Alicia Gaya, dibujo de Cristobal Hall

Cristobal  Hall

Cristóbal Hall: “Alicia Gaya” , dibujo a tinta. Colección de Alicia Gaya. Foto: Bárbara

La guerra, cualquier guerra, es una hecatombe, un suceso terrible que cambia el rumbo, el destino de millones de seres humanos. La nuestra, la guerra civil, fue una lucha fratricida, de las peores, la que enfrenta a hermanos contra hermanos. En el bombardeo de Barcelona murió Fe, la madre de Alicia, y su marido, el pintor Ramón Gaya, huye a Francia y termina en un campo de refugiados. Ramón Gaya, Medalla de Oro a las Bellas Artes en 1985, Premio Nacional de Artes Pásticas en 1997 y Premio Velázquez de las Artes en 2002, tendría un largo y difícil camino por delante, subsistir, el exilio en México y el retorno a Europa: a Roma -y el Trastevere sobre todo-, que es volver a la vida oliendo y sintiendo el mundo clásico del arte que circulaba por sus venas. A su salida del campo, deja a su hija Alicia en el Chateaux de Cardese con su gran amigo el pintor Cristóbal Hall y su familia, formada por Trinita Japp, su mujer y Anne Pauline, la hija de ambos; solo entonces el padre de Alicia emprende el exilio a México. Es así como la vida de Alicia, con apenas siete años, une su destino al de los Hall; con ellos vive en Jamaica y en Cuba, en Londres y en Lisboa como una hija más.

Hoy Alicia es una mujer encantadora que vive en Portugal con los modales de una inglesa, fina y extremadamente cortés, que dice que tiene dos padres pintores, Ramón Gaya, el biológico, y Cristobal Hall, el inglés. Y los dos la pintaron y retrataron, como era natural, cuando era pequeña, con el buen hacer de cada uno y según su estilo propio.

Cristóbal Hall se merece una entrada más, pues si la vida de Ramón Gaya fue azarosa, no lo fue menos la suya, quebrada también por la guerra europea. La pintura figurativa de Hall es elegante, sobria lo mismo en sus retratos que en sus paisajes, particularmente los de Jamaica. Y me gusta en especial este dibujo precioso de Alicia, que me lleva a Matisse con esa línea suelta por donde pasa el aire y palpita la vida.

En Murcia Alicia tiene una cita con el Museo que contiene la obra de su padre biológico, al que menos trató y conoció; Cristóbal Hall está enterrado en Lisboa; sus dos padres pintores ya no están y ella acude a esa cita de cuando en cuando buscando aún sus raíces…

Y cuando Alicia nos anuncia su llegada, nos da una enorme alegría.

12 pensamientos en “Alicia Gaya, dibujo de Cristobal Hall

    • Sí, muy emotiva y el dibujo es una preciosidad. Las guerras no producen más que dolor y desarraigo; el destino es arbitrario y él hizo que tuviéramos la suerte de conocer a Alicia.
      Gracias Joaquin por tu entusiasmo tan generoso.

    • Muchas gracias, querida María. Este dibujo de Cristóbal Hall es realmente hermoso y ella, Alicia, una persona encantadora a la que aprecio de verdad y que me honra con su amistad.
      Un abrazo enorme.

  1. Conmueven esos dificiles episodios que marcaron las vidas.de Cristobal Hall y Ramón Gaya. Sin duda que el espíritu de los padres de Alicia Gaya se vió fortalecido en la adversidad y pudieron trasladarlo a sus lienzos, como podemos deducir por la experiencia personal de Antonin Artaud, que pudo decir : No hay nadie que haya jamás escrito, pintado, esculpido, modelado, construido, inventado, a no ser para salir de su infierno.
    Felicidades por esa amistad que te une a Alicia y gracias por compartir este relato estimada Bárbara.

    • La vida nos va modelando así como las circunstancia y el ambiente que nos rodea, ya lo decía Ortega y Gasset. Cuándo prima lo adverso y del modelado final resulta un ser bueno, cariñoso y dulce, entonces podemos creer en la gran capacidad del ser para sobrevolar…
      Qué sabias las palabras de Artaud! Las suscribo totalmente,
      Muchísimas gracias, querido amigo por ese comentario tan bonito.
      Un abrazo bien grande que cruce el mar.

      • Me encantan tus comentarios y los de demiannicolas en este tema (y en general en todas vuestras intervenciones). Nunca os quedáis en la superficie y aplicáis una pincelada (o más) de ternura al hablar de los artistas. Es un placer siempre leeros 🙂

  2. Magnífico realmente el dibujo de Hall.
    Y poder conocer a Alicia, hablar de su padre -Ramón- con ella largo y tendido, darle a conocer cosas y episodios de su vida que desconocía, un regalo de esos que nos da la vida muy de tarde en tarde.

    • Lo es y como algo añadido ver que ella “está”, con lo difícil que resulta conseguirlo con niños. Un gran retratista Cristóbal Hall.
      Sí que es un regalo, Alicia lo es. Me conmueve y emociona la necesidad de saber, de conocer cómo era su padre Ramón Gaya y la suerte de que tú tesis doctoral fuera “La estética de Ramón Gaya a través de sus escritos” para poder responder, de alguna forma, a esa necesidad, cosa difícil, por otro lado, por la complejidad que entraña cada ser humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s