Salchichas al vino

005

Foto, Bárbara

Todas las regiones o Comunidades tienen sus propios productos cárnicos. En la comarca de La Litera, concretamente en Tamarite hacen una butifarra blanca exquisita, pero las salchichas no le van a la zaga, Estas salchichas las hice al vino y salieron que daban ganas de llorar de lo extraordinarias que estaban. Solo necesitan hacerlas a la plancha y una vez hechas añadirles vino blanco de calidad, eso si. Esa idea del vino maluchero para guisar no es una buena idea, cuando mejor es el vino el resultado es mejor,

Fernando Zóbel o el preciosismo en la acuarela

1011

10031007

Fernando Zóbel fue uno de los fundadores del Museo de Arte Abstracto de Cuenca, parada obligada para todo aquel que visite la ciudad. Ubicado en la parte alta, dicho museo es en sí mismo una obra, no se si de arte, pero ha sabido incorporar el paisaje dentro del edificio a través de unas ventanas altas que hacen el efecto de ser un todo. El principio que rige la arquitectura de que esta debe aportar al entorno algo sin estorbarlo, de modo que sume, pero que jamás reste, se produce de manera natural y de forma tan bella que el visitante a veces no sabe si está dentro o fuera, de tal modo que recorrerlo es una delicia. Las acuarelas de Zóbel demuestran la maestría de este pintor nacido en Manila y apasionado de Cuenca. En un post anterior se pueden encontrar los datos biográficos de este pintor al que admiro como uno de los mejores acuarelistas por la limpieza y ejecución de esta forma de hacer arte tan difícil como es la acuarela.

Aurelio Serrano Ortiz, escultor

2005_0714Imagen0008

Escultura en madera, sin titulo

2005_0714Imagen0005

Escultura en piedra, sin titulo

2005_0714Imagen0020

Torso. “Homenaje a Elisa Séiquer”, escultura en piedra.

Expuestas en el Colegio de Arquitectos de Murcia, en 1987, en la exposición colectiva “Pintura y Escultura”, subvencionada por la Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad. Los trabajos de Aurelio, tanto en piedra como en madera, se ciñen al material que trabaja en función de los objetivos que persigue; de modo que mima la superficie de la madera, puliéndola como una piel que se adapta a las volúmenes que va creando. y su tacto es como una caricia que invita a recorrerlas con las manos. La piedra la trabaja sin obviar las propias características de rugosidad y rudeza volumétrica que potencian las propias características del objetivo de fuerza que pretende y consigue.

Sobre la farola

002004001

Fotos, Bárbara

Esta pareja de palomas acuden todos los días a tomar el sol o a descansar sobre esta farola delante de casa. Ayer por fin les pude hacer unas fotos porque ellas no se están quietas mucho tiempo. Delante de casa hay unos eucaliptos enormes y de ahí van y vienen en un vuelo que se repite una y otra vez. Curiosamente acuden siempre a la misma farola, teniendo como tienen donde elegir, debe ser que les gusta esta orientación, cualquiera sabe. Una de ellas, como sabiendo que les observaba, se giró y me dio la espalda o el culo con total desprecio. Igual quería mantener el anonimato y tiene todo el derecho, quién soy yo para romper su intimidad…

¿Se abre paso el buen tiempo…?

024026018

Fotos. Bárbara

Por aquí llevamos unos días, como hoy, esplendidos, y las plantas comienzan a lucir sus mejores galas; un tímido sol mañanero deja paso a mediodía a un sol que calienta hasta la médula. Parece ser, no obstante, que esto va a durar poco, dicen que el tiempo cambiara a peor este fin de semana; pero mientras ¡que nos quiten lo bailao!

Texturas

009

005027012

Fotografía, Bárbara

La piel sintética es tan lograda que parece real. Si bien es cierto que no abriga como la piel auténtica. Defensora como soy de la vida animal, a estas alturas, que hay ya tanta conciencia de que es un crimen matar animales para conseguir su piel, esta manta sintética con la que me tapo y arrebujo para ver las películas que me gustan, es super agradable de tacto y, como dice mi nieta es de piel de lobo. Cuando la acaricia, pienso en mi lobo lunar y me digo que ojalá nunca se vuelva a matar a ninguno para la satisfacción egoísta y cruel de algunos.

De mi jardín

IMG_2534

Foto y óleo, Bárbara.

Hoy que tengo muchas cosas que hacer, me limito a poner un óleo que terminé no hace mucho. La pandemia ha hecho que me encierre en el estudio y pinte como hacía tiempo no hacía. El nombre botánico de esta curiosa planta es Farfugium Japonicum conocida como boina de vasco, capa de la reina o pata de elefante, lo mismo da y es nativa de acantilados rocosos, costeros de Japón , Corea y Taiwán . Sea como sea a mí me encantan las boinas y es un complemento que uso mucho, igual que los sombreros que son mi capricho y perdición. Soy incapaz de resistirme ante un sombrero que me guste y de hecho los colecciono.

