Me avergüenzo

Me avergüenzo al conocer el resultado de las estadísticas en Europa que dicen que de cada tres mujeres en el mundo civilizado, una ha sido victima de abusos o de violencia.

Las mujeres, de este mundo civilizado, pensábamos que la igualdad en las relaciones profesionales y en las familiares era un hecho real, que lo habíamos peleado, que lo habíamos ganado, ¡pues no! Las estadísticas están  ahí y cantan un requiem por nosotras. Una simple pregunta me viene a la mente, y que trasladaría a ellos, a los varones de hoy que van al gimnasio, que se cuidan, que intentan que su imagen sea valorada en su entorno, ( vaya por dios, eso me suena)… la pregunta es así de sencilla: ¿cuántos arriesgarían la vida por tener un hijo? Exagerada… no, cualquier parto conlleva un riesgo para la vida de la madre. Sí, pero a ellas se les ha educado para que sean madres y además abnegadas… además si no lo son, ¡caray! son menos mujeres y no se sienten realizadas…

Estoy indignada, cabreada… cabreada es poco… mordería y me pegaría con cualquiera… ¿he dicho eso? me pegaría con cualquiera, sí, lo he dicho fruto de la indignación pero jamás lo he hecho ni lo voy a hacer; hay que empezar conteniendo el lenguaje. ¿No hemos avanzado?

Yo sentí mi maternidad como algo irrepetible, como una experiencia única, con miedo al principio, cómo no, por los cambios en el cuerpo, en los sentimientos, en el sentir… porque tuve que pasar por el quirofano… asustada y expectante … Y feliz como nadie… y, después, sentir su vida como el mejor de los regalos que la vida me ha dado, ¡¡¡Sí, con la felicidad inmensa de haber alumbrado una vida!!!

Y después de todo eso, según las estadísticas, seguimos alumbrado monstruos… que están en este mundo gracias a nosotras, pero que siguen machacando a las mujeres en las relaciones laborales y de pareja… ¡algo no funciona en esta sociedad!

12 pensamientos en “Me avergüenzo

  1. En la lotería biológica, Bárbara, me ha tocado ser hombre… y, también, como persona, me avergüenzan esas estadísticas, Siempre os he envidiado, tú lo sabes bien, porque solo vosotras sabéis y podéis sentir lo que es ir formando durante uno y otro y otro mes en vuestro cuerpo un hijo y tener luego que darlo a la vida.
    “Algo no funciona en esta sociedad”. ¡Totalmente de acuerdo! Y, lo peor de todo, ¿sabes?, es pensar en las generaciones que aún quedan para que se os ponga en el lugar que merecéis.

    • Por suerte hay hombres que sentís de otra manera. Bien lo sé. Que a mí me haya tocado uno de ellos, sensible y bueno me haría más feliz si supiese que eso es la norma y no la excepción… Estoy dolida y por qué no decirlo asustada. La esperanza de que los más jóvenes tengan un futuro mejor es un sentimiento natural que vemos, en este caso, abortado si ellos reproducen las mismas actuaciones de violencia…
      Gracias Aurelio por ser persona!

      • Gracias a ti, Bárbara, por haberme enseñado tanto en todos los sentidos, sobre todo en el humano.
        Un beso grande y aun otro.

  2. Me avergüenza por la parte que me toca.

    Hasta hace unos días podía decir que no conocía directamente algún caso flagrante de abusos directos, pero leyendo el post del otro día de la Chica que cuenta como la violó su propio hermano…

    Lo dicho, me avergüenza por la parte que me toca… Que Mierda de Tó…!

    Un beso.

  3. Esta sociedad está muy enferma Bárbara, yo tampoco entiendo como en el siglo XXI pueden suceder estas cosas, y en el mundo “civilizado”… Lamentablemente ésto es la punta del iceberg, cuantos miles de mujeres no participan en las encuestas… Un abrazo!!!!

  4. No puedo estar más de acuerdo con lo que habéis dicho; las noticias sobre lo que llaman violencia de género me sublevan, al igual que la violencia contra los niños. No estamos construyendo un mundo para lo más bello y sensible de nuestra especie: niños, mujeres, ancianos. Los pobres no son sólo ignorados, sino también despreciados, incluso odiados. Hemos perdido el Norte y, si no lo recuperamos, lo pagaremos muy, muy caro

    • Hasta que la sociedad deje de “cosificarnos” no habrá igualdad real. Seguimos siendo “propiedad de”… se dice: mi niña, mi hija, mi pareja, mi esposa… habría también que desterrar el posesivo en relación a las personas… para algo tenemos nombre.
      Muchas gracias Joaquín.
      Un abrazo.

  5. Totalmente de acuerdo con tu comentario. Para empezar antes de hombre o mujer somos personas, seres humanos, iguales y como iguales tendríamos que clasificarnos.
    Saludos
    Cristina

    • Muchas gracias, Cristina. Parece que estemos retrocediendo; cualquier conquista social supone un gran esfuerzo y muchos años en que cristalice. Es desalentador ver lo que está pasando no solo entre adultos si no entre gente joven… la violencia debería desaparecer de una vez por todas. Pero me temo que hoy es todavía una utopía.
      Gracias de nuevo por tu comentario.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s