Archivos

Ostras y almejas

1

3

No hay que ser muy marineros para que nos gusten los productos del mar, pero si además se da esa circunstancia, miel sobre hojuelas; lo digo porque el fuerte sabor a mar de las almejas crudas me encanta y ni qué decir de las ostras. Una vez compradas las almejas, las depuro durante media hora en un bol con agua y un puñado de sal, y después, antes de hacerlas en salsa, me reservo unas cuantas para comerlas crudas con un chorrito de limón; así están deliciosas. Respecto a las ostras, sé que hay recetas en las que se rebozan, pero para mí nada como comerlas crudas también con un chorrito de limón.



Almejas al vino blanco:

Ingredientes: 1 cebolla, 2 dientes de ajo si son pequeños o 1 si es grande, vino blanco o vinagre, pimienta negra y perejil.

Laminamos el ajo y, en una cacerola, ponemos aceite de oliva y lo doramos ligeramente; agregamos la cebolla cortada finamente y removemos hasta que quede blanda; no debe tostarse. Es el momento de añadir las almejas para que se abran, aadimos pimienta recién molida y el vino blanco; finalmente espolvoreamos por encima el perejil picado.  El resultado es espectacular y, más sencillo, imposible.

A las ostras las dejo tal como el mar nos las ofrece, sin manipulación alguna y en todo caso haría algo con los ostrones, que considero son menos finos. En París las ostras son deliciosas y servidas con un baujolais fresquito el no va más. No obstante, existe en la zona de Les Halles un aliño muy sencillo a base de cebolla picada cruda, vinagre y pimienta.

 

El pan

 

IMG_0916

Foto:  Bárbara

 

La cocina me apasiona y a pesar de eso nunca antes había hecho pan casero con masa madre. Reconozco que la paciencia y el mimo que hay que tener para hacer masa madre en principio me hizo dudar, pero pudo más en mí la curiosidad y me lancé con mi pareja a cuidar y alimentar la masa madre día a día. Y, como se trata de algo vivo que va creciendo y menguando, la historia resulta muy divertida. Ayer hicimos en primer pan y debo decir que no salió todo lo esponjoso que debiera, creo que porque lo amasé manualmente, por lo que he decidido comprarme una amasadora.  Sé que debo ajustar el tiempo de horneado, pues cada horno tiene una potencia diferente. El resto de la masa madre la tengo en la nevera para seguir utilizándola. El pan está tan bueno, que quiero seguir haciéndolo en casa. En Internet tenéis todo la información si os animáis.

Purrusalda

 

IMG_0778

Foto: Bárbara

 

Para estos días de frío, nada mejor que un guiso caliente. Esta receta la aprendí en el País Vasco y a mí, que me encanta el bacalao, me resulta deliciosa. Es sencilla y contundente, no nos complica la vida y ahora con el bacalao ya desalado que se encuentra en cualquier comercio no hay excusa que valga. Debo decir que a algunos de estos bacalaos desalados, para mi gusto demasiado desalados, les falta un punto de sal, para algo es bacalao, de modo que es mejor probar si no queremos que se nos quede insípido.

Ingredientes:

2 o 3 puerros hermosos, bacalao desalado, patatas, aceite de oliva, sal y una pizca de pimienta

En una cazuela rehogamos con aceite de oliva los puerros cortados en rodajas, añadimos las patatas troceadas, el bacalao en trozos no muy grandes y un chorrito de agua. Salpimentamos y dejamos cocer. Así de sencillo y de sabor impresionante. Me ha faltado decir que pongamos el bacalao una vez estén casi hechas las patatas porque no hay nada peor que el pescado muy hecho o pasado de cocción.

Ensalada de lentejas con setas

 

Después de estos días de fiestas en las que todos nos reunimos alrededor de una mesa, esta receta, tan sencilla, nos puede venir muy bien para desengrasar un poco.

002

Receta y foto: Bárbara

Ingredientes: setas portobello, lentejas, perejil, aceite, pimienta, sal y vinagre.

Limpiamos con un trapo húmedo las setas y las laminamos. En una sartén caliente con solo un chorrito de aceite de oliva virgen, las doramos ligeramente. Cocemos en una olla rápida las lentejas o bien utilizamos las que vienen ya cocidas; en este caso hay que ponerlas debajo del grifo y lavarlas muy bien a fin de quitar cualquier resto del líquido en el que se han conservado. En un cuenco ponemos las lentejas con las setas y simplemente lo aliñamos con aceite de oliva virgen extra (a ser posible), un poquito de vinagre, salpimentamos y añadimos un poco de perejil. Más rápido y simple, imposible. Bon profit!

