Caracoles a la literana.

¡No saben lo que les espera!

Después de un invierno cicatero en lluvia, la primavera anuncia algún que otro aguacero. Es el momento de hacer provisión de proteinas de forma gratuita; podría suceder que la cosa se redujera a cuatro gotas de nada; en este caso no se molesten, es mejor quedarse en casa escuchando a Billy Holliday. En caso de observar que llueve a conciencia, no hay que perder el tiempo en divagaciones, no sea indeciso: cálzese unas botas de agua, póngase un chubasquero, amarillo a ser posible, y abrigue al perro caso de que tenga can; en tan buena compañía váyase al campo o algo parecido verde que tenga cerca. Pasee un buen rato -el ejercicio lo agradecen los perros siempre que les guste la lluvia; el mío es de secano; él se lo pierde, el pobre-, lo digo porque la tierra huele a Chanel núm. 5 y a los alvéolos pulmonares les entra un no se qué expansivo parecido al sentir del cosmos. Tras fuerte chaparrón los caracoles comienzan su lenta aparición, se estiran perezosos con una alegría contagiosa; es el momento de ir cogiéndolos de uno en uno con la delicadeza que ellos se merecen. Ya en la cocina hay que ponerlos en una caracolera de esparto con harina para que se vayan purgando ellos solitos. Pasados unos días ya están listos para ser cocinados.

Caracoles a la literana

Ingredientes para 6 personas: 2 kilos de caracoles, 8 cucharadas de harina, pimienta negra molida en abundancia, cayena molida al gusto, aceite de oliva (mejor), vinagre. Esta receta es de lo más económico.

Lavamos  muy bien los caracoles con agua y vinagre cambiando al agua varias veces. Los ponemos a hervir en una cazuela grande hasta que estén cocidos. Cambiamos el agua y los volvemos a lavar bajo el agua del grifo. En una sartén grande con suficiente aceite doramos la harina y añadimos bastante pimienta y cayena al gusto; incorporamos los caracoles y vamos dando vueltas hasta que se forme una capa de harina que envuelva la concha de los caracoles. Se toman bien picantes y se acompañan de ajoaceite. Un vino tinto es casi necesario.

6 pensamientos en “Caracoles a la literana.

  1. Deben estar buenísimos y como cualquier plato de caracoles, exige un tinto fuerte, de la Ribera del Duero, si cae por casualidad, y sino Borja o Cariñena. Si los caracoles son literanos o de la Franja, entonces también va bien un tinto del Somontano o de Raymat.
    Ahora bien en este caso e incluso si son caracoles procedentes del reino de Aragón y Cataluña, entonces se toman con allioli. Ajoaceite suena a sucedáneo, no?

  2. Te aseguro que están de miedo y son facilísimos de hacer; y al quedar la concha recubierta de harina tostada muy picante son como las pipas, no puedes parar. En la Litera hay un tipo de caracoles bastante grandes que si no estoy equivocada se llaman “bobates” parecidos a los franceses; en el levante son más pequeños. En vinos estamos de acuerdo, solo añadiría que un Syrah Maset del Lleó reserva 2006 tampoco estaría mal. Según fuentes familiares, en Aragón al allioli le llaman también ajoaceite o ajiaceite que es como se dice en castellano y aunque te suene a sucedáneo es lo mismo. Si estoy equivocada, me lo dices.

  3. Completamente de acuerdo, estan para chuparlos primero y luego comérselos. También en que normalmente en el Levante son más pequeños.
    Finalmente de acuerdo que el ajoaceite es la denominación castellanizada del allioli, que yo sepa en el Sur se dice ajoaceite, aunque sería interesante ver cual es denominación más utilizada en costa almeriense, que es todavía Levante…
    Desde luego que en la gastronomía extranjera , francesa, inglesa y la escandinava, por ejemplo, se usa siempre la palabra alioli, aioli o similar ( allioli en catalán) para definir esta salsa, cuyo origen parece ser provenzal. Es decir, alioli/aioli/allioli es la denominación más internacionalizada

  4. ¡Ya totalmente de acuerdo, experto en alioli, aioli o similar! Se te agradece el dato, desconocía que en Escandinavia se utilizara alioli. Entre nosotros, prefiero siempre todo en catalán, es una debilidad que reconozco (incluido el Barsa y Pep Guardiola).

  5. La de sobremesas gloriosas que habrán alumbrado esos caracoles. Creo que han pasado siglos desde la última vez que los probé así… *Suspiro*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s