Archivos

El Hotel París. Florencia

florencia 441

florencia 427

florencia 408

florencia 431florencia 410.JPG

florencia 434florencia 411

florencia 177

Interior del Hotel París. Florencia. Fotos: Bárbara

El Hotel situado en la via dei Banchi es un hotel confortable y muy bonito, además de céntrico. Como ya dije en otro post, es un edificio antiguo formado por parte del palacio Mondragone y la totalidad del palacio Venturi. Desde la entrada se divisa la cúpula del Duomo y al final de la calle está  la Iglesia de Santa María Novella; más cerca del centro antiguo imposible. La terraza para desayunar en verano es una delicia y el comedor de invierno tiene unos frescos en el techo muy interesantes. Desde la cama, por las mañanas, te despiertan las campanas de las iglesias cercanas y es imposible decirle no al día tan lleno de cosas preciosas por ver. Esa es la mejor invitación que Florencia nos hace a todos.

Pensamientos…azules

003014

019

Fotos: Bárbara

Tener pensamientos azules, y lo digo metafóricamente hablando, en esos días en que todo parece confabularse para que lo veamos todo negro, no estaría mal. Porque hay días en los que uno querría desaparecer del mapa y escaparse a una isla como un buen Robinson Crusoe para dedicarse a buscar cangrejos y sorber el mar con las lapas. Y a ser posible nadar en un mar revuelto hasta que la fatiga te venza y entonces flotar como una medusa y dejarte llevar…

Giotto y Santa María Novella

santa-maria-novella-giotto-crucifix

Cristo crucificado de Giotto. Santa María Novella. Florencia

crocifisso_-_giotto

Cristo crucificado con las vidrieras al fondo de Santa María Novella. Florencia.

Dettaglio_crocifisso_Giotto 1

Tablón trapezoidal de la cruz. Giotto. Santa María Novella. Florencia

florencia 034

Fachada de Santa María Novella. Florencia. Foto: Bárbara

El cristo crucificado pintado sobre tabla de Giotto “flota” en mitad de la iglesia de Santa María Novella. Dicho así parece una simpleza, pero responde a una sensación muy personal. Y uno se queda plantado delante de esa cruz con la emoción de estar delante de una obra de arte muy singular y de gran belleza. Después se puede analizar y leer sobre la época, documentarse y comentar sobre lo que hay de innovación en relación a lo que se hacía y comparar a Cimabue, Giotto y Pisano. Pero antes de entrar, haciendo cola en el jardín del claustro -mientras los gorriones van de aquí para allá entre los cipreses y te miras los zapatos cómodos para poder recorrer Florencia por matar la espera- llega un punto en el que el sol y el cielo tan azul te distraen de tal modo que, cuando por fin entras por el lateral de la iglesia, como que ya estás en otra cosa, de repente ahí está el Giotto; y te quedas clavado y sin palabras. La tradición de las cruces pintadas rodeadas de personajes de la pasión según el modelo bizantino tradicional del Cristo triunfante sobre la muerte, se cambia a mediados del siglo XIII por la del Cristo Paciente, humanizando la figura de Cristo. Este cambio se produce en apenas cuarenta años, desde la cruz pintada por Pisano para la iglesia de San Domenico de Bolonia hasta la cruz pintada por Giotto para Santa María Novella; entre las dos, y como paso intermedio, está la de Cimabue para la iglesia de la Santa Croce. En el Cristo de Cimabue la figura esta curvada hacia el lado izquierdo, mientras que Giotto lo hace hacia el lado derecho. La medida de ambas tablas siguen los cánones del duocento y ambas muestran una misma asimetría: miden 2 centímetros más por el lado izquierdo que por el derecho, pues se quería contrarrestar la curvatura de la figura a efectos ópticos, aunque en el caso de Giotto no hiciera falta posiblemente porque los carpinteros fueron los mismos que trabajaron para Cimabue, de cuyo taller fue Giotto aprendiz, o para la Santa María Novella, más tradicionales. La forma trapezoidal en la cruz de Giotto fue un añadido en la parte baja del soporte, desde donde chorrea la sangre de Cristo sobre el esqueleto de Adán, todo un símbolo y una indudable innovación. Pero ante la crucifixión del Giotto nada de eso importa, sí la emoción del Cristo humano que sufre y muere, el Cristo humanizado por S. Francisco de Asís.

