Giacometti, escultor II. La soledad del individuo

Giacometti: Mujer grande II. 1960. Kunsthaus, Zurich.

Giacometti: Mujer grande II. 1960. Kunsthaus, Zürich.

 

Giacometti:  "La Crairière". 1950. 59 x65 x 52 cm.

Giacometti: “La Crairière”. 1950. 59 x65 x 52 cm.

 

El gran dibujante que busca el realismo de la figura y su relación con su entorno hicieron que Giacometti, a pesar de poseer todas las cualidades precisas, después de finalizar su aprendizaje con Bourdelle en París, abandonara la figuración por considerarse incapaz de expresar lo que quería. El arte de Giacometti es el resultado de esa obsesión a la que finalmente consiguió dar forma de manera magistral; cualquier proceso creativo lleva su tiempo y la decepción que sentía le hizo realizar incursiones en el cubismo, y dar forma a esculturas-objeto, en las cuales se puede ver la influencia de Arp. En los años 30, Breton y Dalí lo introducen en el círculo surrealista, que abandona cinco años más tarde cuando decide volver a la representación figurativa y tras cometer la “aberración” de realizar trabajos decorativos, actos ambos que los surrealistas no podían consentir. Su obsesión volvía con más fuerza, el dibujo, el modelado, la pintura del natural serían las vías que le llevarían al camino, esta vez definitivo, del realismo. Giacometti no busca el parecido; a través de la reducción y del esquematismo nos habla de la soledad del hombre contemporáneo, y establece un diálogo con los filósofos existencialistas; es un hombre de su tiempo que enraíza y siente también las angustias del individuo como ente social, en su acción creativa. Su amistad con Sartre y Simone de Beauvoir fue un intercambio  más que fructífero.

2 pensamientos en “Giacometti, escultor II. La soledad del individuo

  1. Me parece, Bárbara, que das en el clavo.La falta de volumen de las figuras me recuerda la indefensión o poquedad del individuo en esta sociedad. La estilización de las figuras quizá exprese el deseo del individuo de trascenderse para sobrevivir (me ha venido a la memoria tu comentario “sin perder el rumbo” con la segunda flor creciendo recta como una vela)
    Un abrazo y muy feliz fin de semana a todos

    • ¡Será que como los niños, progreso adecuadamente..jajaja!Tienes razón en que la estilización muestra la indefensión del se rmoderno, su aislamiento, su soledad.
      Muchas gracias, como siempre, Joaquín. Feliz fin de semana y un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s