Lo que la Estirga no ve: el Memorial de los Mártires de la Deportación

Extremo de la isla de la Cité. Foto: Bárbara

Cualquiera que se siente en la terraza del café Esmeralda, situado en la esquina de la rue du Cloître Notre Dame y el quai aux Fleurs, puede observar como el sauce llorón se mece despacio. El día puede ser veraniego o primaveral y el ritmo puede cambiar según las horas; en invierno está mudo, sin hojas, pero sigue ahí como el guardián del Memorial. Si uno viene caminando por el square de Juan XXIII no tiene más que cruzar el quai de l’Archevêché para encontrarse con un pequeño jardín que lleva a la misma punta de la isla. Traspasada una verja de hierro, se accede a una discreta escalera que nos deja al mismo nivel del agua. Entramos en un espacio blanco en donde la memoria de todos los judíos deportados se hace también agua, llanto. Y ahí los nombres de todos ellos, fundidos con las palabras de los poetas. Y las velas encendidas por las vidas de 75.000 judíos deportados a los campos Drancy, Beaunela-Rolande y Pithiviers. Solo regresaron 2.500. El 17 de julio de 1993, el Presidente francés Mitterand declaró el aniversario de las detenciones masivas como Día Memorial Nacional de la persecución racista y antisemita. Un año después fue creado este monumento en las orillas del Sena. Y al año siguiente, el presidente Jacques Chirac reconoció la responsabilidad de Francia. Merece la pena una visita al Memorial de los Mártires de la Deportación para que no flaquee nuestra memoria. Respecto al encabezamiento, no es que la Estirga sea insensible, si no lo ve de día es porque Viollet-le Duc, su padre, su creador, la puso donde la puso; otras quimeras le cuentan…, pero no es lo mismo.

2 pensamientos en “Lo que la Estirga no ve: el Memorial de los Mártires de la Deportación

  1. El día que lo visité contigo, recuerdo, me brotaron lágrimas calladas desde lo más hondo. No nos dijimos casi nada durante todo el recorrido: nos sabíamos el uno al otro y no hacía falta. Hoy pienso que, en ese momento, sentimos un inmenso dolor al constatar, de una forma tan evidente, que ¿personas? pudiesen haber hecho algo así con otras personas.
    ¿Conseguiremos algún día tener en España un Memorial en recuerdo de los miles y miles de españoles que siguen hoy ignorados en fosas y fosas y fosas y…, asesinados por aquellos a los que el general Franco alentaba?

  2. Recordar para no olvidar; para no volver a repetir todo el dolor que los unos pueden hacer a los otros. ¿Personas? te preguntas, no podría calificarlas así, algunos animales demuestran más sentimientos. Me temo que tardaremos en verlo, si es que nosotros lo llegamos a ver.Francia nos lleva mucha ventaja en casi todo. Gracias por ser así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s