerte abrazo!

      • Era una simple apostilla por mi parte. Comprendo perfectamente el sentido de tu frase. Si mañana alguien se dedicara a perseguir a los musulmanes o promover su expulsión (o la de los ateos, o los judíos, gitanos, etc.), yo me pondría al lado de los perseguidos.

      • Lo sé, Joaquín, eres un hombre de fe y de buen corazón.
        El problema está en los radicalismos, en la intolerancia; que en el 2015 sigamos así es terrible y descorazonador.
        Un beso.

  2. Totalmente de acuerdo contigo. En nombre de todos esos dioses particulares -el ÚNICO VERDADERO para cada uno- se han hecho las mayores barbaridades a lo largo de la Historia.
    Hermosa casualidad que ayer nos ofrecieras un ejemplo de esa gran cultura árabe, en la figura de un grande de la literatura, Adonis, que todos deberíamos leer y conocer.

    Por la interculturalidad y la tolerancia: ¡moi aussi, je suis Charlie!
    (No puedo olvidar la labor que se hacía, día a día, en mi Instituto Sabina Mora de Roldán).

    • Tú lo has dicho: por la interculturalidad y la tolerancia! La gran cultura árabe a la que entre otras cosas le debemos la transmisión de la filosofía griega, la medicina, las matemáticas… y tantas cosas, obras tan hermosas como “Las mil y una Noches” donde la hospitalidad generosa es una constante de vida cotidiana… en fin me alegro de haberme acordado de su literatura con mayúsculas..
      Un abrazo grande.

  3. Además de fanatismo religioso, por lo que he podido entender la raíz del problema parece ir más a fondo, hacia la inconformidad por el progreso y la libertad de creencias del mundo occidental. Sin embargo,esos actos de barbarie practicados en nombre de la religión son ideologías meramente humanas que no deberían apartar nuestra mente de creer en un Dios Verdadero, ya que no lo representan. Todo es cuestión de leer la Biblia para encontrar a las personas que si se están apegándose a la sabiduría de Dios, aún en tiempos tan convulsionados, que por hechos meramente humanos nos pueden alejar de Dios.
    Se cuan hondo nos cala este tipo de actos y estaremos siempre solidarizándonos con los afligidos y masacrados por la intolerancia, sea del tipo que sea.
    Un fuerte abrazo..

    • ¡Totalmente de acuerdo contigo demiannicolas! Los que intentamos amar a Dios tenemos la gran responsabilidad de no desfigurarlo por nuestras palabras y acciones, sino demostrar (a pesar de nuestros errores y miserias, que, como dice San Juan, “Dios es amor”

    • Creo, Demian Y Joaquín, que el día que seamos TODOS capaces de respetar cualquier creencia el mundo se abrirá a un nuevo orden; lo deseo con fuerza y aunque posiblemente yo no lo vea espero que así sea.
      Muchas gracias por tu comentario, como siempre lleno de buenos sentimientos; este pequeño rincón me llena de satisfacción al comprobar que personas de distintas sensibilidades se expresan con la inteligencia y el respeto hacia el otro.
      Un abrazo grande que llegue hasta México!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s