El periodo Ming

"La portadora de Ofrendas". Pintura mural al estuco. Periodo Ming. Museos reales de Bruselas.

“La Portadora de Ofrendas”. Pintura mural al estuco. Periodo Ming. Museos reales de Bruselas.

El periodo Ming (1368-1664) se caracteriza por su espíritu libre e independiente; se abandona la policromía brillante y apuesta por los colores suaves, desvaídos, como lavados, con apenas contrastes, como en “La Portadora de Ofrendas” con verdes jade y azules translúcidos, rosas apagados y algún toque marrón. Todo en esta pintura mural parece surgir de un mundo marino, de algas y espuma. El rostro de dibujadas cejas, boca menuda y óvalo perfecto de esas mujeres chinas, que parecen muñecas de una impostada belleza, esas tan queridas por los poetas, aquí, en sus ojos entornados, se adivina el escepticismo y la poderosa fuerza de la mujer oriental.

4 pensamientos en “El periodo Ming

  1. ¡No hay fronteras para tu amor por el arte, Bárbara! Qué poco sabemos del arte oriental y de la forma de pensar y sentir de esos pueblos. Seguimos siendo poderosamente “eurocentristas” y, cuando pretendemos huir de ello, nos quedamos en la superficial y consumista aproximación al hinduismo o budismo, o nos convertimossimplemente en nihilistas.

    Aunque pensándolo bien, lo mismo hacemos con nuestra propia cultura. Tendré que pensar y leer más sobre ello.
    Antes de que me olvide o no pueda estar on-line, Feliz Pascua de Resurrección y un fuerte abrazo a todos. QUe Dios os bendiga

    • Querido Joaquín, el arte no tiene fronteras y debo reconocer mi ignorancia en el arte oriental que tanto me gusta, con un saber exquisito y milenario cuando nosotros estábamos aún en pañales, así es.
      Mi aproximación al budismos te puedo asegurar que no es superficial ni consecuencia de moda alguna; no soy mujer de iglesia ni de jerarquías de fe; mi espiritualidad es, eso sí, privada.
      Te agradezco tus buenos deseos y te deseo lo mejor, de sobra lo sabes.
      Un fuerte abrazo!

      • ¡Feliz Pascua, Bárbara, a ti y a Aurelio! No tenía ni idea de tu aproximación al budismo y tú serías la última persona a quien aplicaría los calificativos de superficialidad y consumismo (que, por otro lado se pueden aplicar a muchísimos católicos o de cualquier religión). Disculpa si te he podido ofender con mis palabras.
        Mi comentario no se refería a nadie concreto. Mi crítica era, en realidad, más a una actitud cultural que religiosa Estaba pensando en gente de Hollywood u otros famosos que dan la sensación de vivir atornillados al lujo y al dinero, mientras se apuntan a la moda, espiritual o no, que sea (como los hippies de los años 60 que retrataba Baltasar Porcel yendo todos los fines de semana a la estafeta de correos de Ibiza a recoger el cheque mandado por sus padres).
        Conozco tus buenos sentimientos hacia mí y te aseguro que son recíprocos. Un fuerte abrazo

      • Descuida que no me has ofendido para nada; Oriente me atrae más que Occidente, lo que sucede es que mi religión es el arte, siempre lo digo, y considero que la espiritualidad debe ser privada por lo que no me gusta hablar de estos temas por respeto a todo el mundo y a todas las creencias o a su ausencia. Y de acuerdo en que hay modas y mucho snob suelto y siempre los habrá.
        Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s