Julio Cortázar y Carol Dunlop juntos en la autopista

Tumba de Julio Cortázar y de Carol Dunlop. Obra de sus amigos, Julio Silva y Luis Tomasello. Cementerio de Montparnasse, París. Foto: Aurelio Serrano Ortiz.

Carol Dunlop, escritora y fotógrafa canadiense, fue la segunda mujer de Julio Cortázar. Activista y defensora de la lucha sandinista, amante de Nicaragua, apasionada de la vida, fue compañera incondicional de Julio, en todas las “rutas” que ambos recorrieron hasta que el 2 de noviembre de 1982 muere en París. Amantes los dos y defensores de las libertades en América Latina, habían vuelto de un viaje feliz a Nicaragua cuando ella recayó de una dolencia que creía superada y él, por entonces, ya estaba enfermo de leucemia aunque sin saberlo, según se desprende de algunas cartas de su mujer. Julio Cortázar muere dos años después, el 12 de febrero de 1984… en un día gélido y gris.

El día era frío.

El día es así, frío, con ese helor que corta el aliento y los corazones. En Montparnasse, los amigos suben por la avenida hacia la rotonda donde el ángel de piedra recibe al cuervo que va marcando el camino en rápidos y cada vez más cortos vuelos. Allí en la última morada, sobre el féretro de ella, Julio reposa para siempre. Desde entonces está el cuervo, mensajero de los amigos que en Montparnasse descansan; va y viene de unos a otros en un vuelo de vida, que no de muerte.

Unos años antes tuvieron una feliz idea.

Y juntos, Julio y Carol, tuvieron la feliz idea de hacer un viaje surrealista París-Marsella en 33 días sin salir de la autopista, parando en todas las áreas de servicio (en dos cada día). La venturosa y alegre aventura contó con la ayuda de amigos que, o bien desde París o bien desde Marsella, puntualmente les proporcionaban las vituallas necesarias. Un homenaje divertido a los libros de viajes. El resultado de esta odisea es el delicioso libro que lleva el titulo de “Los autonautas de la cosmopista”.

El libro, escrito mano a mano, lleva algunas fotos de ellos, de las rutas y, cómo no, del “dragón”, el coche furgoneta, un Volkswagen Combi rojo, llamado “Fafner”, como el dragón que guardaba el anillo de los nibelungos . En el libro, como en un cuaderno de bitácora que se precie, no falta nada sobre intenciones, objetivos, lista de suministro indispensable, rutas, sucesos y aconteceres. Al final el viaje por la autopista del sur resultó, por ese rodar pausado, por la falta de teléfono, un remanso de paz y de alegría. El ajuar imprescindible constaba entre otras cosas de dos máquinas de escribir y algunos discos… (¿se imaginan al Maestro sin música?) Los dibujos, casi naïf, son de Stéphane Hébert, hijo de Carol.

La primera edición del libro es de octubre de 1983, de Muchnik Editores, y salió a la luz a la vez que la traducción francesa de Gallimard. Tras la muerte de Carol, le toca a Julio coordinar y ordenar el manuscrito de los dos y que ella no pudo ver publicado.

17 pensamientos en “Julio Cortázar y Carol Dunlop juntos en la autopista

  1. ¡Qué suerte tener el talento de convertir las pequeñas anécdotas de un viaje en una obra de arte! Definitivamente, tendré que leer a Julio Cortázar.

      • Es como vivir con una especie de rayos X en los ojos capaces de ver la belleza y el corazón de cada persona, objeto o situación.

  2. Magnífico párrafo el que escribes debajo de “El día era frío”. Qué fuerza poética tienen las imágenes de la camaradería entre los difuntos de Montparnasse (¿es la amistad inmortal?) y el cuervo haciendo un vuelo de vida y no de muerte, como podríamos esperar de tal ave y de tal lugar.

    • ¡Gracias por verlo así!!!. Esa era la idea, la amistad como el amor después de la muerte. Y si alguien fue amigo de sus amigos ese era Cortázar, no hay más que leer “Cartas a los Jonquières”, una auténtica biografía sin serlo. Alfaguara prepara cinco libros de cartas, mil inéditas para este otoño. El “compartía” realmente su vida con sus amigos, amigos entrañables que conservaba de la Argentina y de todo el mundo.

  3. Para tener o conservar amigos, primero hay que empezar por serlo uno mismo. SI Julio Cortázar compartía su vida con los que tenía, enriqueció a sus amigos y, a la vez, fue enriquecido por ellos. Sospecho que esto no pudo dejar de tener reflejo en su obra.

    • Es imprescindible primero quererse uno mismo, claro que sí. Bueno, cultivó el género epistolar durante toda su vida y aunque él decía que no le gustaban las cartas literarias, las suyas realmente no lo eran, por suerte, para sus lectores, más bien eran el dialogo entre seres queridos con la complicidad que ello entraña y por supuesto con el genio del gran cronopio que era.

      • En realidad, no me refería a ser “amigo DE uno mismo”, sino ser “amigo uno mismo” (quizá debía haber dicho para no confundir, “ser uno mismo amigo”). Con ello, quería decir que, para que alguien abra su corazón a mí, debo primero abrir a él el mío.

        No conocía la palabra “cronopio”. No la he encontrado en la RAE. Por suerte (no me siento tan culpable de mi ignorancia), en la Wikipedia me he enterado que el término fue inventado por el propio Julio Cortázar, que lo distinguió de “esperanzas” y “famas” y que, incluso, lo utilizó como título honorífico.

  4. Perdona, lo entendí mal. Tienes razón primero hay que abrir nuestro corazón al otro.
    “Historias de cronopios y de famas” es un libro que publicó en el 62 resultado de su amor por lo fantástico-cotidiano.

    • ¿Es posible que coincidan lo fantástico y lo cotidiano? Sería estupendo que lo fuera.

    • La primera vez que fui al cementerio de Montparnasse no la encontré y me sentí muy decepcionada; la segunda vez sí y si no recuerdo mal se subía por el camino central y pasada la rotonda del Ángel en el siguiente tramo a mano derecha. De todas formas a la entrada, en la caseta del guarda tienen mapas del cementerio con la situación concreta de las tumbas… ¡si lo hubiera sabido la primera vez!
      ¡Espero que la encuentres!
      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s