Picasso, el Bateau Lavoir y Madeleine

"La planchadora" de 1904. Pablo Picasso. Öleo sobre lienzo. Museo Guggenheim,N.Y.

“La planchadora” de 1904. Pablo Picasso. Öleo sobre lienzo. Museo Guggenheim,N.Y.

Cuando Picasso llegó a Montmartre y se instaló en 1904 en el Bateau Lavoire, y antes de conocer a Fernande Olivier, tuvo una amante llamada Madeleine de la que se sabe que era modelo. El Bateau Lavoire fue al principio una fábrica de pianos y después una cerrajería; con el tiempo el dueño decidió convertirlo en estudios. Parece ser que el de Picasso era amplio y luminoso, aunque el edificio estaba construido tan mal que propiciaba la humedad; carecían de luz y de gas, y en invierno se helaban las tuberías y el olor a moho impregnaba aquel laberinto de estructuras imposibles. Dado que Picasso prefería pintar de noche, se supone que lo haría como Goya, con velas, o bien con quinqués de gasóleo. Los alquileres eran bajos y se ocuparon enseguida; la miseria y las estrecheces económicas marcaban esos años, pero el pintor aprendió a vivir como un pícaro. Después de que unos anarquistas estuvieran alojados en el Bateau Lavoir con los consiguientes escarceos con la policía, el edificio se llenó de españoles con escasos recursos como Canals, Sunyer, Juan Gris, Max Jacobs, Andrés Salmón… Estos dos últimos bautizaron el edificio con el apodo con el que se le conoce, nombre con el que se designaba  a los barcos lavandería del Sena. Madeleine, el nuevo amor de Picasso, era una bella modelo muy delgada que inspiró el cuadro “La planchadora” y “Comida frugal” entre otros trabajos de esos años.  El escritor John Richardson, en la biografía sobre Picasso, sostiene que la estructura ósea de la modelo es responsable de esa estética de cuerpos anoréxicos, de miembros alargados, de dedos filiformes como en el cuadro en la que otra amiga, Margot, acaricia a un cuervo. Lo cierto es que con ambas avanza hacia los tonos pastel al tiempo que los cuerpos anoréxicos se mantienen incluso después de que conociera a Fernande Olivier, de formas rotundas del tipo que llamamos mujer-mujer. Pero eso para mí es solo una parte; la influencia del arte egipcio configura la estética que modela las obras de la llamadas época azul y rosa, como en el cuadro “Jovencita con el brazo levantado” de la colección Harriman de N.Y. Puede ser que esa influencia se realizara, se plasmara a través de ellas, pero no solo por ellas.

10 pensamientos en “Picasso, el Bateau Lavoir y Madeleine

  1. Au delà de Picasso, heureuse de retrouver l’hisitoire si fameuse du bateau lavoir, un vrai iieu de mythologies ! La ligne du cou et l’angle des épuales me fait curieusement songer à l4ombre sculptée par Auguste Rodin ,avec c eme^me mélnage de dureté et de douceur…

    • Si, c’est comme tu dis une melange de dureté et de douceur. Picasso a laissez déjà le froid bleue. La “banda” de Montmartre et le bateau lavoir sont passés a l’histoire…
      Merci beaucoup, belle dame.

  2. Gracias por tu nueva lección de arte, Bárbara. Me gusta mucho ese cuadro. De hecho, los cuadros de las épocas azul y rosa son mis preferidos, más que los de estilo cubista. UN abrazo y buena semana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s