Adolfo Suárez, in memoriam

2

Hoy no es un día cualquiera, hoy el primer Presidente de nuestra democracia está de nuevo en el Congreso de los Diputados. A las diez de la mañana se ha abierto su capilla ardiente y hoy, en este día diferente, quisiera tener el don de la palabra para poder condensar los sentimientos que a todos los que vivimos aquellos años difíciles se nos agolpan, nos asaltan desde el fondo de la memoria. La memoria que él fue perdiendo…

La memoria de nuestro pueblo al abrigo del olvido… esa será nuestra labor, es nuestro deber: recordar que algo que parecía casi imposible se hizo y se pudo hacer por el entusiasmo, el ansia de democracia que tras cuarenta años de dictadura el pueblo sentía y porque Adolfo Suárez, puso su habilidad y su empeño en aglutinar voluntades para conseguir que la democracia fuera una realidad y que España caminara hacia el mundo libre.

Adolfo Suárez recuperó la democracia desde su origen falangista, desde dentro, con la aprobación de la Ley de la Reforma Política, consiguiendo que las cortes franquistas se hiciera el harakiri. Su alianza con la Corona, con Carrillo, la existencia de políticos con visión de futuro hizo posible algo que parecía imposible. La aprobación del Partido Comunista en sábado santo, un golpe maestro. Y sin darse un respiro: la ley del divorcio, la reforma fiscal, la libertad sindical, la libertad de prensa, de expresión… y a todo esto los poderes fácticos en la sombra y el terrorismo envenenando el día a día… LA MATANZA DE ATOCHA, terrible, nos unió más y la contención civilizada de todos fue la mejor respuesta.

Pero no lo hizo solo; añoramos la talla de políticos de raza que supieron conciliar posturas para llegar a un consenso. Con él se cierra una etapa donde la política entrañaba nobleza, dedicación y proximidad con los ciudadanos. Vivimos con esperanza aquel periodo vertiginoso; fue también de zozobras y angustia, pero pasamos de no ser a ser CIUDADANOS DE PLENO DERECHO. La aprobación de la Constitución fue el resultado de un consenso inédito.

La figura de Adolfo Suárez se ha ido acrecentando con el paso de los años y en justicia se le reconoce su gran labor, imprescindible en el diseño de la democracia.

Hoy, en un día diferente, Adolfo Suárez  entra en la Historia por la puerta grande.

In memoriam.

 

6 pensamientos en “Adolfo Suárez, in memoriam

  1. Descanse en paz. Es triste que fuera tratado en vida con el odio, ingratitud y mezquindad que nuestra España suele reservar a los grandes hombres. Hoy todos somos unánimes en la alabanza.

    ¡Cuánto echo de menos unos cuantos como él para arreglar las cosas! Pero temo que quizá no nos lo merezcamos.

    • La política es dura e ingrata, pero su imagen ha ido creciendo… debe ser verdad que el tiempo pone las cosas en su sitio. Y para sus adversarios es una lección el hecho de que él, no ellos, forma parte importantísima de la historia de nuestro país; casi se puede decir que ha escrito la página más brillante pese a quien pese.

    • No, no lo tenía fácil, pero era un hombre muy hábil, muy listo y encantador en el trato directo y consiguió lo que parecía imposible… Hoy es un día para la reflexión, para que los políticos actuales tan alejados de la gente reflexionen…
      Gracias, Ledrake, un abrazo.

  2. Me vienen a la memoria, como a ti, aquellos años tan llenos de esperanza, de temor…, la ilusión de las primeras elecciones, en las que participé tan activamente desde el PSOE, y tantas y tantas cosas: el 23 F, los asesinatos de Atocha, como dices, y un día a día de sobresaltos, pensando en la vuelta a la dictadura a cada momento. Y cómo no recordar también a Serrat, Lluis Llach -todavía me emociona hoy cuando lo escuchamos-, Raimon, Paco Ibáñez…

    Y también recuerdo, unos cuantos años atrás -tenía yo 17 o 18 y me encontraba en Madrid, estudiando Arquitectura-, cuando lo conocí en casa de un familiar o de aquellos dos veranos que pasó en Torrevieja con Amparo y sus entonces dos hijos…

    ¡Cuántos años, Bárbara! ¿Somos ya realmente más del siglo XX que de este?

    In memoriam.

    • ¿Cómo no recordar la etapa más importante de nuestra generación? Recuerdo también “la marcha verde” de los marroquíes temiendo que te mandaran al Sáhara… era un sobresalto detrás de otro; como dices, ilusión y temor…Y un futuro incierto. Y por fin las cosas iban saliendo.
      Todo el mundo dice que era un encantador de serpientes… simpático y cercano; se me antoja que hizo malabares y hechizó a todos aunque después lo abandonaran todos también…
      La historia lo ha puesto en su sitio.
      ¡Pues no!!! Yo, como Barbarela de siglo indefinido… Jaja!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s