Picasso, en la intimidad

Foto de D. D, Duncan

Foto de D. D. Duncan

En este caso es evidente que una imagen vale más que mil palabras, aunque mil bien dichas tampoco es una tontería. Picasso en una mecedora … ¿meditando…?

10 pensamientos en “Picasso, en la intimidad

    • Creo que los veranos en la Costa Azul eran calurosos, jajaja. A mí también me gusta mucho esta foto en la que parece estar muy agusto meciéndose; al fondo se ve una mesa de comedor… después de una buena comida se impone una siesta, y ese balanceo a lo mejor propicia el sesteo…

      • La solución, si se tiene espacio suficiente, es tener DOS mecedoras 🙂 Estar leyendo un buen libro meciéndose en una con vistas al mar tiene que ser algo parecido al Nirvana…

    • ¡Buenos días, Candide!!!
      ¡Qué suerte!. siempre he querido tener una…! Mejor sin nadie, que luego es motivo de discusión…”que si ahora me toca a mi”, “que tu llevas mucho rato” etc..
      Besos de esos con sol aunque haga frío !

  1. Yo cuando me sentaba en la mecedora de mi abuela [mi iaia] me quedaba profundamente dormido al ratito de balancearme… Cachuentó…! Me acabas de traer recuerdos a color caoba, olor a olla en el fuego y…

    Moltes gràcies…

    Un beso de esos de los de bambolearse en una fantástica mecedora con el asiento de mimbre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s