La relación epistolar de Julio Cortázar

Cementerio de Montparnasse. Tumba de Cortázar y de Carol Dunlop. Escultura de Julio Silva.

Cementerio de Montparnasse. Tumba de Cortázar y de Carol Dunlop. Escultura de Julio Silva. Foto: Bárbara.

Hay escritores que se relacionan epistolarmente con sentido histórico, puliendo y retocando sus cartas, haciendo de este género algo académico perfectamente acabado. Alguna vez he comentado que al Maestro -que escribió un sinfín de cartas- le resultaba detestable este tipo de cartas y lo dejó bien claro en numerosas ocasiones. En la larga e interesantísima conversación que el periodista, ya fallecido, Soler Serrano mantuvo en un programa de TVE con el escritor, una se daba cuenta de que escribía con el mismo verbo prodigioso con el que hablaba. Oírle hablar era como asistir a un relato que se iba generando en vivo y en directo. ¡Era pasmoso!; como un milagro de creación pura. Leer el epistolario de Cortázar es lo más parecido a leer un diario; diario que no escribió. Adentrarse en su mundo epistolar es descubrir todos los paisajes del mundo que él vivió, todos los afectos que sintió, todos sus juicios sobre arte, literatura, política…

 En el 2000 la editorial Alfaguara publica dos volúmenes de cartas  con la edición a cargo de Aurora Bernárdez.

En 2010 la editorial Alfaguara editó un hermoso libro “Cartas a los Jonquières”, con el diseño de cubierta de Raquel Cané. La edición de Aurora Bernárdez, su mujer, y de Carles Álvarez Garriga supuso un trabajo de muchos años. La recopilación y transcripción del material permite conocer desde los años cincuenta hasta los ochenta; desde que se instala definitivamente en París hasta casi su fallecimiento. En febrero de 2012, Alfaguara vuelve a organizar en cinco volúmenes, con la adicción de más de mil cartas nuevas, toda la correspondencia de Cortázar desde 1937 hasta 1984, año en que muere en París. La labor de recopilación y transcripción de Aurora Bernárdez y el trabajo de Carles Álvarez Garriga así como el de Alfaguara es un hermoso homenaje a la figura del escritor y una delicia para los lectores que en contadas ocasiones podemos admirar tanto el genio del escritor como la persona sensible, cariñosa, ética, incorruptible, firme en sus creencias revolucionarias y defensor de los derechos humanos. Un ejemplo a seguir como el de Albert Camus.

7 pensamientos en “La relación epistolar de Julio Cortázar

  1. Todavía no he leído nada de Cortázar, Bárbara, pero tus palabras son una (¿irresistible?) tentación de hacerlo. ¿Cuál es la obra suya que tú me aconsejarías para empezar?

    • Ya sé que se me nota que soy cortazariana y no lo disimulo. Yo empezaría con “El perseguidor” que se ha publicado como novela corta aunque en principio se publicó como cuento formando parte del libro “Las armas secretas”; este también es un buen punto de partida. Un abrazo.

  2. Y no nos olvidemos, Bárbara, de su sentido del humor, de la ironía que rezuma su obra. Siempre lo has resaltado como uno de los ingredientes que debe aparecer en cualquier auténtico creador y sé que lo disfrutas en él como en pocos autores.

    • Eso forma parte de su saber hacer; es una parte fundamental de su filosofía vital, también. Me da la sensación de que se divirtió mucho, Tienes toda la razón, los grandes de la literatura como Cervantes, Shakespeare,Voltaire… la utilizaron muy bien. Y si que lo disfruto a tope.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s