Rape envuelto en hojaldre

 

 

IMG_0887

Receta: Aurelio Serrano García

IMG_0875

Receta: Aurelio Serrano García

Otra manera de hacer el rape para estos días de fiesta. En este caso va acompañado de unos tomates al horno con hierbas aromáticas y un puré de remolacha; el resultado es delicioso.

Ingredientes:

2 hojas de hojaldre, espinacas, lonchas de jamón serrano, colas de rape, tomates, hierbas aromáticas, remolachas, puré de patatas.

Extendemos sobre las hojas de hojaldre las espinacas, las lonchas de jamón y las colas de rape; enrollamos y pintamos con huevo batido por encima para que tome un bonito color dorado. Introducimos en el horno precalentado y  siempre, según la potencia del horno, lo tenemos entre 15 y 20 minutos porque no queremos que se haga demasiado el pescado a fin de que no quede seco; en función de la potencia lo ponemos a 170 o a 180 grados. Mientras, hacemos un puré al que añadimos una remolacha pasada por el pasapuré. Antes que nada haremos los tomates al horno, con sal y pimienta y las hierbas que más nos gusten. El resultado es un plato con una presentación preciosa y unos hechos inolvidables. Bon appetit!

Cuisinière Parisienne

1

“Cuisinièr Parisienne”. Éditions Stéphane Bachès, Lyon, 2007.

Precisamente mi parisina preferida, mi querida Elena, me regaló este delicioso libro de cocina comprado en los bouquinistes del Sena. Este libro de viejo está lleno de  las recetas tradicionales francesas como la que aquí reproduzco de la deliciosa y reparadora sopa de cebolla que se servía de madrugada en Les Halles a los trasnochadores, amantes de la noche parisina y a los trabajadores del mercado que terminaban su jornada.

2

La sopa gratinada de les Halles

Ocho cebollas grandes partidas, medio litro de caldo de pollo, una nuez grande de mantequilla, veinticinco gr. de gruyère o de comté rallado, cuatro rebanadas de pan tostado y una cucharada sopera de Jerez.

Empezamos por rehogar la cebolla cortada en rodajas finas a fuego lento en una cacerola con la mantequilla, removiendo hasta que la cebolla quede translúcida, apenas dorada. Calentamos  el caldo de pollo, le añadimos el Jerez y la cebolla. Dejamos que borbotee unos doce minutos, el tiempo de preparar cuatro cuencos individuales de porcelana con los trozos gruesos de pan y la sopa de cebolla; espolvoreamos con el queso rallado. Metemos los cuencos en el horno precalentado hasta que la superficie quede gratinada y bien dorada. Esta sopa se servía en todos los bistrots bordeando Les Halles, para reponer a los trabajadores después de una larga noche de trabajo.

Hay que aclarar que Les Halles era el antiguo mercado central de París y que hoy día es un espacio moderno lleno de tiendas, restaurantes, boutiques… En la deliciosa película “Irma la dulce” protagonizada por Jack Lemon y Shirley MacLein, en la que ambos dan vida a un gendarme y a una prostituta, se refleja perfectamente ese ambiente del París canalla y nocturno, alrededor de les Halles. En definitiva un espacio lleno de vida que se ha perdido para siempre; una pena. La vida moderna arrasa con todo y cualquier lugar del mundo hoy se parece tanto a otro, que a veces viajar no cambia tanto el paisaje. Bon appetit!!!

Volovanes

002

Foto: Bárbara

Los volovanes pequeños, como estos, en estos días de comilonas y celebraciones alrededor de una mesa, nos vienen muy bien para rellenarlos de todo aquello que más nos gusta y, por su tamaño, es un bocado que nos permite degustar de todo un poco; estos los he rellenado de ensaladilla rusa y de chipirones en su tinta, pero se pueden hacer de salmón, de sucedáneo de caviar, etc., etc. Algunas veces he hecho los volovanes en casa porque son fáciles de hacer, pero estos tan pequeños es mejor comprarlos ya hechos, porque son más entretenidos y nos puede llevar mucho tiempo.

003