Dalí y la memoria

Dalí: "Persistencia de la memoria". Óleo sobre lienzo. 24 X 33 cm.  MOMA , N- Y.

Dalí: “Persistencia de la memoria”. Óleo sobre lienzo. 24 x 33 cm. MOMA , N.Y.

 

Esta obra, conocida también como “los relojes blandos”, la pintó Salvador Dalí en el año 1931, se expuso primero en París en ese mismo año y con posterioridad en N.Y. En 1934 Hellen L. Resor lo dona al MOMA donde permanece. El cuadro, plenamente surrealista, registra el pensamiento científico y humanista del creador; siempre hago hincapié en el saber enciclopédico del pintor que marca el trasfondo de sus obras; las teorías físicas y filosóficas del momento (Freud sobre todo) están presentes de forma inequívoca. Ello hace que sus obras vayan más allá de lo anecdótico; en este caso, el paisaje amado de Cadaqués como telón de fondo de esa memoria ceñida a los relojes blandos, pero implacables.

 

Dalí: "La desintegración de la persistencia de la memoria". Óleo sobre lienzo. 2952-1954.

Dalí: “La desintegración de la persistencia de la memoria”. Óleo sobre lienzo. 1952-54.

Con posterioridad Dalí vuelve sobre el mismo tema de la memoria; me pregunto si lo obvio, que sería pensar en la perdida de memoria con el paso del tiempo, es eso solo o él sabía que durante el sueño se regenera la memoria reciente, nos gasta una broma o nos dice algo más que no sabemos interpretar… El átomo, los sueños, la memoria, la desintegración y la muerte son temas recurrentes que no surgen por que sí; el miedo al paso del tiempo, que conduce a la desaparición total, le obsesionaba, aunque dijese que se inspiró en el queso camenbert para pintar los relojes blandos en  cuanto que eran: “tiernos, solitarios, extravagantes y paranoico-críticos”. La boutade, estaba servida.

Este cuadro de 25 x 33 cm. se encuentra en el Museo Salvador Dalí, San Petersburgo (Florida).

4 pensamientos en “Dalí y la memoria

  1. Siempre me ha gustado Dalí (aunque no siempre sus boutades 🙂 ). Y siempre, también, aprendo un montón de tus explicaciones. ¡Muchísimas gracias!

  2. Serenidad, quietud en “Persistencia”, que pasa a ser vertiginoso movimiento, si bien no caótico sino estructuralmente ordenado, en “La desintegración” -como no podía ser de otro modo-, veintitrés años después. Asombroso.

    • ¡Tuvo tiempo para pensárselo! Y además forma parte de la evolución de las teorías que él manejaba, su análisis del tiempo y del espacio, la relatividad… Dalí escritor, teórico me asombra más!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s