Por la calle: Tatuajes y piercings

  Tatuajes. Foto: Bárbara

Tatuajes. Foto: Bárbara

 

Tatuaje. Foto: Bárbara

Tatuaje. Foto: Bárbara

 

Tras los cristales de la tienda, piercings y tatuajes tientan a los aventureros de la decoración personal. Tunéese la piel, trasforme su anatomía, quédese como un colador… todo es posible si uno le echa ganas. Reconozco su exotismo y belleza; personalmente me quedo como estoy, ¡los años ya me van tuneando bastante…!

10 pensamientos en “Por la calle: Tatuajes y piercings

  1. No me gustan nada los tatuajes y piercings. En Zaragoza, hay una tienda de tatuajes que tiene muebles antiiguos y un esqueleto. ¿Os imagináis ver en el escaparate un esqueleto entero sentado en el sofá con las piernas cruzadas? Estuve a punto de hacerle una foto con el móvil 🙂
    Un día ví unos niños (no llegarían a 10 años) sentados en el mismo sofá al lado del esqueleto sin prestarle atención ni, al menos aparentemente, sentir ningún miedo ni impresión.

    • ¡Lastima de foto!
      Los niños hoy día está curados de espanto y acostumbrado a la violencia y a la “casquería” por los juegos y películas: un horror que me disgusta muchísimo; menos maquinitas y más senderismo y deporte es lo que necesitan…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s