Brassaï, la Estirga y la paloma

Brassaï, foto de la Estirga de 1936.

Desde que existe la fotografía, la Estirga ha sido objeto de deseo de los artistas del carrete y de los simples aficionados. Gyula Halász era oriundo de Brassó, por eso el seudónimo de Brassaï que significa oriundo de Brassó. Se nacionalizó francés y, como saben hacer muy bien los franceses con los artistas e intelectuales de otros países, lo hicieron suyo como a Picasso y a otros tantos. Francia siempre ha sabido mimar la cultura y eso les honra. Son muy conocidas las fotos que hizo a Picasso, en su taller y en su ámbito familiar, así como las de otros artistas que triunfaban en París en los años treinta. El libro “Paris de nuit” lo convirtió en una celebridad. Fue nombrado Caballero de las Artes y las Letras de Francia. Volviendo a la foto, la paloma se diría que tiene una relación simbiótica con la Estirga; de qué naturaleza, no sabemos, pero su “estar” es de una placidez  mayestática, nada luciferina ni diabólica. ¡Genial la foto!

2 pensamientos en “Brassaï, la Estirga y la paloma

  1. Y la paloma, sobre un ala, pensaba y pensaba en qué pensaría la Estirga para tener que sacar la lengua y mojarse los labios.

  2. ¿Y quién lo sabe? La Estirga nos hace burla a los pobrecitos mortales que nos esforzamos en cosas absurdas cuando al final nos vamos ligeros de equipaje… Me gusta mucho la idea de lo que piensa la paloma de lo que piensa la Estirga; al final la paloma piensa más que muchos/as.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s