Rodin, “La Danaïde”

A. Rodin, "La Danaïde". escultura en mármol.

A. Rodin, “La Danaïde”. Escultura en mármol. Museo Rodin, París.

 

Rodin, el padre de la escultura moderna, como Miguel Angel dejó “inacabadas” algunas de sus obras, abandonadas, incompletas, saliendo de la materia en el acto en el que cualquier ser sale al mundo exterior desde el útero, aquí de la piedra, del mármol, fijando para el infinito el momento, el acto mismo de la creación.

11 pensamientos en “Rodin, “La Danaïde”

  1. Buf!, Bárbara, ¡cómo se podía llegar a tamaño nivel de creatividad, de sensibilidad, de destreza! Me imagino pasar la mano por la delicada suavidad de la piel recién creada, de las sutiles ondulaciones que pugnan con las naturales. Sólo la frialdad del mármol nos haría salir del ensueño de una vida cierta frente a nosotros.

    Feliz tarde,
    Rafael

    • Es increíble, ¿verdad?. Incluso la frialdad del mármol les otorga una vida latente, una suspensión en el tiempo, la congelación del aliento de una forma intemporal; a mí me da la sensación de que puede despertar, no sé, como si fuera una especie de crisálida … Precioso comentario, Rafael. Muchas gracias.
      Una muy feliz tarde.

  2. Rodin… Allá por los años sesenta del pasado siglo -¡ufff…!- me llegó y llenó. Luego Chillida y Henry Moore -o Henry Moore y Chillida- cerraron la trinidad de mis creencias en escultura. Sería demasiado presuntuoso pensar que algo suyo se me quedó entre las manos. Ojalá, aunque solo fuera una curva.
    Me adhiero totalmente a Rafael.

  3. Es tal vez una de las visitas que más destacaría de mi viaje a París. Espectacular. Íntima y a la vez abierta exposición contrastando la infinidad de obras colocadas estratégicamente por los jardines del reconvertido hotel. Una exposición tras los cristales de la galería de los mármoles en pleno jardín, también muestra parte de su inacabada obra pero que encierra en si misma una belleza extrema. La puerta del infierno impacta visualmente y necesitas tiempo para asimilar tanta descripción visual. Sin duda alguna Le Penseur es la obra que le da fama pero Le Baiser… ains el beso..
    Cuando regrsé a París [ espero muy pronto ] volveré al Hôtel Biron… con absoluto placer.

    Un beso de esos de los que se dan en primavera, en los jardines del magnifico palacete.

    Gracias por traer recuerdos.

    • ¡Buenos días, Josep!
      Por aquí se te echaba mucho de menos, que lo sepas!
      El Hôtel Biron es una delicia tanto por dentro como por fuera; pasear alrededor de esas esculturas que citas con los rosales en flor y ver el juego de los niños del barrio que tienen ese jardín como público (chapeau para los franceses); pillar una de las esplendidas tumbones al fondo bajo frondosos árboles (casi siempre copadas por japoneses)… En mi novela “Parisombra” le dedico un capítulo, es un lugar para volver, sin duda.
      “El Beso” es espectacular y el “Balzac” y los “Burgueses …
      Bisous de una parisina a otro parisino!

      • Como tú bien dices… “lo bueno, si breve, dos veces bueno” pero sin duda que no me importaría repetir.

        Respecto a mi ausencia, ya sabes lo que decía el sr. Rochefoucauld: “La ausencia disminuye las pequeñas pasiones y aumenta las grandes, lo mismo que el viento apaga las velas y aviva las hogueras.” Espero que haya mantenido avivada la tuya.

        Volveré, no te quepa duda. Aunque ya sabes que la campaña de Sant Jordi tiene copada parte de mi tiempo y mi dedicación, súmale Teatro y Carmina Burana, viaje a Madrid y réstale unas horas para dormir…

        Ains… si es que esto es un no parar y un sin vivir…!

        Me despido con un beso de esos como decía la bella teniente… -El tomate es muy escandaloso por lo del licopeno…

  4. Para Josep
    ¡Repetir o tripetir!!!
    Avivada y muy avivada, faltaría plus!
    ¡Ay, San Jordi… la rosa y el libro! ¡Qué sabios sois!
    ¡Qué suerte escuchar Carmina Burana! ¡A eso le llamo yo vivir bien y con intensidad…
    De licopeno voy bien, un tomate al día en el desayuno me deja coloradita para todo el rebonjour!!!

  5. Te sigo desde hace tiempo y hasta hoy no me he decidido a decirte lo mucho que me gusta tu blog. Tal vez la culpa, a lanzarme hoy, la haya tenido Rodin, que me encanta… Esas curvas… casi se puede sentir su respiración, se diría que está viva y va a despertar de su letargo.
    Siempre quise conocer su museo, una de mis muchas asignaturas pendientes de ese Paris casi desconocido para mi.
    Tal vez algún día, quien sabe si pronto….
    Un abrazo.

    • ¡Bendito pues Rodin! Me alegra que él te haya dado el empujoncito: ¡Bienvenida! Yo también sigo tu blog y me gusta mucho; tienes una gran sensibilidad que viertes maravillosamente bien en la escritura…
      La maestría de Rodin nos deja sin aliento…¡Cómo disfrutarías en su museo, más vale que sea pronto!.
      Un gran abrazo.

  6. Me adhiero también a todo lo que habéis dicho. Desde luego, esta escultura es impresionante, no me canso de verla. Un abrazo y buen fin de semana a todos los participantes en este estupendo blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s