Arroz con calamares

004

Receta y fotografía, Bárbara.

Reconozco que soy medio china, porque el arroz en cualquiera de sus mil variantes me priva. Da igual que sea blanco, amarillo, negro o de cualquier color. Este no tiene ningún secreto, solo necesita, como todos, un buen caldo, un sofrito y todo lo que le quieras añadir, en este caso calamar pequeño o chipirón como los llaman en el País Vasco. El usar calamar pequeño es porque es más tierno y siempre sale bien.

Ingredientes: Un buen caldo de marisco, calamar pequeño, arroz redondo, pimientos verdes o morrones, guisantes y, para el sofrito, lo de siempre, dos dientes de ajo, cebolla y tomate frito, colorante alimentario, si no se tiene azafrán (unas hebras) y cúrcuma (opcional)

Sé que hay gente que al arroz no le pone sofrito, yo no lo comparto; decía una vecina que a ella el arroz le salía muy mal y resulta que solo le ponía agua…; en fin así no hay quien pueda por mucha buena voluntad que uno le ponga.

En una cazuela donde vayamos a hacer el arroz, ponemos dos cucharadas de aceite y sofreímos dos dientes de ajo enteros y con su piel, a los que hacemos un corte y que retiramos cuando estén doraditos. Los calamares pequeños tienen su truco si queremos que salgan tiernos: los salteamos cortados en tiras durante unos pocos minutos, muy pocos y los reservamos. En el mismo aceite ponemos la cebolla picada para que se rehogue. Mientras, en una sartén freímos unos pimientos verdes cortados en tiras; si no tenemos, le ponemos al arroz cuando casi esté hecho unas tiras de pimientos morrones. Cuando esté la cebolla, agregamos dos o tres cucharadas de tomate frito. Y a continuación el arroz, cuya cantidad dependerá del número de comensales. Yo pongo una medida por comensal y una más por que prefiero que sobre. Rehogamos todo. Añadimos el caldo, en este caso de marisco, y mantenemos el fuego fuerte durante cinco minutos y luego lo bajamos a medio o bajo; es el momento de poner el azafrán o el colorante y la cúrcuma si os gusta. El calamar lo agrego a mitad de cocción. Hay que controlar el caldo, si vemos que se queda muy seco le añadimos sin ningún problema. Cuando el arroz esté tierno. lo retiramos del fuego y lo dejamos reposar tapado unos minutos. ¡Después a disfrutar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s