Las marineras

"Marineras". Foto : Bárbara

“Marineras”. Foto : Bárbara

 

Las marineras son un típico aperitivo que solo he visto y degustado en Murcia; ignoro quién las inventó, pero durante mucho tiempo las mejores las hacían en el bar “La tapa” ubicado en la plaza de las Flores. En la actualidad las hacen muy buenas en casi toda la ciudad. El secreto reside en la calidad de las anchoas y en la misma ensaladilla, que ha de ser buena y sabrosa. La feliz idea de poner sobre una rosquilla ensaladilla rematada por una anchoa parece una cosa que se le puede ocurrir a cualquiera, mas como todos los buenos inventos son el resultado del ingenio unido a la sencillez; como feliz fue la ocurrencia de poner un palito a los caramelos ¡et voilà, ya tenemos los Chupa-Chups! Tomarse una marinera en verano con una jarra de cerveza es una delicia que les recomiendo; cualquiera puede prepararlas en casa para los amigos. Pero les advierto de antemano que comerlas tiene su técnica; lo principal es que la rosquilla no se parta ni que la anchoa se nos vaya, al primer mordisco, entera a la boca: de modo que se tiene que coger con cuidado y partir con los dientes un trozo de la anchoa y de esta manera llegar hasta el final sin que sobre ni falte ninguno de los ingredientes.Algunos bares tienen la delicadeza de partir la anchoa en varios trozos, pero esto le quita  la gracia y solera de comerse una marinera como dios manda.  Advertencia: la clásica marinera no suele llevar aceituna y debe comenzar a comerse por el lado contrario a donde se unen los dos lados de la rosquilla.

11 pensamientos en “Las marineras

    • ¡Todo un arte y nada fácil! Hay que comer muchas para depurar el estilo; lo mejor es que te vengas por aquí a tomar “marineras” con cerveza bien fría!!!
      ¡Muchas gracias y otro grande, grande!!!

  1. Se me hace la boca agua. Y más a estas horas (son las 21:10). Nunca se me hubiera ocurrido mezclar una rosquilla (en principio, dulce) con algo salado. La foto no puede ser mejor. SI tengo la suerte de ir a Murcia algún día, seguro que no dejaré de probarla. Muchísimas gracias y buena semana

    • Te digo lo mismo que ha Candide, hay que venir para aprender la técnica. A ti que te gusta la ensaladilla te encantarían. Las rosquillas son de pan como los colines por tanto saladas; la herencia árabe sin embargo dejó unas recetas donde se mezcla el dulce con lo salado dando lugar a cosas como el pastel de Cierva realmente buenas.¡Al final vas a tener que venir!
      Muchas gracias y feliz semana a ti también.

  2. Certifico la dificultad de aplicar la misma presión con los dientes sobre ambos lados de la rosquilla para que no se nos parta y acabemos -o empecemos al primer bocado- con la ensaladilla chorreándonos por entre los dedos. ¡Ah!, y una dificultad añadida, si se es tontamente pulcro: el bigote; se nota -y lo sé por experiencia- cómo, al ir mordiendo, se va hundiendo en la ensaladilla salvo por el centro, pues se lo impide la anchoa. Piensas entonces dejar por un momento suspendida la acción de morder y buscas desesperadamente la servilleta que ha de evitar que la mirada del quien tienes enfrente… ¡A hacer puñetas!
    ¿Veis? Hasta el simple hecho de comernos una “marinera” puede servir para quitarnos ese prejuicio tan castrador del “qué pensarán los demás de mí si…”. Muerde y disfruta la “marinera; merece la pena en todos los sentidos.

    • ¡Bravo, Aurelio! Y yo he sido testigo de tu largo aprendizaje… laborioso pero tenaz! ¡El que la sigue la mata! Comerlas con bigote es, sin duda, una gran dificultad añadida… pero el mundo es de los audaces.
      Por ello y otras muchas cosa de la vie quotidienne… un beso.

    • ¡Muy bien, Aurelio! Cuántas veces dejamos de disfrutar por no quedar de “poco finos” ¿Soy el único que piensa que el jamón serrano se disfruta mucho más cogiéndolo con los dedos que partiéndolo con cuchillo y tenedor?

  3. Gloriosas han estado las de hoy.

    Advertencia: lo realmente complicado es encontrar fuera de Murcia las rosquillas adecuadas para prepararlas. Han de ser alargadas y (para que nos entendamos) con el agujero estrecho. Las clásicas rosquillas redondas no sirven. Parece mentira lo que me ha costado encontrarlas en Alicante, que está solo a 80 km. Y ojo, ni tan siquiera es una tienda sino un bar que las prepara.

    • ¡No sé, no sé, que tu eres un experto! Pero la intención era buena. Y además tu sabes que hoy las marineras no eran lo importante.
      Gracias mil por una jornada perfecta y no digo más porque no hace falta.
      Deberías poner una factoría “marinera” en Alicante.
      Un beso de los de hace 37 años y cinco días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s