Gaugin, los comienzos

14

“Jardin sous la neige”,1879

15

“Les maisons de Vaugirard. Edificios de la granja”, 1880

17

“Vase de Fleurs a la Fenêtre”, 1881

El primer cuadro se presentó en la quinta exposición de los impresionistas en 1880. Se trata de una de sus primeras obras donde ensaya los efectos de la nieve con una pintura más densa. Estas primeras pinturas más convencionales aún no son los “gaugins” que conocemos y que se desarrolla plenamente en Haití. Este cuadro se pintó en el barrio de Vaugirard y en él la pintura  se ve pesada y granulosa a pesar de la ligereza del color. El segundo cuadro está dentro de la tradición del paisaje realista visto desde arriba que inventó Corot y que después desarrollaron Pissarro y Cézanne. En el tercero y último, ensaya todos los temas tratados por los impresionistas; en él los objetos están dispuestos estructurando la composición en planos horizontales y verticales.

Masao Yamamoto, la esencia

25

7

18

Yamamoto es un pintor apasionado de la fotografía en pequeño formato, que envejece a propósito para evocar tiempos pasados y hacernos reflexionar sobre la naturaleza. En realidad también se le podría definir al revés; en definitiva es un artista que se vale de los dos medios para expresarse. Yamamoto nació en la prefectura de Aichi, en Japón, en 1957; ha expuesto en todo el mundo, pero sus primeras exposiciones las hizo en S. Francisco y en N. Y. y su obra se encuentra en innumerables museos que sería demasiado prolijo de enumerar. Vive en la Prefectura de Yamanashi en plena naturaleza; su constante diálogo con ella y el estudio minucioso del microcosmos, de los bonsais – árboles en miniatura- de las aves, del vuelo de las grullas nos hablan constantemente del que se asombra ante la belleza de todo lo creado. Sus obras han sido descritas como haikus visuales. Despoja sus fotografías de lo superfluo, movido por la filosofía zen y el taoísmo, y pretende, como Lao Tsé que tengan el máximo contenido con el mínimo continente.

Bacalao con costra de mostaza

 

20190226_133336 - 2

Bacalao con costra de mostaza. Foto: Bárbara

Una receta de bacalao fresco superfácil y rápida a más no poder. Entre la preparación y el horneado, en quince minutos está lista.

Ingredientes:

Dos trozos de filetes de bacalao por persona, 2 chalotas, pan rallado, aceite de oliva, eneldo, perejil, 2 cucharadas rasas soperas de mostaza de Dijon, el zumo de medio limón, sal y pimienta. Las cantidades de pan y hierbas dependerá del número de filetes a cubrir.

Calentamos el horno a 200º C. Picamos las chalotas muy finas y calentamos un poco de aceite de oliva en una sartén para sofreírlas, pero sin que se doren. Picamos el perejil. Mezclamos en un bol grande o en una ensaladera el pan rallado, las chalotas, el perejil, el eneldo (sin escatimar las hierbas) y la mostaza. Cocinamos en la sartén durante un minuto para que se mezcle todo bien. Salpimentamos al gusto.

Untamos los lomos con unas gotas de aceite de oliva y el fondo de la bandeja para el horno. Colocamos los lomos de bacalao con la piel hacia abajo y los rociamos con el medio zumo de limón. Cubrimos los filetes con la mezcla del pan, hierbas y mostaza. Horneamos durante doce o quince minutos. según el grosor de los filetes. Y listo. Podemos acompañarlo con cualquier cosa, ensalada, patatas al vapor, judías verdes salteadas con mantequilla…

Don Hong-Oai, maestro del pictorialismo fotográfico asiático

17

“Lago artificial”, 1987

18

“Flotando en primavera”, 1990

16

“Esperando”,1984

Este gran maestro de la fotografía nació en la provincia de Guangdong, China, en 1929 y murió en el 2004 en los Estados Unidos. Su vida transcurrió entre Vietnam y EEUU. De niño trabajó en un estudio fotográfico y  después estudió en la Universidad de Vietnam College of Art. Abandonó Vietnam tras la guerra con los Estados Unidos y se instaló en California en 1979. Apasionado de los paisajes de su tierra no dejó de volver una y otra vez para retratar sus árboles, montañas, barcas, pájaros. Se le encuadra dentro del pictorialismo asiático, nacido en los años cuarenta en Hong Kong, entre los que destaca el gran maestro Long Chin-Sang que murió con 104 años en 1990 y con el que este estudió. La delicadeza, serenidad y belleza queda patente en cualquier fotografía de este maestro. El realismo de sus imágenes no es su objetivo, sí lo es la búsqueda de la belleza con mayúsculas; utilizaba más de un negativo pare crear hermosas imágenes, utilizando a veces alegorías visuales. Su técnica basada en la tradición clásica se apoya en el principio de que el artista tiene que sentir la esencia de lo que quiere representar, su resonancia espiritual, cuidando en situar los elementos de la composición, fidelidad de lo representado….

