Lobo lunar

14

Lobo lunar aullaba solitario. Echaba de menos la manada, los días en que como uno más seguía al grupo para cazar. Creció jugando bajo la atenta mirada de la loba que le dio la vida; sus hermanos lobeznos, que eran cuatro, no hacían más que seguirle pues enseguida se vio que tenía madera de guía, de modo que pronto se le respetó el liderazgo que, de antemano, nadie ponía en duda. A medida que pasaron los días su fuerza y fortaleza se hacían más patente. Pero quiso la mala fortuna que otro grupo apareció para disputar el territorio que Lobo lunar defendía, donde tenían la lobera y que era su hogar desde que nació. Tenía pues que combatir para expulsar a los intrusos. Con paciencia esperó que la Luna estuviera plena, llena de luz y en un claro del bosque se enfrentó con todo coraje al jefe de la otra manada. La lucha fue feroz y Lobo mal herido y malparado tuvo que huir si quería conservar el hilo de vida que aún le quedaba; humillado y desterrado se quedó solo frente al astro que tanto adoraba. Y desde entonces aullaba a la Luna, con desesperación y con vergüenza, cada vez que esta se mostraba en todo su esplendor… ella no le había amparado, y se sintió traicionado, huérfano y más solo que nunca.

De color azafrán

001002003

Fotografías Noa Serrano Plaza

La mirada de Noa, desde el santuario de la Fuensanta, captó la rosa en primer término y la ciudad de Murcia, que se extiende a sus pies a lo largo y ancho del valle. La visión de mi nieta, tan joven, le augura una buena percepción de lo que debe tener la fotografía: captar la esencia de las cosas desde la mejor subjetividad.

El mar que baña Ceuta

018015008

Fotos Jero

El mar que baña la costa de Ceuta; deseo pendiente que algún día espero poder cumplir; ciudad donde viví de pequeña, de tan pequeña que solo tengo un recuerdo vago del parque de Sanamaro al que me llevaban mis padres y donde, según me han contado, me quedaba mirando la jaula de los animales, seguro que con ojos asombrados. Gracias Jero por tan bonitas fotos.

Cangrejos de río

053052051

Fotos Juan Cases

Fotos llegadas desde Suecia donde como aperitivo se nos muestra unos cangrejos de río regados con un excelente Sauvignon Blanc 2020 y cómo no, un alioli muy español de la casa Choví.

Diminutas

018017

Fotos Bárbara

Esta planta carnosa tiene unas flores diminutas en color amarillo con forma de farolillo que, al volver de vacaciones estaban llenas de polvo; sus hojas presentaban un aspecto penoso, pero nada que un buen riego no pudiese remediar. Las vi por primera vez en un chino, de esos que venden de todo y me gustaron tanto que las tuve que comprar. No sé cual es su nombre, pero no importa forman ya parte de mi jardín.

André Derain, pintor francés.

122517

André Derain

1) Retrato de Matisse 2) Naturaleza muerta 3) Bongival 4) Las bañistas

Pintor francés nacido en Chatou en 1880, activo miembro del grupo fauvista, gran admirador de Matisse, de Cézanne y de Toulouse-Lautrec. A diferencia de los otros pintores fauvistas, no solo se interesó por el color, sino que la forma tomó gran importancia en su continuo estudio volumétrico y de la naturaleza. Sus primeros trabajos son paisajes de su lugar de nacimiento. Empezó a pintar en 1895 y a frecuentar el Museo del Louvre. En la academia Camillo de París conoció a Matisse, en 1899, y a Albert Marquet y a Rouault. Estuvo una temporada en Bretaña y se interesó por las obras de Pon-Aven. Más adelante conoce al también pintor Maurice Vlaminck con quien compartió estudio en Chatou. Durante su etapa de formación se interesó por la obra filosófíca de Nietzsche, las novelas realistas, así como por el puntillismo de Signac. Entabló una gran amistad con Matisse y con el poeta Apollinaire. Su estancia en Londres fue muy productiva y las pinturas sobre el Támesis o el Parlamento ya muestran el hecho de que él no buscaba, en ese momento, más que el color directamente extraído del tubo y el contraste de los colores primarios y sus complementarios. En 1905 expuso con Matisse, Vlaminck, Marquet y Rouault en el Salón de Otoño. Alquiló un estudio en Montmartre y, como es lógico, se relacionó con el grupo del Bateau-Lavoir y por supuesto con Braque y Picasso, aunque no fue nunca cubista. Participó en todos los Salones de Otoño hasta 1909; en este año expuso con Braque y Van Dongen en la galería Kahnweiler. Después vino su periodo llamado «gótico». y sus muestras en Moscú, Praga, Berlín y N.Y., donde se consagró definitivamente en los Estados Unidos. Murió en Garches en 1954.

Verde tierno…

IMG_2101

Foto Bárbara

Sobre lo viejo, el verde tierno de las nuevas hojas de la hiedra es la evidencia de que sigue vivita y coleando; la pobre sufrió mucho este verano por el tremendo calor, pero ahora la cantidad de hojas nuevas muestra todo el vigor y la fuerza que tiene. ¡Y estamos en otoño!

El otoño

IMG_1318IMG_1319

Fotos Bárbara

La gama de ocres, verdes, dorados del otoño, al contrario de lo que pudiera parecer, para mí son cálidos y muy hermosos y antes, justo en ese momento en que las ramas se queden desnudas, de ese estriptis arbóreo, la naturaleza nos brinda un colorido extraordinario. Se nota que es mi estación preferida y que disfruto de los árboles que delante de casa me anuncia todas las mañanas que, si todo va bien dejaremos, por fin, de pasar tanto calor.

La bignonia

IMG_2137

Foto Bárbara

El jardín está invadido por la bignonia que cada año es generosa y sorprendente por la abundancia de flores. «La grannonia» como la llamaba un amigo, es así y cada floración es más abundante que la anterior; desde que la plantamos hace años nunca a dejado de alegrarnos los otoños porque, curiosamente, en casa florece en otoño y no en pleno verano como en otros lugares, creo que debe ser porqué como aquí los veranos son tan calurosos se reserva para tiempos mejores… es un decir claro. Sea como sea, se puede decir que va a su aire.