Amrita Sher-Gil

1

“Tres mujeres”, 1935

3

“Gitana húngara” (probable autorretrato), 1932

 

7

“Retrato de Marie-Louise Chassany”, 1931

8

“Notre Dame”,  1932

9

“Naturaleza muerta”, 1 y 2, 1932

A pesar de su corta vida, murió a los 28 años de forma repentina, esta pintora, nacida el  30 de enero de 1913 en Hungría y muerta en Lahore el 5 de diciembre de 1941, fue la pintora india considerada la mejor del siglo XX y la que renovó el arte indú. Es la única pintora asiática que formó parte del gran Salón de Otoño de París. Sus primeros años los pasó en Hungría, pero en 1921 se mudó con su familia a Shimla, al norte de la India. A los tres años de residir allí se mudó con su madre a Italia, donde conoció más de cerca a los pintores clásicos. En 1929 decidió trasladarse a París donde estudió en varias academias e ingresó en l’École des Beaux-Arts. Allí recibió la influencia de Renoir, Cézanne, Modigliani y sobre todo de Paul Gauguin en su autorretrato como tahitiana. También reconoció la influencia de la pintora Suzanne Valadon en sus desnudos. En 1934 regresó a la India desarrollando su estilo propio. La mayoría de sus obras están en la National Gallery of Modern Art de Nueva Delhi.

 

 

Setas con nata

IMG_1955

Foto: Bárbara

Esta es otra forma de hacer las setas que acompañando a unos medallones de solomillo o bien solos resultan deliciosos. Facilísimo de hacer y de solucionar una comida especial cuando se nos presenta algún invitado no esperado o queramos quedar bien con alguien especial. Otra idea sería acompañarlo de arroz blanco.

Ingredientes: Setas de cardo, champiñones, setas portobello o cualquier otra, alcaparras, un puerro grande o dos pequeños, aceite de oliva, sal, pimienta y nata para cocinar.

Con un paño limpio, nunca debajo del grifo, limpiamos las distintas variedades de setas y las laminamos. En una sartén rehogamos el puerro, cortado en rodajitas y también parte de las hojas verdes (los japoneses nunca desechan esa parte). Añadimos las distintas variedades de setas y damos vueltas para que se hagan, pero no demasiado que queden un poco al dente. Añadimos un generoso puñado de alcaparras, salpimentamos y añadimos la nata.Y listo, tan rápido y fácil como eso.

La bola de cristal

001

Foto: Aurelio Serrano Ortiz

Preciosa y curiosa foto de una bola de cristal que desde hace unos días preside una mesa baja que tenemos delante de uno de los sofás del salón. Desde hacía años Aurelio tenía ganas de tener una, no por que jugara a ser pitoniso ni adivino, sino por el objeto en sí, que es realmente muy bonito. Fue una sorpresa, algo que no se podía ni remotamente imaginar, de modo que esta vez acertamos de pleno. La cara de sorpresa que puso fue todo un poema. Creo que es el regalo que más nos ha gustado hacer y el mejor recibido. Así da gusto; en el fondo todos llevamos dentro el niño que fuimos.

In memoriam

002

Playa de Bolonia. Foto: Gero

La Estirga está triste, yo estoy desolada. Desde hace tiempo me faltan los irónicos y divertidos comentarios de la dulce Muriel, Candide, que estaba muy enferma, y ayer me llega la noticia de la muerte de Joaquín de Carpi, que con su generosidad me dejaba puntualmente sus comentarios en el blog. Durante meses he sentido su ausencia, que yo achacaba a su falta de tiempo por sus clases en la Universidad… nada sabía de su enfermedad, nunca se quejó ni me dejó ver que estaba muy enfermo. Este blog, como todos, lo hacen las personas que participan y nos acompañan en su andadura. La Estirga y yo estamos desconsolados. Quiero pensar que ahora estarán es esta playa, en este mar bañado por el sol, mirándonos y acompañándonos como siempre. Yo los llevaré en mi corazón, que hoy llora por su ausencia… Hasta siempre queridos amigos.

Tortugas, esos animales increíbles

 

IMG-20190922-WA0008

Foto: Gero

IMG-20190922-WA0007

Foto: Gero

IMG-20190917-WA0003

Foto: Gero. “Reunión o acto social”

Daría lo que fuera por tener una; desde pequeña me entusiasman, con ese andar tan pausado y peculiar. Ya sé que la mora está superprotegida, lo cual me parece muy bien, pues quedan muy pocas. Estas de las fotos no sé si lo son, porque reconozco mi ignorancia tortugil. Hace muchos años tuve una, que la llamábamos Emilia, tal como la bautizó nuestro hijo, que se metía en el comedero de mi perra y la perra le tenía una inquina tal que llegaron a ser incompatibles y, en cuanto nos descuidábamos, la lanzaba contra la pared hasta que un día la tiró por entre los barrotes del balcón a la calle; nos quedamos horrorizados y la fuimos a buscar enseguida, pensando que se habría destrozado; ante nuestra sorpresa, sólo se hizo una pequeña brecha en la concha que le curó el veterinario y se le soldó;  en vista del panorama la dejamos en un refugio. A los pocos meses la vimos por la televisión en un programa que hicieron sobre ese refugio para animales, la reconocimos por esa especie de brecha y estaba tan pimpante y bien que pensamos que habíamos actuado correctamente. Y como a estas, cuyas fotos me manda Gero, le encantaba el tomate y las hojas de lechuga.

De vuelta de vacaciones

IMG_1902

Foto: Bárbara

IMG_1904

Foto: Bárbara

IMG_1905

Foto: Bárbara

Ya estoy en casa de vuelta de unas vacaciones en Estepona (Málaga). Toda la Costa del Sol merece una escapada; y lo que me han sorprendido son los precios. Contrariamente a lo que se pueda pensar es más barato que el Levante. Al llegar a casa, después de haber visto las lluvias torrenciales que ha habido por esta zona, no sabía lo que me iba a encontrar y, para mi sorpresa, el mini jardín estaba lleno de flores, las lantanas enormes y la bignonia tal como veis, cuajada de pompones de flores; los laureles, rojos, lilas, blancos y rosas, increíbles también. Bueno, pues que ellas sean mi saludo para todos los seguidores de la Estirga Burlona y gracias por vuestra fidelidad y comentarios que me habéis dejado.

Los helechos, como embriones

IMG_1629

Foto: Aurelio Serrano

IMG_1631

Foto: Aurelio Serrano

IMG_1700

Foto: Bárbara

Cada helecho se va desenrollando como si guardara en su cabecita un misterio que nos irá mostrando a medida que se estire y crezca hacia arriba buscando luz y espacio. Parece un embrión casi humano. La naturaleza es así de espectacular y sorprendente.