Notre Dame de París y Marc Chagall

Marc Chagall:  "Autoretrato". 1968. 61 x 51. Óleo sobre lienzo. Galería de los Uffizi (Florencia)

Marc Chagall: “Autorretrato”. 1968. 61 x 51. Óleo sobre lienzo. Galería de los Uffizi (Florencia)

 

Marc Chagall: "El árbol de jesé". Óleo sobre lienzo, 150 X 120. 1960. Öffentliche

Marc Chagall: “El árbol de Jesé”. Óleo sobre lienzo, 150 x 120. 1960. Öffentliche Kunstsammlung, Basilea.

 

¿Qué tiene Notre Damme de París? ¿Es real el simbolismo de la barca de Isis-Cité donde se asentó el núcleo de lo que después sería París?; ¿qué relación tiene con las Vírgenes negras, ya que todas reciben el nombre de Nuestra Señora?… ¿qué hace que algunos lugares objeto de culto y peregrinaciones resulten mágicos desde tiempos muy remotos? Siempre me hago esta pregunta cuando esa magia la siento en alguno de esos lugares, no siendo precisamente alguien practicante; lo curioso es que lo que cambia sea el culto, el nombre, la religión: el lugar sigue siendo el mismo. Las religiones mistéricas de la antigüedad se han ido sustituyendo, en apariencia, bajo otros nombres.

Chagall hace al cielo soporte de su pintura, uno de azules intensos donde libremente, sin sujeción ninguna el hombre libre vuela, donde la magia permite que los peces con cabeza de asno circulen y se crucen con arpías, y de Notre Dame brote el árbol de Jesé, que es la representación simbólica de la genealogía de Cristo a partir de la figura de Jesé padre del rey David. En el primer cuadro, su autorretrato, el pintor sostiene en la cabeza un gallo y a una mujer; la total falta de respeto de Chagall por la proporción, por la medida y la lógica lo hacen especialmente atractivo para los surrealistas cuando desembarca en París en 1910; entonces triunfaban estos y los fauvistas, y también posteriormente se dejó influenciar por los cubistas, pero solo admite algún elemento de pasada: su camino era distinto. Chagall, de origen judío, fuera de Bielorrusia necesita poblar su pintura de todo su acervo, los violines, velas, samovares, vacas, su origen y sus raíces, con la ingenuidad de niño; pero desde la fábula, la risa y la comicidad de los inteligentes. Su color,  el color, debe responder a la química, resultado de una intensidad casi alquímica.

Pero ¿qué tiene Notre Dame?, ¿responde a su necesidad de magia, de lo esotérico”? En el cuadro que tituló “El monstruo de Notre Dame”, el tamaño de la Estirga saliendo de las torres casi dobla al de la catedral; la intensidad la contiene el “monstruo”. La atracción que siente por Notre Dame es evidente. Lo mismo se puede decir de Picasso que, ¿se lo imaginan? iba a los muelles a dibujarla, a hacer bocetos que nunca quiso enseñar ni exponer.

8 pensamientos en “Notre Dame de París y Marc Chagall

  1. Ahhhh las vírgenes negras…He dado vueltas viajando, leyendo y visitando santuarios sobre ellas. Aquí en América Latina desde la mexicana Guadalupe hasta la Virgen de la Caridad del Cobre guardan asombrosos parecidos con la Moreneta y la patrona de Cestochowa. Los artistas, como toda alma sensible, debían tener respuestas que legaron en sus obras.

    Un abrazo para ti desde Argentina, inspiradas en los misterios.

    • El tema de las Vírgenes negras es apasionante… En Europa existen muchas, especialmente en Francia y España: las de Rocamadour, Marsat, en Francia, la de Solsona, Atocha, la de Guadalupe en España…las italianas de Loreto y Nápoles y un largo etc. Su origen nos llevan hasta las diosas madres prehistórica… es verdaderamente interesante.
      Muchísimas gracias, bella, creo que tenemos afinidad en muchos temas!
      Un gran abrazo envuelto en la magia de otros tiempos,

  2. Me fascinan estos cuadros. Y compartirlos con nosotros, Bárbara, es un gran homenaje a la Estirga 🙂

  3. No tengo respuestas para las preguntas… pero sí sé que he sentido la magia de Notre Dame.
    Por otra parte, ya conozco dos Estirgas impresionantes. 😉

    • Y si uno sube y baja los trecientos y pico escalones que hay hasta las torres, al llegar al parvis no tocas el suelo, directamente levitas!
      La de Notre Dame y la de Chagall no están mal !

  4. Las Vírgenes negras siempre me han impresionado y despertado en mi cabeza infinidad de preguntas sobre ellas. Te leo, Barbara y esas preguntas se repitan y me pregunto, si habrán respuestas.
    Un abracete de domingo…

    • Se ha escrito mucho sobre el tema que viene desde el culto a la diosa madre tierra y al origen estelar de esas piedras negras que serían meteoritos; el libro sobre “La diosa blanca” prehistórica de Robert Graves es fascinante… Quizás lo mejor es que se siga manteniendo el enigma.en tantos asuntos que nos atraen…
      Buen lunes un poco pasado por agua con un besazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s