Gauguin: “Mujer con mango”

Paul Gauguin: "Mujer con Mango". Öleo sobre lino. Dthe Cone collection, Museo de Arte, Baltimore. 1892.

Paul Gauguin: “Mujer con Mango”. Óleo sobre lino. The Cone collection, Museo de Arte, Baltimore. 1892.

 

Esta obra de considerable belleza pertenece a la producción de su primer viaje y estancia en Tahití, que abarca desde 1891 a 1893. “Mujer con mango” está fechada en 1892. Gauguin quería liberar la pintura de todo artificio, de la manera de hacer para los salones, despojarla de “lo decorativo” y aun así muchos teóricos del arte, aún hoy, lo califican a él de “demasiado decorativo”, con un cierto desprecio. ¿Decorativo? Habría que preguntarse en qué consiste “lo decorativo” en el arte. ¿O todo arte es decorativo? Sería como afirmar que los frescos de Tahull, el Pantocrátor, por ejemplo, son decorativos; de igual manera, si viéramos hoy el Partenón con sus colores originales, ¿lo encontraríamos un pastiche…?

Gauguin aconseja a sus amigos impresionistas, con los que expuso al principio de su carrera como pintor, que no se fijen tanto en la naturaleza, que deben abstraer la realidad, no copiarla sino expresar ideas y sentimientos a través del color por medio de un lenguaje diferente. Gauguin encontró en Bretaña, en Pont-Aven, un lugar que mantenía sus raíces populares intactas, lo suficientemente fuertes para que se sintiera a gusto y fue allí donde se inició el “sintetismo” o la escuela de Pont-Aven, encabezada por él y por Émile Bernard. Allí encontró por primera vez lo salvaje, lo primitivo. Después buscó sus orígenes en un mundo casi intacto lejos de la civilización y encontró su verdad. En 1896 decidió abandonar Europa definitivamente; la Polinesia será, hasta su muerte en 1903, su paraíso.

“Mujer con mango” contiene ya todos los elementos, define el arte, plasma el nuevo lenguaje teórico y práctico de la restructuración que iniciara Cezanne. Las masas de color como tintas planas de expresiva fuerza y belleza son como la plasmación de sus sueños: “sueño con armonías violentas cuyos perfumes naturales me embriagan”.

4 pensamientos en “Gauguin: “Mujer con mango”

  1. ¡Bonito cuadro, Bárbara! Además, te doy toda la razón en cuanto a la calificación de “decorativo”. Según la RAE, decorar es “Adornar, hermosear una cosa, o un sitio”. ¿No es ésta una de las finalidades del arte: poner belleza allí donde no la hay o es insuficiente?

    Me ha intrigado la frase que figura en la parte superior izquierda del cuadro “Vahine, no te Vi”. Buscando en Internet, parece que es el título del cuadro “mujer con (o del) mango” en polinesio. También he leído que la mujer en cuestión era Tehamana que convivía con el autor en 1892, fecha del cuadro.

    Un abrazo y buen fin de semana

    • Ese es un gran debate…
      Muchas gracias por tu aportación, querido Joaquín. Gauguin ponía, efectivamente, el nombre del cuadro en la tela; desconocía el dato que aportas del nombre de la modelo, merci beaucoup!
      Un abrazo grande.

  2. Nube, cuello de encaje, flor blanca, flores blancas.
    Cabeza, vientre.
    Cara, manos, mango.
    Y el codo, que lo centra todo.
    ¡Magnífico cuadro!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s