Archivos

Amedeo Modigliani, desnudos

6

“Desnudo doliente·”, 1908

Cariátide - 1

“Cariatide II”

8

“El gran desnudo”, 1917

9

“Desnudo sentado con las manos en el regazo”, 1918. Museo de Honoluu

El primero de ellos debió de ser el que hiciera con veinte años, del que destacaría las pinceladas gruesas, furiosas, con esa linea negra que refuerza la postura de la cabeza caída hacia atrás. De estos otros, personalmente, me gusta muchísimo el último por su delicadeza y armonía de color. Amedeo Modigliani tiene un estilo tan personal que es inconfundible. Alguna vez he contado que sobre su tumba suele haber una rosa amarilla y una muchacha que le llora sentada sobre la lápida…

 

 

Toyen, pintora surrealista

7

“Fordy”, 1928

4

“Retrato de André Breton”, 1950

10

1927

Artista nacida en Praga en 1902. Se desconoce casi todo de su infancia y adolescencia, pero es a partir de 1918 cuando comenzó a participar en las exposiciones de vanguardia en Praga y en París. Mantuvo una relación de veinte años con el fotógrafo y poeta Stirsky y ambos formaron parte del grupo de vanguardia Devetsil y frecuentaron círculos anarquistas y comunistas. Su verdadero nombre era María Cerminova que cambió para sus obras por el seudónimo de Toyen que algunos consideran que es un diminutivo de citoyen, ciudadano en francés; caso bastante frecuente entre las artistas mujeres a fin de reivindicar su paridad en todo con el género masculino; ella misma se refería a si misma usando el género masculino y solía vestir con trajes de hombre. Durante su estancia en París ilustró libros y revistas de carácter erótico como las que hizo para la obra del Marqués de Sade, “Justine ou les infortunes de la vertu”. Comienza su inmersión al surrealismo cuando vuelve a Praga donde participa activamente en dicho movimiento. Breton junto con Benjamín Péret viajaron a Praga en 1935 y luego ella volvió a París; desde ese momento Toyen participará ya en todas las exposiciones internacionales de los surrealistas. Durante la ocupación nazi ella siguió trabajando en el arte que ellos consideraban “degenerado” y tuvo el coraje de ocultar en su casa al poeta judio Jindrich Heisler. En 1945 marchó a París con la obra de su compañero muerto en Praga y con la suya y ya nunca más volvió a su país. Tras la muerte de Breton la mujer de este la invitó a instalarse en su estudio de la rue Fontaine. Murió en 1980 y está enterrada en Batignolles donde también lo están Breton, Péret y Heisler.