Fachada principal de Santa María del Fiore, Florencia

florencia 084

Fachada, detalle de la Catedral. Florencia. Fotos: Bárbara

florencia 082

Uno de los rosetones de la fachada. Foto: Bárbara

florencia 083

Frontispicio. Foto: Bárbara

florencia 078

Fachada principal. Foto: Bárbara

La primera vez que vi il Duomo fue un día claro y luminoso de otoño. Tras instalarnos en el hotel y salir a recolectar imágenes para el recuerdo, fue lo que salió a nuestro encuentro a modo de promesa bellísima.  Por suerte nuestro hotel estaba tan cerca  que teníamos que pasar por delante a cualquier hora del día o de la noche y,  siempre estaba más hermoso o así me lo parecía; con la lluvia o bajo un cielo gris, sus piedras me hablaban de otros tiempos, como si Florencia habitara en mí desde siempre. De esta manera, al tenerlo tan próximo, era lo primero que veíamos al salir a la calle y se convirtió en algo tan cotidiano, tan cercano, como el tañido de las campanas que oía desde la cama; algo así, casi familiar, que me hizo sentir que no estaba de paso, que ya formaba parte de esa maravilla que es Florencia; desde cuándo, no lo sé; lo que sí sé es que debo volver en cuanto pueda.

 

La catedral de los mercados: La Boquería

106

Foto: Bárbara

104

Foto: Bárbara

112

Foto: Bárbara

 

114

Foto: Bárbara

115

Foto: Bárbara

107

Foto: Bárbara

Uno no se cansa de pasear por la Boquería y por sus calles aledañas. Y no solo por ver los distintos puestos con los productos más frescos venidos del interior y de la costa, sino por degustar lo que te entra por los ojos. Y cuando llega el momento de tomar una “serveseta” con cualquiera de las delicias que te hacen al momento, puedes encaramarte a un taburete y así seguir inmerso en el bullicioso ambiente o bien salir a los bares colindantes donde aún compartes el clima del mercado. A mí particularmente me encantan los erizos de mar y no digamos los caracoles con mucha pimienta y alioli, de modo que salgo de allí salibando y contenta como unas castañuelas. Si pasan por Barcelona, no dejen de ir y tomar un buen aperitivo. ¡Ya me dirán!

Paseando por Arles

437

Una casa de Arles. Foto: Bárbara

438

Una casa de Arles. Foto: Bárbara

436

El canal de Craponne. Foto: Bárbara

Cada día, al salir del hotel, para ir al centro de Arles, pasábamos por delante de esta casa tan bonita y tan tipicamente francesa, supongo que de finales del XVIII o del XIX con sus techos abuardillados y con la pequeña pasarela sobre el canal de Craponne.

Callejeando por Estepona

IMG_1187

Foto: Bárbara

La verdad es que los días pasados en la provincia de Málaga han sido un regalo para la vista. Estepona me ha encantado, pero también sus paisajes y sobre todo nuestro querido amigo con quien hemos compartido mesa, mantel, conversaciones y recuerdos de otros tiempos. Por suerte la vida pasa y los buenos amigos permanecen.

IMG_1170

Foto: Bárbara

De Nicolás Fernandez de Moratin, este poema de milsetecientos y pico sobre el buen yantar que el Ayuntamiento de Estepona colgó en el 2014.

IMG_1171

Aparte de los fritos maravillosos de la tierra, los restaurantes argentinos: una delicia.

IMG_1175

Foto: Bárbara

¡Y que no falten las macetas!