Henri Rousseau II

Henri Rousseau

Henri Rousseau : «Combate de un tigre y un búfalo». 1891. Óleo sobre lienzo, 46 x 55. Hermitage Museum.

 

Henri Rousseau : "Los flamencos".Óleo sobre lienzo, 114 x 163. Colección privada.

Henri Rousseau : «Los flamencos». Óleo sobre lienzo, 114 x 163. Colección privada.

 

Enri Rousseau :"Autoretrato" . 1903. Óleo sobre lienzo. 23 x 19. Museo Picasso (París)

Enri Rousseau :»Autorretrato» . 1903. Óleo sobre lienzo. 23 x 19. Museo Picasso (París)

 

Rousseau (1844-1910)  vivió durante años de su trabajo en servicios de inspección aduanera, de ahí su apodo, pero a partir de 1893 abandonó su trabajo para dedicarse por completo a la pintura, haciendo retratos y enseñando música y pintura en su academia, aun sin tener ninguna preparación académica; con dificultad e ignorado, incluso ridiculizado por los críticos, se fue abriendo camino con un estilo puramente ingenuista, de representación detallista y unos colores al servicio de un lirismo poético muy personal. Desde 1905 crea sus extraordinarias escenas selváticas con fieras y una vegetación exuberante con flores y plantas imaginarias en un ambiente fabuloso poco cercano a la realidad. Su realidad soñada es la misma que alentó el arte de Chagall; se trata de un mundo ingenuo, naïf donde lo alegórico se combina con su esfuerzo para que sus obras sean reales por su minuciosidad; de hecho su realidad quería que fuera «vista» «presencial, cuando lo que consigue es que sea cada vez más visionaria. Admirado como revolucionario por los cubistas, su camino lleva a la pintura naïf a su más alta cota; lo onírico lo hermana con los surrealistas de forma inequívoca.

6 pensamientos en “Henri Rousseau II

  1. Su rostro no parece encajar con los cuadros (parece más adusto y serio), pero me sigue gustando mucho su pintura

    • Pocas veces el rostro coincide con la idea que nos hacemos de los autores. Tiene un poco pinta de bruto -con todo el respeto del mundo-. Es un pintor tan diferente a todos…, celebro que te guste.

  2. Me encanta ese tigre, Bárbara.
    Gracias por estos apuntes, siempre instructivos y sugerentes.
    Creo que el ingenuismo de Rousseau transmite paz. Algo así como la idea de que las cosas no tienen por qué ser tan complicadas como a veces nos empeñamos en que sean. Hasta el ataque del tigre al búfalo queda despojado de toda violencia y pasa a ser una hermosa y serena representación de la naturaleza exuberante.
    Saludos.

    • Ese tigre parece manso como un corderito y más parece que estuvieran jugando en esa jungla ideal. Totalmente de acuerdo contigo, no hay nada que no respire paz.
      Muchas gracias !!!
      Un abrazo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s