Lobo Lunar

Rapsodia precoz que alcanzaba los linderos, Lobo reconoció a la legua los rasgos diferenciales; suspiró y después vomitó o suspiró las resinas y el ámbar dorado de los amaneceres, y decidió posponer el asunto para mejor momento; unos cuantos ciclos entre la manada y listo.

La vio venir adjetivando revuelos, ondas, remolinos rojos… el amor brujo y sus trenzas bajo lenguas de fuego; ¡uff, el cannabis de la abuelita traidora…! El clic en el cerebro y caput: listo para la siesta de la que no se volvía intacto.

6 pensamientos en “Lobo Lunar

  1. C’est une constallation si dangereuse, les deux planétoides, comme dans un cauchemar –
    … comment on fait un “i à deux points” ? ->
    planétoïdes 🙂

  2. ¡Eres genial, Bárbara! Dejas un texto abierto a muchas indagaciones (y divagaciones). Me ha hecho mucha gracia la abuela de Caperucita drogando al lobo con cannabis (un bromista te preguntaría “¿qué fumaste hoy?” 🙂 )

    • Jajaja… me divierte mucho dar una vuelta de tuerca y pensar que el lobo es una victima de la malvada abuelita y de una coqueta Caperucita… fumar fumar lo que dice fumas solo tabaco, soy antidroga; la vida es demasiado bonita como para perderse algo.
      Un beso.

      • Tienes toda la razón. Vale la pena beberse la vida a tragos (me parece que lo decía Victor Manuel en una de las estrofas de “Cómicos”), aunque a veces éstos sean amargos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s