Indignados: Alepo bajo las bombas. Y Pablo Neruda.

Foto: “Santiago” (aplicable a cualquier lugar donde ocurra lo que en el Chile de septiembre de 1972). Del libro “Neruda: entierro y testamento”. Las Palmas de Gran Canarias, 1973.

Hoy terminan los Juegos Olímpicos. Durante dieciséis días los ojos de todo el mundo han estado pendientes de lo que sucedía en Londres. Daba la sensación de que nada ocurría fuera del Reino Unido. Las noticias con categoría de anécdota apenas contribuían a  despertar el interés de los ciudadanos agotados por las altas temperaturas, por el sopor de las siestas a más de cuarenta grados. En agosto las ideas se van a la playa y las lagartijas acumulan grados centígrados para el invierno.

Pero mientras el “negocio” del olimpismo generaba millones que engordaban a las grandes multinacionales, las hambrunas y los conflictos armados continuaban, porque la rapiña y el desprecio por la vida de los poderosos no baja la guardia. Lo que se juega en esos campos de batalla es la vida y el sueño de libertad de muchos; ahí no hay balones ni modernos estadios ni himnos nacionales ni lágrimas en los ojos por la emoción de las medallas ganadas para la patria.

En Alepo, mientras el mundo feliz y civilizado se ponía las medallas, se apretaban los dientes cuando las bombas caían sin descanso. En los campos de refugiados de Turquía o de Jordania los miles de refugiados sirios que han podido escapar con vida del infierno no sueñan con récords, sueñan con sobrevivir día a día. Alepo, como Damasco (nombres de ciudades legendarias asociadas a viajes de aventuras) y antes Homs, está siendo objeto de cruentos ataques por parte del régimen de ese sátrapa  que no renuncia al poder. La minoría alauí a la que pertenece Bachard al Asad y su corte de familiares y amigos no está dispuesta a perder su posición privilegiada. La mayoría suní apoya al ELS en su lucha sin cuartel por reconquistar el terreno que había perdido en los barrios más pobres de la ciudad, como el de Saladino. Posiblemente esta semana se nombre al nuevo negociador tras el fracaso del plan de paz de Kofi Annan. A pesar de esto, EEUU  podría dar un paso hacia adelante que fuese decisivo a la hora de equilibrar las fuerzas beligerantes; Hillary Clinton, de visita en Turquía, estaría a favor -contando con la Liga Árabe y con Turquía- de la exclusión aérea, que fue lo que se hizo en Libia. Por otra parte la CIA está apoyando de hecho al Ejército de Liberación…

Mientras, con esta canícula, en Alepo  la gente malvive, hay escasez de alimentos y de medicinas, los precios de los alimentos básicos, como la leche para los niños, se ha elevado de forma escandalosa. Cada día sobrevivir es un milagro: las bombas de Bachard al Asad no dejan de caer sobre Alepo.

Del gran poeta chileno Pablo Neruda, que nos conmovió con su poema “España en el corazón” (subtitulado ” Himno a las glorias del pueblo en guerra”) en su libro “Tercera residencia”, transcribo estos versos que se pueden extrapolar a cualquier situación bélica que suponga la masacre de un pueblo:

Y una mañana todo estaba ardiendo,

Y una mañana las hogueras

salían de la tierra

devorando seres,

y desde entonces fuego,

pólvora desde entonces,

… … … … … … … … … … …

Venid a ver la sangre por las calles,

venid a ver 

la sangre por las calles,

venid a ver la sangre

por las calles!

(Editorial Losada, Buenos Aires, 1970).

15 pensamientos en “Indignados: Alepo bajo las bombas. Y Pablo Neruda.

  1. Totalmente de acuerdo, Bárbara, ese Jinete del Apocalipsis nunca viene solo, siempre está acompañado de los otros tres. Muy buena también tu cita de Neruda. No has puesto ninguna imagen, aplaudo tu criterio: las tenemos todos en nuestras mentes. Espero que las tengamos también en nuestros corazones, sobre todo aquellos que pueden hacer algo para parar esto, Inshallah!

      • Yo creo que sí sabemos cómo calificar los intereses, pero somos demasiado educados para expresarlo por escrito…

      • La foto es estupenda. Tienes razón: la imagen de la mirada triste de un niño vale más que mil palabras ¡qué mil, no se puede calcular el número!

  2. Yo también siento una pena especial por ciudades que han estado en nuestra memoria histórica y cultural: Damasco, la ciudad más antigua de la Historia (dicen), Naaman el Sirio y la conversión de S. Pablo en la Biblia, los Antíocos, (después de Alejandro Magno), el Califato (creo que de los Omeyas). Y Alepo , tan importante en las Cruzadas…..

  3. Así es. Me encanta la historia antigua y medieval y una siente que pertenece de alguna manera a lo que quiere.Hace años que leí los siete tomos de ¨Las mil y una noches” y me fascinó como se enlazan las historias y descubrí cosas como la hospitalidad árabe y parte de su filosofía de vida que me encantaron, nada que ver con ciertos extremismos que nos ponen los pelos de punta hoy.

