La muerte de un poeta, Leonard Cohen

5.jpg

 

Ha muerto un juglar, un poeta de voz ronca, quebrada. Dotado de una voz inconfundible, de matices brillantes, de bajos inigualables, nos hacía soñar con susurros que eran como el viento. Hace poco se le concedió el Nobel a Bob Dyland que celebramos muchos; del suyo, del de Cohen, se habló durante un tiempo, pero no llegó; una pena. Su poesía se alimenta de la voz de Lorca, él lo ha dicho, que descubrir “Poeta en N. Y.” fue abrir el camino por donde iba a transcurrir su quehacer. Judío americano de ascendencia alemana, Cohen se adentra en el mundo bíblico del cual también se alimenta, pero sería absurdo decir que se queda ahí, en la hermenéutica bíblica, pues su lenguaje es susceptible de adquirir las diversas explicaciones e interpretaciones del texto bíblico, de modo que es un intérprete exclusivamente formal del Antiguo Testamento sumado a unas imágenes brillantes y a unos temas que tienen al hombre como eje: el sufrimiento, el dolor ante las injusticias, la guerra. Y como hombre de su tiempo, el erotismo desprovisto de cualquier injerencia, realista; su poesía trata de todo lo divino y de lo humano, del hombre; por todo ello su voz nos deslumbra, nos conmueve y nos emociona hasta las lágrimas: poesía pura.

4 pensamientos en “La muerte de un poeta, Leonard Cohen

  1. Me gusta Leonard Cohen, aunque no he escuchado muchas de sus canciones.
    ¡Con comentarios como el que encabeza esta entrada, Bárbara, y los de muchas otras, pediría el premio Nobel para ti!

  2. Excelente registro que haces de la vida de Leonard Cohen. No puedo más que aseverar que Joaquín no es tan generoso, sino que no está nada errado en su apreciación. Es evidente la certeza y belleza de tus descripciones.
    Muchas gracias, mi querida amiga.

    • Muchísimas gracias, querido amigo. Soy tremendamente afortunada de contar con vosotros, dos personas entrañables de cuya amistad me siento muy honrada y feliz.
      Cohen nos ha hecho pasar momentos deliciosos y de alguna manera es como perder a un viejo amigo, pero nos queda su legado siempre a mano.
      Un abrazo grande, grande que te llegue volando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s