Tuvo el reconocimiento internacional unos años antes de morir, ganó cientos de premios y fue miembro de la Federación Internacional de Artes Fotográficas en Suiza y de la Sociedad Fotográfica de Chinatown. Sus fotografías son de una belleza tal que emociona.

¡La encontré!!! El Bateau-Lavoir

17

Fotografía de la revista Life de la fachada del Bateau-Lavoir

Bueno, la encontró Aurelio y me la pasó. Hace algunos años estuve en Montmartre, como siempre que voy a París, y me senté en un banco de la Plaza frente a la fuentecilla, mientras miraba el solar donde pensaba que estuvo el famoso Bateau-Lavoir; así me lo había indicado una señora que tenía una pastelería en la esquina, justo en la calle que bajaba hacia la placita. Y ahora, por fin, lo veo tal como era cuando en la primera mitad del siglo pasado los que luego serían famosísimos pintores tenían sus estudios.¡El famoso Bateau-Lavoir!!! Los desconchones de la pared y la fachada, por sí solas, nos hablan de la pobreza del lugar y lo duros que debieron ser los comienzos para todos ellos, pero, por lo que sabemos de los lugares que frecuentaban, como Le Lapin Agile, la juventud y el entusiasmo reinaban en las noches locas y alegres del barrio. Barrio que, ahora se cotiza mucho y al que se han trasladados “bobos” (burgueses adinerados) a chalets preciosos que se han ido construyendo.

Vincent van Gogh

29

“Paisaje marino en Saintes-Maries”

 

50

“Mariposa gran pavón”,1889. Saint-Rémi-de-Provence

51

“Espigas de trigo”, 1890

19

“Jardín del Hospital de Saint Paul”, 1889

 

Quizás sean unos de los cuadros menos conocidos para el gran público de Vincent van Gogh. Su recorrido por la Provenza a pie, recorriendo Arles y los pueblos de la costa, como Saint Rémy o Saintes-Maries nos muestran a un Vincent apasionado de la naturaleza. Es emocionante recorrer los lugares que él pintó, de por sí, recorrer la Provenza ya es un regalo; he tenido la suerte de ir dos veces, pero deseo volver en cuanto pueda, porque hay tanto por ver, no solo de él sino de otros muchos pintores que durante la guerra buscaron refugio en el sur, como Matisse, por poner solo un ejemplo.

Auguste Herbin

 

4

Sin titulo, 1907

8

Naturaleza muerte, 1910

 

7

Paisaje de Creteil, 1909

16

Le Fin.

Pintor francés nacido en el departamento del Norte en 1882. Otro del grupo del Bateau- Lavoir. Estudió Bellas Artes en Lille y se trasladó a París en 1901.Se le considera un pintor concretista, aunque es más conocido por sus cuadros abstractos con figuras geométricas, personalmente me gustan más sus cuadros de la primera época. Su evolución, como la de tantos otros, pasa por un impresionismo inicial, después por el postimpresionismo, como la obra que presentó en el Salon d’Automne en 1907. Después experimentó con el cubismo y en 1909 se instala en el famoso Bateau, donde conoció a Braque, Picasso y Juan Gris. Su amistad con el crítico y coleccionista de arte Wilhelm Uhde le facilitó las cosas. Su obra se expuso en la misma sala que las de Jean Metzinger y Gleizes y, al igual que ellos, teorizó sobre las nuevas tendencias. Participó en el Salon des Indépendences y en el de la Section d’Or. Sus primeras obras abstractas datan de 1917; antes ya había realizado sendas exposiciones individuales. Durante la guerra, otro golpe de suerte le hace conocer a Leónce Rosemberg, que le hace un contrato en exclusividad. Hasta 1921 expone en la Galerie de l’Effort Moderne. Su paso a las figuras geométricas no tuvo buena acogida, por lo que volvió a su pintura anterior cuyos cuadros con posterioridad él mismo repudió, y abandona la pintura figurativa definitivamente. En 1930 funda el grupo “Abstraction-Création. Arte no figurativo” y edita una revista con el mismo nombre en la que arremete contra el fascismo. Se afilió al partido comunista y criticó el stalinismo; abandona el partido en 1942.  En su última etapa  vuelve a lo geométrico y cofunda el Salon des Réalités Nouvelles. Sufrió una parálisis cerebral que le obligó a aprender a pintar con la mano izquierda. Le Fin,  como algo premonitorio, fue su última obra. Murió en París en 1960.