Matisse, sus bodegones

30

Matisse, bodegón.

Los bodegones de Matisse me gustan muchísimo al contrario que alguno de sus interiores con figura que no me dicen nada, La disposición de los objetos que conforman el bodegón aunque dispuestos de forma aleatoria, consiguen un equilibrio, compensan la composición aunque a primera vista parecen puestos al tuntúm. El color rojo, plano del fondo contribuye a ello y se enriquece con el rojo anaranjado, matizado, de esa bandeja levantada que refuerza el jarrón que tiene delante. Como un prestidigitador juega con nosotros y consigue que el resultados nos deje bouche bée, con la boca abierta. Y nos dan ganas, como si de una pantalla táctil se tratara, de darle de un lado para otro por ver qué más hay. ¡Y todo ello con una simplicidad de líneas pasmosa!

6 pensamientos en “Matisse, sus bodegones

  1. Hacía algún tiempo que no pasaba por tu espacio, y compruebo -una vez más- lo interesante que resultan los temas que publicas. La pintura de Matisse me encanta; la encuentro próxima a Picasso en su concepción formal, pero también me recuerda en su color a Van Gogh o Gauguin. Salud.

  2. Claro que sí, estimado Julio, tu apreciación es muy acertada porque entre “genios anda el juego”. Cada uno en su estilo son grandes maestros y que duda cabe que entre ellos se interpelaban de alguna manera. Picasso, por ejemplo, decía que Matisse era el único contemporáneo que había que tomarse en serio; él admiraba lo que estaba haciendo Matisse. Muchas gracias por pasar, Julio, me encanta que lo hagas. Un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s