    • Retrocediendo a lo que dices de los extremismos, Bárbara, yo siempre había creído que éstos se curaban leyendo y viajando. Una de las cosas que más asusta es que los que dirigen todos estos extremismos son personas cultas (al menos con educación universitaria) con largas estancias en Occidente. Claro que Hitler era un lector obsesivo (aunque con mal criterio). Y ¿qué decir de Heidegger?

      Desde luego el ascenso del Islamismo hay que relacionarlo con el fracaso (especialmente en las luchas contra Israel) del socialismo laico árabe en sus distintas vertientes (partido Baas en Siria e Iraq; el nasserismo en Egipto, las dictaduras en Argelia y Túnez, etc.). Quizás se podría aplicar lo mismo al ascenso del nazismo, tras el “diktat” de Versalles.

      Simplemente estoy pensando en voz alta. Creo que me estoy “enrollando”:-)

  4. Me pongo en pie y aplaudo. Se puede decir más alto pero no más claro.

    El otro día me cabreé como un mono leyéndole a Javier Solana un artículo en el que decía que (lo que figura entre corchetes lo añado yo), “de no abordar la oposición siria seriamente las inquietudes de esta minoría [alauí, en el poder actualmente y que supone un 12% de la población}, temerosa de una venganza suní, podría estallar en el país una guerra civil sectaria peor aún que el conflicto que devastó Líbano desde 1975 hasta 1990”.

    ¿Pero cómo que PODRÍA estallar una guerra civil? ¿Y qué carajo está sucediendo ahora sino una guerra civil en la que esa minoría está masacrando impunemente a quienes se oponen al régimen? Pues claro que hay que evitar que, en caso de que ese régimen sea derrocado, la mayoría linche a la minoría alauí pero es que como tarden más en intervenir no va a quedar mayoría suní de la que defenderla.

    • Hay cosas tan sangrantes, que no sé como somos capaces de mirarnos en el espejo, que dan ganas de llorar, llorarnos por no ser capaces de parar este y otros horrores que suceden todos los días. Leí el articulo de Solana y en eso no estuvo muy fino, yo finalmente lo interpreté como que el conflicto se podía enquistar como en el Líbano. Chapeau por tu comentario. Sería espantoso que se diera una venganza, caso de que quedara algún suní, sería la peor manera se avanzar hacia una democracia. Simplemente, gracias.

      • Totalmente de acuerdo con los dos. Al nombrar a Javier Solana (¿quién recuerda que se autodenominó el catorceavo -sic- Ministro de Cultura?) me he acordado de la guerra de Yugoslavia: las matanzas, la pasividad de la ONU y sus cascos azules holandeses, la atribución de la culpa exclusivamente a los serbios y la guerra contra éstos. Aquí nos hemos quedado en los dos primeros pasos.

  5. Este es un tema doloroso para mí. Conocí en París a gente estupenda de distintos lugares de la entonces Yugoslavia y con un nivel cultural impresionante, con una sensibilidad tremenda y aún hoy me avergüenza pensar lo que hizo Europa. La Europa “de los pueblos” como se definía miró hacia otro lado cuando se cometían barbaridades, atrocidades impensables en suelo europeo en el siglo XX.

    • Lo mismo siento yo. Aunque he de reconocer, con vergüenza, que me dejé llevar por lo que decía la prensa y también echaba a los serbios toda la culpa.

      La naturaleza humana no cambia. En un entorno de fanatismo, ira y miedo, debe ser más fácil de lo que parece ser asesino o complice. Y la codicia, el egoismo y la cobardía son tentaciones difíciles de vencer. Lo más fácil es no hacer nada.

      Por supuesto, no estoy justificando nada, simplemente me estoy exhortando a mi mismo y compartiendo mi pensamiento con vosotros, de que hemos de estar siempre vigilantes para mantener la mente libre y el corazón ardiente.

  6. Les jeux ont été utilisés de tous temps pour canailser et dévier les colères, du pain et des jeux ! Il y a tant à dire à ce sujet et je vous remercie de ce post qui pose si bien les choses ! Un artiste célèbre a contribué aussi à sa façon à dépasser ce cadre de jeux stricts pour évoquer la réalité cachée derrière le rideau :
    https://www.google.fr/search?q=Banksy+et+les+jeux+olympiques&hl=fr&prmd=imvns&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ei=IS4tUKaDB-ma0QXMh4DIAw&sqi=2&ved=0CF8QsAQ&biw=1280&bih=927
    Amitiés Barbara

    • Absolument! Il faut le dire, dénoncer les choses plus haut, ne se taire plus jamais, Merci a vous, Phédrienne pour emmener les traveaux de Banksy ces sont magnifiques!!! Amitiés à vous.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s