Arroz con calamares

004

Receta y fotografía, Bárbara.

Reconozco que soy medio china, porque el arroz en cualquiera de sus mil variantes me priva. Da igual que sea blanco, amarillo, negro o de cualquier color. Este no tiene ningún secreto, solo necesita, como todos, un buen caldo, un sofrito y todo lo que le quieras añadir, en este caso calamar pequeño o chipirón como los llaman en el País Vasco. El usar calamar pequeño es porque es más tierno y siempre sale bien.

Ingredientes: Un buen caldo de marisco, calamar pequeño, arroz redondo, pimientos verdes o morrones, guisantes y, para el sofrito, lo de siempre, dos dientes de ajo, cebolla y tomate frito, colorante alimentario, si no se tiene azafrán (unas hebras) y cúrcuma (opcional)

Sé que hay gente que al arroz no le pone sofrito, yo no lo comparto; decía una vecina que a ella el arroz le salía muy mal y resulta que solo le ponía agua…; en fin así no hay quien pueda por mucha buena voluntad que uno le ponga.

En una cazuela donde vayamos a hacer el arroz, ponemos dos cucharadas de aceite y sofreímos dos dientes de ajo enteros y con su piel, a los que hacemos un corte y que retiramos cuando estén doraditos. Los calamares pequeños tienen su truco si queremos que salgan tiernos: los salteamos cortados en tiras durante unos pocos minutos, muy pocos y los reservamos. En el mismo aceite ponemos la cebolla picada para que se rehogue. Mientras, en una sartén freímos unos pimientos verdes cortados en tiras; si no tenemos, le ponemos al arroz cuando casi esté hecho unas tiras de pimientos morrones. Cuando esté la cebolla, agregamos dos o tres cucharadas de tomate frito. Y a continuación el arroz, cuya cantidad dependerá del número de comensales. Yo pongo una medida por comensal y una más por que prefiero que sobre. Rehogamos todo. Añadimos el caldo, en este caso de marisco, y mantenemos el fuego fuerte durante cinco minutos y luego lo bajamos a medio o bajo; es el momento de poner el azafrán o el colorante y la cúrcuma si os gusta. El calamar lo agrego a mitad de cocción. Hay que controlar el caldo, si vemos que se queda muy seco le añadimos sin ningún problema. Cuando el arroz esté tierno. lo retiramos del fuego y lo dejamos reposar tapado unos minutos. ¡Después a disfrutar!

Retrato de mi madre de joven con turbante

002

Fotografía y retrato, Bárbara

Hace tiempo que tenía ganas de hacer este retrato de mamá, que debe ser de cuando conoció a mi padre. Mamá era muy guapa, con una expresión muy dulce. Me siento feliz de haberlo hecho por fin, aunque ella ya no está para poder verlo. Espero que allá donde esté le guste, un beso mamá.

Las Murallas Reales de Ceuta (España)

004

005006007003

Fotografías, Jero García Gázquez

Las Murallas Reales de Ceuta es sin lugar a dudas el monumento más representativo de la ciudad. Las murallas y el foso se construyeron para proteger el istmo y la península de la Almina, donde se situaba la parte antigua del continente africano. El conjunto amurallado consta de varias líneas defensivas formadas por almenas, baluartes, bastiones, la plaza de armas y un foso navegable de trescientos metros de longitud. Estas murallas fueron declaradas en 1985 Bien de Interés Cultural en la categoría de “Conjunto histórico”. Las primeras murallas iniciaron su construcción por decisión del primer califa omeya de Córdoba en el año 957 d.C. y se terminaron durante el reinado de su hijo. Esta muralla fue ampliada y reforzada por los portugueses tras la conquista de Ceuta en 1415. Después del sitio de Muley Ismail (1649-1727) se extendieron las defensas de la Plaza más allá del foso. La Ciudad Autónoma de Ceuta ya fue amurallada por los romanos; en el siglo X se construyeron nuevas murallas; se reconstruyeron en el siglo XVI; en el XVIII se construyó junto a ella un cuartel fortificado que es en la actualidad el Parador Nacional La Muralla desde 1966. Pero fueron los portugueses los que alzaron la actual muralla entre 1541 y1549 aprovechando los restos antiguos, labor llevada a cabo por Miguel Arruda y Micer Benedito de Rávena. Fue Jorge de Verboom quien diseñó un cuartel fortificado para alojar cuatro batallones. Dentro de los muros de la muralla se encuentran elementos arquitectónicos tan importantes como la llamada Puerta Califal del siglo X.