La cocina de los pintores IV

"Estudio". Foto: Aurelio Serrano Ortiz.

“Estudio”. Foto: Aurelio Serrano Ortiz.

La experimentación con los distintos materiales constituye la parte más interesante del trabajo de un pintor; los soportes sobre los que se ha realizar dicha experimentación contribuyen de forma notable al resultado final. Al principio de mi trayectoria pictórica, un galerista me comentó con mucho desparpajo, a la vista de unos trabajos que había realizado aplicando óleo sobre papel, sorprendido quizá por su calidad, que “es que el papel es muy agradecido”, restando mérito a mi trabajo.  Poco tiempo después, un gran crítico de arte me comentó que no sabía cómo había conseguido esas “calidades”, “que él, pintor frustrado, lo llevaba intentando durante años sin conseguirlo, utilizando unas esponjas”; como es natural, le agradecí sus elogios, pero no le revelé mi técnica. Mi juventud de entonces me impidió ser generosa y humilde; hoy con gusto habría compartido mis “secretos de cocina”. La experiencia es el resultado de horas y horas de trabajo; el estudio de un pintor es un laboratorio donde se vuelca la pasión y el amor por lo que se hace. Hay una regla que no falla: trabajo, trabajo, trabajo y no tener miedo al fracaso; investigar y experimentar por disparatado que sea a priori. Y, si me apuran, cuando más ilógico pueda parecer el “invento”, mejor. En una conferencia que di en unas jornadas organizadas por la Universidad de Murcia sobre “Técnicas al agua”, los alumnos de arte me hicieron muchas preguntas precisamente sobre la cocina de la acuarela.  Por entonces preparaba una exposición en Cuenca en torno a la obra de Fernando Zóbel, uno de los fundadores del Museo de dicha ciudad. Sus acuarelas son de una belleza y perfección técnica insuperables; para ello había estudiado a conciencia su trabajo y me puse a experimentar. Una cosa que descubrí intentando llegar a unos tonos tostados con unas notas doradas fue la utilización de un tipo de café torrefacto portugués que me proporcionó muchas alegrías; después me he enterado que otros lo han hecho: no hay nada nuevo bajo el sol; pero esto es solo un ejemplo de lo bien que se lo puede pasar uno recorriendo caminos que desconoce… A los alumnos que asistieron a aquella conferencia esa tontería del café portugués les encantó.

Picasso, que fue un gran investigador, utilizaba los pigmentos del pastel mezclados con óleo y la acuarela con pastel. Todo vale, si el resultado es bueno.

10 pensamientos en “La cocina de los pintores IV

  1. Muchísimas gracias por enseñarnos tu “sancta sanctorum” y por compartir detalles de tu labor como pintora. Puedo imaginarte como un caballero medieval, velando tus armas (pinceles y pinturas) y preparándote para luchar con los demonios (desaliento, dificultades) apoyada por los ángeles (talento, inspiración y coraje).

    • Jajaja… me veo en la venta al lado del pozo velando “mis armas” como don Quijote. La verdad es que al alba me he encontrado muchas veces pintando.
      Gracias, Joaquín, por este comentario tan inspirado.
      Un abrazo.

  2. Sabes, Bárbara, una vez, durante el comienzo de mis estudios de arquitectura, me tuve que enfrentar al dibujo de una Iglesia muy conocida en Sevilla, la Iglesia de Santa Ana, en el famoso barrio de Triana. Queriendo hacer algo diferente, consideré usar una técnica que me permitiese trazos definidos con la misma capacidad del pincel o la brocha pero sin la necesidad de tener que recargar éste durante la ejecución de un trazo largo. Después de un rato de meditación consideré que pintar con crema líquida Kanfort para Zapatos era mi mejor opción: paleta corta de colores (blanco, azul, negro y marrón) sobre un soporte con algo de cuerpo que no fuese lienzo ni papel acuarela de alto gramaje: papel marrón para pastel. El resultado fue de lo más interesante, lástima que no pueda mostrarlo ya que regalé el cuadro a un amigo, no recuerdo cual. Pasiones de juventud. Gracias por hacérmelo revivir.

    Un abrazo
    Rafael

    • Debió quedarte genial, estoy segura. La creatividad se nota en todo, en todos los aspectos y la imaginación va emparejada. He comprobado que la persona creativa lo es en todo. Y estoy convencida de que tú lo eres. Muchísimas gracias por ese estupendo comentario que contribuye tanto al contenido del post sobre la “cocina de los pintores”.
      Un abrazo.

      • Gracias Bárbara. ¡La consideración es recíproca! Y gracias por tus posts y comentarios. Me encanta aprender.

        Un abrazo,
        Rafael

  3. Généreuse et juste Barbara qui a compris, au contraire de tant d’artistes, que l’échange, la transmission, sont un plus, et que rien ne peut remplacer le don de soi, l’énergie, la volonté, la passion d’être pour devenir un artiste à part entière ; Bravo pour cette prise de conscience, cette remise en cause et cette volonté de don. Une grande âme, cette Barbara !

    • Bravo pour toi, chère Phédrienne !!!
      La passion est le moteur; elle est capable de guerir toutes les blessures de la vie; elle est capable de s’envoler et nous derrière…
      Un grand merci, belle dame !!!

  4. Para Rafaelpradov
    La curiosidad, en su sentido más noble, es un gran bien: lo mejor de los blog es que nos permite el intercambio de conocimientos y sensibilidades. ¡Yo aprendo todos los días de los blogueros que como tú aportan cosas interesantes!
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s