Lobo lunar

Fuego descontrolado. Foto: Aurelio Serrano Ortiz.

La luna aulladora, como carcoma silenciosa, se repetía en la noche con ánimo divulgador. La historia no convencía ni al lobo. El lobo, que no tenía patrocinador, enmudecía, pero brillaba en la noche como luciérnaga inmensa. Dentro de la casa, Lobo Lunar, decidió suicidarse hastiado del tiempo invernal. Decidió quitarse entero, mejor que de en medio; con la pistola en la mano vio cómo se prendía el hollín de la chimenea; un fuego infernal, vivo, crecía desmesuradamente. Era demasiado poco o demasiado mucho. Cogió la pistola y con decidida decisión disparó un tiro decisorio dentro de la chimenea. La trepidación que se produjo en el aire hizo caer el hollín que apagó el fuego de forma fulminante.

Moraleja: en caso de que se prenda el hollín de la chimenea, en vez de limpiar el tiro, nada como un tiro certero y decisorio. Y además es más barato.

4 pensamientos en “Lobo lunar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s